INFORME RECARTE III, SEGUNDA ENTREGA

Recarte: "No hay otro camino" que exportar para poder crecer

En esta segunda entrega del Informe Recarte III, Alberto Recarte analiza la estructura productiva para responder a una pregunta, ¿por dónde creceremos?

Libre mercado

En su nuevo ensayo, Informe Recarte III, titulado Entre la segunda recesión y las reformas, el presidente de Libertad Digital disecciona las reformas clave que precisará España para impulsar la recuperación económica. En esta segunda entrega -de un total de siete más un apartado de conclusiones-, Alberto Recarte analiza le estructura productiva de la economía española para poder responder a una cuestión clave: ¿qué sectores impulsarán el futuro crecimiento de España?

En este sentido, la economía nacional se divide en cinco sectores básicos: el Agrario e Industrial Agroalimentario; Industria, Construcción; otros ectores suministradores de bienes básicos como la energía o el transporte; y el heterogéneo sector Servicios, que engloba al turismo, los servicios públicos, el comercio y el sector financiero, entre otros.

A lo largo de las últimas décadas, la construcción (viviendas, infraestructuras, etc.) se consolidó como el principal motor de crecimiento de la economía española. Muchos son los que aún hoy en día consideran que este sector, una vez se recupere, volverá a tirar nuevamente del resto del país. De hecho, éste fue, precisamente, el principal impulsor de la recuperación en las crisis precedentes.

Sin embargo, Recarte considera que el motor de la construcción permanecerá apagado en los próximos años. Si en 2008 su peso alcanzó el 17% del PIB, "cuando termine el ajuste, en 2012 ó 2013, su peso se podría reducir hasta el 8%", un nivel similar al de otros países desarrollados de la UE. Ello tendrá "implicaciones irresolubles en el empleo" de "carácter permanente", advierte.

La cuestión es que, si bien a medio plazo su importancia podría aumentar algo, siempre y cuando se venda el gran stock de viviendas nuevas existente, la previsible disminución de la población, tanto por el regreso de inmigrantes como por la salida de españoles, y el necesario recorte de las inversiones públicas impedirán que este sector se vuelva a convertir en un "estímulo al desarrollo, como en los procesos de recuperación de las anteriores crisis. Una situación inédita en casi un siglo", destaca el economista.

Así pues, España se enfrenta a un panorama totalmente nuevo. No en vano, desde 1994 hasta el estallido de la crisis, los sectores que más crecieron fueron el de la construcción y el de la industria y servicios dependientes de ella. A ello se suma el hecho de que el sector público no ha dejado de aumentar desde el inicio de la Transición. Pero la crisis ha cambiado por completo la situación. Por ello, Recarte señala que volver a crecer con esta estructura productiva "no es nada sencillo".

La clave radica, pues, en "diseñar un plan que incremente nuestra productividad mejorando el sistema educativo, la formación, la inversión en I+D, flexibilizando el mercado de trabajo, recapitalizando el Sistema Financiero y reduciendo el tamaño del Sector Público y el intervencionismo público". Es decir, profundas reformas para permitir un futuro crecimiento sobre bases sólidas.

¿Pero qué sector liderará la recuperación?

La respuesta, tal y como señala Recarte, no se encuentra en el lado de la oferta (producción) sino de la demanda, ya que su análisis "nos permitirá saber qué sectores son más competitivos". En este sentido, la crisis, entendida a modo de ajuste, muestra que la demanda interna sigue cayendo al tiempo que crecen las exportaciones, tanto en el sector industrial como en el se servicios.

"En los próximos años, nuestro plan de crecimiento en positivo debe centrarse en mejorar las condiciones de nuestras empresas, para que aumenten sus exportaciones y sean cada vez más el número de las que lo hacen. No hay otro camino", enfatiza.

Acceda a los 32 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular