DESPILFARRO EN LAS RETRANSMISIONES

Contratos a dedo en TVE con decenas de miles de euros de sobrecoste

Las retransmisiones deportivas del ente se externalizan a dedo y con miles de euros de sobrecoste mientras sus unidades móviles están paradas.

El despilfarro se ha convertido en parte de la gestión diaria de RTVE, incluyendo decisiones tan extrañas como externalizar retransmisiones que se podrían realizar perfectamente con los medios propios de la corporación.

Además, mientras se pagan precios muy elevados por alquilar equipos y profesionales, los trabajadores y las unidades móviles del TVE se mantienen sin trabajar.

60.000 euros en tres partidos

Un caso ejemplar de lo que ocurre con estas retransmisiones han sido tres partidos de competiciones europeas jugados por el Real Madrid y el Atlético de Madrid fuera de nuestras fronteras.

Los propios trabajadores de TVE han realizado un estudio en el que analizan lo que habría supuesto retransmitir esos encuentros desplazando medios propios del ente y lo comparan con lo que ha supuesto el alquiler de unidades móviles de empresas externas: el sobrecoste en sólo tres partidos llega a los 60.000 euros.

En concreto, los encuentros fueron el de la Supercopa jugado por el Atlético de Madrid en Montecarlo y los del Real Madrid de Liga de Campeones jugados en Auxerre y Ámsterdam.

En el primero se contrató un equipo de cuatro cámaras con un coste de unos 37.000 euros, siempre según los datos aportados por los propios trabajadores de TVE. Realizar una cobertura similar con profesionales del ente habría supuesto un gasto de 18.000 euros, y eso incluyendo generosas dietas de 90 euros por persona para los 17 desplazados y habitaciones de hotel con un precio de 250 euros por cada trabajador.

En similares parámetros se mueven los cálculos y los gastos en los otros dos casos: retransmitir el partido del Real Madrid en Auxerre costó unos 48.000 euros y sólo habría supuesto 21.000 en caso de hacerlo con trabajadores del ente; en el encuentro en Ámsterdam el costo real fue de 36.000 y, como en el caso anterior, de haberse hecho con personal del ente habrían sido sólo 21.000 euros.

Hay que aclarar que no estamos hablando de la retransmisión completa del partido sino de lo que se denomina "personalización", es decir, contar con unas pocas cámaras para tener imágenes propias de TVE, especialmente para entrevistas, imágenes de los banquillos...

El truco está en "las puñeteras tasas"

La forma en que los directivos de TVE justifican estas contrataciones es su sistema para calcular los costos de cada programa o retransmisión que se realiza: la dirección de medios transmite a la dirección que reclame personal y equipos un presupuesto con el coste, las "puñeteras tasas" como las llaman los trabajadores, que la retransmisión supondría, es decir, lo que habría de "pagarse" por hora trabajada de cada operario o por el alquiler de los equipos.

Con este cálculo puede resultar en principio más económico subcontratar algunas tareas o retransmisiones a una empresa externa. Sin embargo, hay truco: el primer problema es que, tal y como han contado a este periódico técnicos de TVE, buena parte de los costes especificados en estas tasas no son variables, es decir, los trabajadores de TVE cobrarán sus sueldos hagan o no una retransmisión y los medios técnicos están ya en el ente público, así que la comparación supone en realidad una treta falaz.

Además, muchos de los costes estipulados en estos cálculos de tasas son irreales y, por supuesto, están calculados generosamente al alza: según cuentan a este periódico trabajadores de la propia Dirección de Deportes de TVE hay técnicos "normales" cuyo coste se calcula en 80 € la hora, es decir, 560 € al día. Un precio tan irreal como por encima de la media del mercado.

Contratando a dedo

Por si esto no fuese suficiente estas externalizaciones, que al cabo de un año pueden suponer muchos miles de euros, se hacen a dedo y sin ningún control ni concurso público o nada que se le parezca.

Así, siempre según los trabajadores de TVE cualquier contratación cuyo coste sea inferior a 50.000 euros la puede hacer un director de alguna de las secciones de la corporación sin ningún control efectivo.

A partir de esa cantidad, por el contrario, sería necesario convocar un concurso con al menos tres presupuestos, pero por debajo sólo se someten, en teoría, al criterio de una "mesa de contratación" que está formada por los propios directores. En la práctica, nadie controla y mucho menos analiza o critica los contratos que hacen otros colegas.

Los procedimientos de contratación de RTVE no se explican en ningún apartado de su web corporativa, además Libertad Digital ha tratado de obtener esta información a través del departamento de prensa de la corporación pública, pero la respuesta ha sido negativa: "No podemos atender su petición" ha sido la única contestación recibida. En resumen, la propia RTVE se niega a facilitar sus políticas de contratación, todo un ejemplo de transparencia que hace temer lo peor.

Y el hecho de que la mayor parte de estar retransmisiones sean contratadas a productoras de empresas muy cercanas al actual poder político o en otras de antiguos trabajadores de la Corporación tampoco ayuda reducir las sospechas.

Unidades móviles paradas

La Dirección de Deportes es, probablemente, donde más habituales son estas externalizaciones, lo que tiene cierta lógica por el alto número de retransmisiones deportivas que se realizan.

Pero los números demuestran que la razón para contratar otras empresas no es que sean necesarios más recursos: por ejemplo, durante tan sólo tres semanas del mes de abril se retransmitieron más de veinte eventos deportivos en los que la producción fue externalizada, pero en todos los casos había unidades móviles de la propia TVE disponibles que habrían podido hacer el trabajo y que mientras tanto estaban sin hacer nada.

Al contrario que en los casos de partidos de fútbol que hemos comentado algunas de estas externalizaciones de la Dirección de Deportes no tienen un coste directo para la Corporación. Se trata de aquellas de deportes minoritarios que son sufragadas por las propias federaciones.

Sin embargo, tampoco está todo claro en estos casos: esas retransmisiones son realizadas por las productoras más habituales en las externalizaciones de la televisión que, según denuncia un dirigente sindical de TVE, aseguran a las federaciones que el evento en cuestión será retransmitido por la cadena pública. "¿Cómo pueden saber qué estará o no en la parrilla de nuestra televisión?", se pregunta este sindicalista.

En definitiva, discrecionalidad, despilfarro y una gestión sobre la que cada vez hay más dudas mientras TVE sigue siendo un pozo sin fondo de dinero público.

Acceda a los 6 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular