Los auditores desvelan el gran descontrol en las contrataciones públicas

Las ofertas económicas más bajas no suelen ser elegidas, a causa de la valoración de otros criterios subjetivos. (Volver)

« 1 »
loboe dijo el día 30 de Marzo de 2012 a las 12:35:21:
@FBS

Para empezar, le aconsejaría que se tomara un Lexatin y a continuación, le aclaro que no estaba hablando de economía, al menos no directamente, sino de matemáticas.

Ocurre que cuando el ESTADO decide hacer una nueva carretera o vía de comunicación, no es tan sencillo como cuando cualquiera de nosotros va al mercado en busca de un producto y valora la calidad y el precio de la oferta disponible. Porque el problema empieza ANTES, lo que en su caso consistiría en decidir qué es lo que necesita y en el nuestro, decidir qué tipo de vía y qué trazado facilitará más movilidad a la mayor cantidad de población posible, con unos recursos que siempre son muy limitados. De forma que el problema no es tan sencillo como decir quiero una vía de tipo Z entre los puntos X e Y, y sacarla a concurso.

Precisamente, mi respuesta al comentario de Agnollar, que se queja del actual sistema Español de carreteras de diseño radial, va en esa dirección aunque usted no lo haya entendido, y aunque intente mezclarlo con el "papel del culo".

Por supuesto, podría haber otros trazados, pero en la época en que se diseñó, además de las condicionantes técnicas y económicas, primaban consideraciones de cohesión nacional. Claro que me refiero a otras épocas en las que esto era un país; en las que los tecnócratas mandaban bastante más que ahora, y en las que hubiera sido impensable que un Pepiño de la vida llegara, no digo a Ministro de Fomento, sino a barrendero de su pueblo.

Salu2
satrebil dijo el día 30 de Marzo de 2012 a las 12:04:07:
Entonces haría bien en explicar la Intervención General del Estado porqué sucede eso. Si es un interventor el que tiene que verificar la existencia de la partida presupuestaria y el cumplimiento de las condiciones del contrato, ¿porqué existe esta práctica generalizada?
En el cuerpo de la noticia no explican que uno de los criterios "objetivos" en los concursos públicos que no son subastas es la baja temeraria, que la fija el Pliego, y en la que entras por menos de nada, a no ser que estés más atento a como han ido las licitaciones anteriores que a calcular lo que te costaría ese trabajo. Y luego no sales de la baja temerario, claro. Es cierto que teóricamente se puede, pero ya puedes justificar lo que quieras, que ná de ná. Así que, en la práctica se convierte en un "suelo" económico de la oferta.
También sería posible, digo yo, que la Intervención General del Estado, investigara la manera de agilizar la resolución de contratos para evitar el procedimiento de "presento una oferta que ya me sé yo o me han dicho que por ahí va a andar la baja, ¡madre mía, más de un 35% de baja!, por ese precio no se puede hacer, tira, tira, que si no no entramos, que ya conseguiremos un modificado, la liquidación y lo que sea, que no se arriesgan a empantanar el contrato". No crean, que esto es habitual, nada de esporádico. Si el procedimiento fuera "Tú has presentado esa oferta, que nadie te obligó, diciendo lo que ibas a hacer, como y por cuanto, así que ¡hala! ya estás tardando. ¿Qué no? Pues nada, a rescindir, que pase el siguiente, y ya veremos que hacemos contigo" igual se nos quitaba la tontería.
Por supuesto, en sentido contrario lo mismo. Me parece que debe ser misión de la Intervención General vigilar que los responsables de los contratos no campen por sus respetos, que no se incremente su patrimonio a costa de los contratos públicos y que sean todo lo escrupulosos que deben ser tratando con los dineros de todos, todo lo cual también es dolorosamente habitual.
FBS dijo el día 30 de Marzo de 2012 a las 11:36:26:
Ni teoría de grafos ni pollas en vinagre!

Cuando cualquiera de nosotros va al mercado, a la tienda, al taller o a lo que sea, se valora primero la calidad que se está buscando, y a continuación el precio, y nada más!

Las gilipolleces teórico-metafísicas de los economistas (que por cierto, milagro, nunca hacen una valoración real ANTES, siempre a toro pasado) ya cansan. Ahora un tipo en un despacho analizando esquemas y curvas me va a decir que el papel del culo más cutre tiene que ser más caro para la policía merced a la teoría de un soplagaitas que la enunció un día de iluminación...

Menos mamonadas, que la economía no es ninguna ciencia oculta...
loboe dijo el día 30 de Marzo de 2012 a las 09:44:56:
@Agnollar

El problema de unir X puntos entre sí de la forma más económica y con los caminos más cortos, está más que estudiado en una rama de las Matemáticas denominada teoría de Grafos y le sugiero que antes de hacer demagogia en sitios como este, se de un paseo por la Universidad -si no es Española, mejor-. Más que nada, para no hacer el ridículo.

Salu2.
Agnollar dijo el día 29 de Marzo de 2012 a las 20:47:07:
¡Hombre don Pablo! El especialista en las bondades madrileñas frente al desmadre catalán. Hablando de contratación pública ya seria hora de que nos contara las "bondades" de las autopistas radiales madrileñas y cuales las razones que aconsejaron su construcción. Como suele ocurrir, tales autopistas no serán un problema del territorio, de la comunidad estricta, sino un problema de Estado que acabaremos pagando catalanes y valencianos fundamentalmente, mediante prorroga de las concesiones de las autopistas rentables. Con la jeta de siempre, vamos. Y de Madrid al cielo.
ancarnu dijo el día 29 de Marzo de 2012 a las 17:12:20:
"Prima la arbitrariedad"


¡ No me chingues !. ¡ y yo sin enterarme !
jlh dijo el día 29 de Marzo de 2012 a las 16:37:07:
Yo lo que conozco son las obras, y es lógico que no se den los concursos a la oferta más baja. Sería una locura hacerlo así, porque al final se los llevarían los listillos, y luego obligarían a pagar a la administración los llamados “precios contradictorios”, es decir, el sobrecoste. Y si no se pagan, la obra se queda sin terminar, y terminarla supondría más dinero que haberla dado directamente a una oferta razonable.

Además, bajar demasiado los precios es aún más lógico que penalice. Si alguien dice que va a hacer una obra por la mitad de lo que ofertan las demás empresas de media, o no sabe presupuestar, o lo que quiere es llevarse la obra y luego pasar contradictorios.

Así que, Pablo (y demás lectores), voy a contar el truco que más habitualmente he visto hacer para dar los concursos de forma irregular. Se piden unos avales (que en el caso de concursos para direcciones de obra o ejecuciones de proyectos, no están en absoluto justificados; tendrían cierta justificación una vez adjudicado el contrato, pero no antes; en el caso de ejecución de obras sí están plenamente justificados). Y esos avales el banco tarda un tiempo en concederlos, que suele ser de unas dos semanas, desde que se pide. Además, en hacer la propuesta, se tarda un tiempo, obviamente (estudiar la obra, hablar con colaboradores, estudiar precios, etc). Pues bien, el plazo para presentar ofertas suele ser de una a dos semanas, con lo que sólo da tiempo a presentar la oferta a quien haya sido avisado con antelación (y de forma totalmente irregular, obviamente) de cuando va a salir el concurso y con qué condiciones. Así que quien ha sido avisado ya tiene preparada la documentación, y según sale pide el aval, y cuando les llega el aval presentan la oferta. Y quien no ha sido avisado de que va a salir el concurso, entre que se entera de que ha salido, se pone a estudiarlo y presenta la oferta, se le ha pasado el plazo. Así que sólo reciben las ofertas que quieren recibir. Y las de los que no están en el ajo, ni siquiera llegan, así que no tienen ni que molestarse en rechazarlas.

Por supuesto, hay formas más burdas de hacerlo, como pedir requisitos que sólo cumpla la empresa a quien se quiera ejecutar el contrato, o dar el contrato a dedo saltándose todos los requisitos y con total descaro.
ErLibi dijo el día 29 de Marzo de 2012 a las 16:27:21:
Vergonzoso planteamiento del artículo. Como empresario con algunas adjudicaciones de contratos con administraciones públicas me siento agraviado y ofendido. ¿Me está diciendo que lo importante es que sea barato para la administración dando igual la calidad del servicio, categoría del personal que repercute en su salario y por lo tanto en el precio ofertado, experiencia de la empresa, aportaciones y mejoras...?
Con perdón ( y supongo que habrá excepciones en grandes contratos que no será el caso de lo del papel higiénico), con la mierda de margen de beneficio que tenemos en estos concursos, que no nos pagan o lo hacen al año, dos o tres de la finalización de los trabajos, ¿encima pretendemos abaratar más y reducir beneficios tanto de empresarios como de trabajadores? Váyanse al...
Yo desde luego ya he renunciado a cualquier tipo de relación con administración alguna, a no ser que sea una gestión directa en la que yo mismo programe, proyecte, administre el presupuesto y recursos y demás.
No entiendo nada.
nyet dijo el día 29 de Marzo de 2012 a las 16:04:24:
hola hola
« 1 »

Lo más popular