tras la absorción de la sexta

‘Público’ se declara en suspensión de pagos

Mediapubli ha presentado este martes ante los Juzgados de lo Mercantil de Barcelona la solicitud de declaración de concurso de acreedores.

libertad digital

Mediapubli, empresa editora de Público, el diario de Roures, se ha declarado en suspensión de pagos. Esta misma mañana ha presentado la solicitud de declaración de concurso voluntario de acreedores en el Juzgado de lo Mercantil de Barcelona. Según el diario en Internet, "la intensificación de la crisis publicitaria, la profunda transformación que está sufriendo el sector de la prensa escrita y las dificultades para acceder a nueva financiación, han obligado a Mediapubli a acogerse al concurso de acreedores para salvaguardar de la mejor forma posible los intereses de todas las partes afectadas".

La suspensión afecta también a la empresa filial La Voz de Asturias y su edición digital. "La profundidad de la crisis económica, publicitaria y estructural en la prensa escrita hace inevitable acogerse al concurso de acreedores como herramienta de reestructuración para procurar la viabilidad futura del proyecto", concluye la nota de la empresa.

El pasado 7 de septiembre Mediapubli inició un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que se saldó el 4 de octubre con un acuerdo entre la editora y su plantilla según el cual se acordaron 29 bajas incentivadas, a lo que se suman rebajas del 5 al 18 % en los salarios de la franja más alta de su plantilla.

El diario Público seguirá todos los días en los kioskos y en la red, aunque el juzgado nombrará unos administradores que gestionarán la compañía. El proceso abierto supone que el juzgado nombre administradores que gestionarán la compañía hasta que se encuentre una solución a las dificultades de pago a los acreedores, una solución que pasará por delimitar las cantidades adeudadas y buscar el modo de garantizar su cobro o negociar una eventual quita. Además, la empresa buscará vías adicionales de financiación, todo lo cual persigue evitar su liquidación y garantizar la continuidad del diario.

El periódico ha informado en su twitter de la decisión de su editora y también en su web, donde señala expresamente que "la empresa ha tomado esta decisión para salvaguardar de la mejor forma posible los intereses de todas las partes afectadas".

En una columna difundida precisamente en la web del diario, su director, Jesús Maraña, informa de "las razones" de la decisión y apunta que "si Público estuviera vendiendo el doble de ejemplares de los que vende o hubiera cumplido el objetivo previsto en ingresos publicitarios, no se hallaría en la gravísima tesitura de suspender pagos temporalmente para intentar sobrevivir".

Además de a los lectores, el director ofrece una explicación a las "160 familias que ven peligrar sus puestos de trabajo directo o a las decenas de colaboradores y acreedores afectados" y dice que la crisis publicitaria y la imposibilidad de encontrar créditos son los motivos esenciales.

"La búsqueda de préstamos financieros en los últimos meses, y hasta el mismo día de ayer, ha resultado infructuosa, pese a que el volumen de la deuda acumulada es mucho menor que el que soportan la mayoría de las cabeceras", señala, aunque aclara que no caben excusas.

Maraña precisa también que "los problemas que atraviesa Público no derivan, por tanto, del cambio político surgido de las últimas citas electorales" aunque lanza una reflexión, en este sentido, sobre "el evidente desequilibrio en el paisaje mediático, que no refleja en absoluto la realidad sociológica de este país".

El término "Público" es, una hora después de haber sido difundida la noticia del concurso de acreedores sobre el diario (poco más tarde de las 12:00 horas de hoy) uno de los temas del momento en la red social twitter.

Acceda a los 20 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular