información y competitividad

El reto pendiente de las pymes españolas

La penetración de las nuevas tecnologías es similar a la de las empresas europeas sólo en las cuestiones esenciales.

libre mercado

La falta de adecuación de las empresas españolas a las nuevas tecnologías es uno de los tópicos más recurrentes en estos años. Cuando un político, comentarista o experto hace un análisis sobre la economía española, sus debilidades y posibilidades de crecimiento de cara al futuro, es extraño que apele a la "necesaria incorporación a la sociedad del conocimiento", a la "imprescindible inversión en I+D+i", o al "secular atraso tecnológico" del país.

Como todos los tópicos, éste también tiene algo de cierto, pero si no se matiza puede dar lugar a graves equivocaciones y, sobre todo, a perder la perspectiva de qué se está haciendo bien, qué se puede mejorar y cuáles son las mejores recetas para desarrollar estos cambios. En Libre Mercado, ya publicamos hace una semana un reportaje sobre el potencial de crecimiento de la economía española escondido en la inversión en TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación). Si las empresas nacionales consiguieran en 2020 igualar la situación actual de sus competidoras norteamericanas en este campo, podrían sumar 100.000 millones de euros al PIB español (a lo que se uniría un espectacular incremento de su productividad).

Tomando como punto de partida esta foto general, se pueden hacer algunas consideraciones particulares muy interesantes, especialmente en lo que hace referencia a las pymes. Porque lo cierto es que en algunas cuestiones relacionadas con las últimas tecnologías y la sociedad de la información, las pequeñas y medianas empresas españolas no están lejos de sus competidoras (de hecho, en algunas cuestiones las superan). El problema reside en que luego no son capaces de utilizar todas las posibilidades potenciales que esto les otorga. Podría decirse que éste es el gran reto que les queda a las pymes españolas para la próxima década.

La parte buena

Frente a lo que se suele pensar, en su relación con las nuevas tecnologías, las pymes españolas sí pueden presumir de algunas buenas cifras. Por ejemplo, el porcentaje de empresas con acceso a internet está entre los primeros de Europa, con más de un 95%. Y el dato es aún más llamativo si se mira la banda ancha: el 98% de estas compañías tiene este tipo de conexión. Es el mayor porcentaje de toda la UE (países como Dinamarca o Austria están por debajo del 90%).

En el siguiente cuadro, sacado del Informe La Sociedad Actual en Red de 2011, puede verse que las pymes españolas, incluso las de menos de 50 empleados, tienen perfectamente asimiladas las herramientas básicas relacionadas con internet (conexión, mail, red área local, etc...). Lo que cambia es la relación con lo que podríamos denominar como el segundo paso dentro de la integración en la sociedad de la información.

Estas cifras se corresponden con las que pueden verse en la siguiente tabla, acerca de los indicadores TIC en las empresas. En la comparación con sus competidoras europeas, las compañías españolas no lo hacen mal en los procesos más sencillos: recibir pedidos vía web, vender en línea, conectarse con los clientes, empleados que usan internet cada semana, etc...

Click en la imagen para ampliar

Donde las diferencias sí son significativas es en lo que tiene relación con el intercambio de información y datos. Así, mientras en la UE el 26% de las compañías realizan un "intercambio automático de datos para recibir pedidos de clientes", sólo el 9% de los españoles tienen algún tipo de herramienta informática que cumple esta función.

El reto

Esto puede verse en la siguiente tabla, del informe ePyme 2011, de Fundetec. El cuadro muestra los servicios que ofrecen las pequeñas compañías a través de su web. Al contrario de muchas de sus competidoras europeas, son minoría las que permiten realizar pedidos, reservas o pagos online, por poner tres ejemplos de servicios relativamente habituales en los países más avanzados.

Del mismo modo, los dos siguientes gráficos muestran un importante hueco en los sistemas informáticos de las pequeñas y medianas empresas. No son capaces de gestionar, ni de forma interna ni de cara a sus clientes la información que les llega.

Según las cifras del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones, apenas el 29% de las compañías de menos de 50 empleados envía de forma automática información a su departamento de producción cuando les llega un pedido. Del mismo modo, sólo el 16% de estas empresas comparte información electrónicamente con sus clientes o su cadena de suministro.

La fotografía que aparece con todos estos datos muestra a unas pymes que pueden equipararse a las europeas en cuanto a su integración en las primeras fases de la sociedad de la información, pero que se han quedado ligeramente retrasadas en el desarrollo de ulteriores procesos, especialmente en todo lo que tiene relación a la transmisión de la información entre sus departamentos y con sus clientes. Si usted quiere avanzar en este camino, puede visitar www.tusolucionsap.com y descubrir cómo multiplicar su productividad.

Acceda a los 7 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular