contra el pesimismo reinante

Cuidado con las predicciones de largo plazo

No es corriente que la bolsa ofrezca retornos totales negativos a 10 años.

Hugo Ferrer / Ferrer Invest

Uno de los aspectos más interesantes de la bolsa es escuchar predicciones de largo plazo o escuchar que algo no volverá a ocurrir porque el paradigma ha cambiado. Normalmente, este tipo de predicciones se realizan cuando la tendencia presente está muy madura y a punto de caducar. Ya saben de lo que les estoy hablando. Aquéllo que se escuchaba en 1999 sobre la "nueva economía" o lo que se escucha estos días sobre "la próxima década perdida".

Pero más interesante es ver cómo caer en este defecto no es exclusivo de las masas o de los desmemoriados sino que, incluso, una leyenda inversora como Phillip Fisher cayó en esa trampa en el capítulo primero de su libro Common Stocks and uncommon profits and other writings. Lo que venía a decir P. Fisher es que ya no existían los ciclos económicos (business cycles) o, por lo menos, identificarlos ya no servía para "hacer una fortuna" gracias a la acción de la Reserva Federal y la existencia de la SEC (la CNMV estadounidense) porque ambos organismos habían logrado disminuir las oscilaciones económicas y bursátiles tan propias del siglo XIX y principios del siglo XX.

Si no me equivoco, el libro de Fisher se publicó por vez primera en 1958 y éste fue el momento en el que lo dijo:

Lo primero de todo, la creación de la Reserva Federal en 1913 no parece que lograra suavizar las variaciones económicas y bursátiles, al revés, justo después de su creación hubo importantes mercados bajistas y, por si fuera poco, a los pocos años tuvo lugar la llamada Gran Depresión. Cuando Fisher escribió su libro, todos esos eventos del primer tercio de siglo parecían ya muy lejanos y la bolsa estadounidense había disfrutado de un mercado alcista de muchísimos años. Pero ¿qué ocurrió tras las palabras de Fisher?

El mercado dejó atrás su ciclo superalcista y pasó a negociarse en una sucesión de mercados alcistas y bajistas de relativa corta duración. Esta situación se mantendría desde 1962 hasta 1980. Cuando Phillip Fisher daba por muerto el ciclo económico, éste reapareció con fuerza y saber estudiar el ciclo se demostró una herramienta importante para invertir. Creo que ver cómo un maestro de los mercados llegó a asumir erróneamente que estábamos ante un nuevo paradigma debería volvernos escépticos sobre las predicciones de largo plazo.

De hecho, su hijo, Kenneth Fisher, intenta no repetir ese error, ya que reconoce que hacer predicciones más allá de un año es puro vudú. Hoy en día las predicciones para Europa y en particular para España son nefastas. El público se deja arrastrar por el peso, siempre engañoso, del presente y olvidan el pasado y el hecho de que el futuro no será más que la repetición de las mismas pasiones de los hombres.

Los siguientes gráficos no son una predicción, no lo pueden ser, pero deberían hacernos levantar nuestra ceja de escepticismo, ya que tal vez los ultrapesimistas estén cometiendo un error al presentar el futuro negro negrísimo. Ambos gráficos representan el retorno total (reinversión de dividendo y pago de impuestos incluidos) a 10 años de las bolsas europeas y española en particular.

Como se puede observar, no es corriente que la bolsa ofrezca retornos totales negativos a 10 años, algo que sí ha ocurrido en los últimos años, especialmente en los momentos de mayor caída de los índices. Pero, conociendo el carácter cíclico de la economía y de los mercados, habría que tener mucho cuidado con hacer una previsión de una próxima década perdida después de una década de retornos nulos o casi nulos.

Hay que tener cuidado con las predicciones de largo plazo. Y especialmente hay que tener cuidado con las predicciones de largo plazo pesimistas al estilo becerriano porque, en términos bursátiles, puede suponer perderse el próximo mercado superalcista. Más, teniendo en cuenta el carácter cíclico de la economía y de los mercados.

Puede que hoy las perspectivas sean pésimas, pero hay que recordar que la economía la forman millones de seres que luchan cada día por salir a flote. Una vez lo ineficiente ha sido purgado, lo eficiente retoma el liderazgo y se produce un nuevo ciclo de expansión. Es la vieja historia de la economía y los mercados. Sea escéptico cuando todo a su alrededor dice "¡venda!". Es momento de invertir a largo plazo.

Compra cuando haya sangre en las calles

Rothschild

 

Hugo Ferrer, Global Macro & Contrarian Trader. Fundador de Ferrer Invest. Si estás interesado en los mercados financieros, puedes consultar todos los artículos del autor en su blog Contrarian Investing. Puedes suscribirte aquí para no perderte futuros artículos. También puedes seguirle en twitter.

Lo más popular