AVISO DE SORIA AL GOBIERNO DE KIRCHNER

"Habrá consecuencias industriales, comerciales y energéticas"

El ministro de Industria ha sido contundente con Argentina: habrá consecuencias en todos los ámbitos. "España no va a quedarse de brazos cruzados".

libre mercado

El ministro de Industria ha sido entrevistado en Radio Nacional, donde se ha mostrado muy contundente con Argentina, cuya decisión ha tildado de "arbitraria, hostil, discriminatoria y no conforme a derecho". "El Gobierno va a ser consecuente con la actitud de Argentina, con esta hostilidad. Las consecuencias las veremos a lo largo de la semana en el ámbito diplomático, comercial, industrial y energético", anunció.  

Soria avisó de que "no vamos a anunciar [estas medidas] con anterioridad”, pero garantizó que se tomarían en el corto plazo, y se remitió a lo anunciado por la vicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría hace unos días. El responsable de Industria del Ejecutivo español aseveró que cuando se producen ataques como el de Cristina Fernández Kirchner "un país no puede quedarse de brazos cruzados. España no se va a quedar así". 

"Ayer el ministro de Asuntos Exteriores ya dijo públicamente que esto afecta a las relaciones, y daña lo que era una relación bilateral y fluida por una decisión unilateral", aseguró. Estas declaraciones de García-Margallo "ya han puesto sobre la mesa que habrá consecuencias en este orden”. Además, insistió que los ámbitos “económico, energético, industrial; además del político y diplomático” sufrirán las consecuencias.

El Gobierno pensó que estaba "encauzado"

Además, el ministro de Industria ha reconocido que desde el Gobierno se tenían esperanzas de que finalmente el Ejecutivo argentino no tomara esta decisión: "La verdad es que la situación se ha complicado mucho", explicó. Soria se remitió al pasado jueves cuando prácticamente "se daba por hecho" la nacionalización, dado que "la mayor parte de los diarios argentinos publicaron que el proyecto de ley de nacionalización se había remitido al Congreso".

En ese momento "no teníamos constancia de aquél hecho, pero a la luz de los hechos el gobierno hizo un comunicado, avisando de que traería consecuencias", explicó. Como "ese día no se hizo, y después fuentes del Gobierno se desmarcaron de la nacionalización" esto llevó al Ejecutivo español a decir aquello de que la situación estaba "encauzada", y que se acabaría con "los problemas". 

"Uno tiende a pensar que en esto los gobiernos dejan al margen los colores y apuestan por la sensatez" argumentó Soria, pero la decisión de Argentina "no ha sido sensata, ni seria, ni propia de un Gobierno serio".

Aún así, quiso dejar claro que "el Gobierno de España distingue muy bien la sociedad argentina de lo que son las autoridades argentinas" las cuales, "creemos que han tomado una decisión contra derecho, arbitraria, y no sólo contra una empresa". "Es una decisión contra España y los españoles, no sólo contra Repsol", insistió. 

Un problema de "forma y modos"

El titular de la cartera de Industria ha dicho que le gustaría mucho dialogar como "ministro y como español", pero que teniendo en cuenta "la forma" y "los modos" de las autoridades argentinas "invadiendo la propiedad privada, uno tiene pocas esperanzas".

Juan Manuel Soria ha dicho que "España es una gran nación", y ha recordado que en 2001, "cuando el famoso corralito", nuestro país fue uno de los pocos que arropó a Argentina, prestándole 1.000 millones de dólares.

El político canario también ha dicho que cuando se reunió con su homólogo argentino, se llegó a un "acuerdo verbal" para conformar dos grupos de trabajo que abordaran las diferencias entre Argentina y España sobre Repsol-YPF. Soria escribió un correo electrónico con los miembros del grupo de trabajo español y, hasta el día de hoy, "no ha habido respuesta".

Acceda a los 18 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular