hacia el umbral de los seis millones

Un tercio de España registra una tasa de desempleo superior al 30%

España registra 5.639.500 parados hasta marzo, récord absoluto, y una tasa del 24,4%, a una décima del máximo registrado en la etapa democrática.

Datos INE | Elaboración propia

El drama del desempleo sigue su curso. Según la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al primer trimestre del año, publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), España cuenta ya con un total de 5.639.500 parados, un nuevo récord absoluto en la historia del país. En concreto, el paro subió en 365.900 personas respecto al cuarto trimestre de 2011 (+6,9%) y en 729.400 desde el primer trimestre del pasado año (+14,8%).

De este modo, la tasa de paro se sitúa ya en el 24,44%, 1,6 puntos más que el trimestre anterior y 2,54 más que hace un año. Se trata de la tasa más alta de la serie histórica comparable, que arranca en 2001, pero remontándose más atrás -utilizando series no comparables- se sitúa ya casi al mismo nivel que en el primer trimestre de 1994 (24,55%, su valor más alto desde 1976), récord de toda la era democrática.

En total, la economía española ha registrado un aumento de 3,78 millones de desempleados en el último lustro, mientras que la tasa de paro se ha multiplicado por tres, al pasar del 8,4% en el primer trimestre de 2007 hasta el 24,4% actual. Esto significa que España ha sumado una media de más de 750.000 desempleados al año desde que estalló la crisis. De mantenerse este ritmo, el paro superará el umbral de los seis millones en 2012.

Por nacionalidad

Desagregando los datos de desempleo por nacionalidades, el paro de los españoles aumentó hasta marzo en 298.500 personas (+7,4%), en tanto que los extranjeros en situación de desempleo subieron en 67.400 personas (+5,5%). De esta forma, ocho de cada diez personas que se quedaron en desempleo en el primer trimestre eran españoles, situándose su tasa de paro en el 22,21%, un punto y medio por encima de la del trimestre precedente, mientras que la de los extranjeros escaló 2,1 puntos, hasta el 36,95%.

Por sectores

Por sectores, el desempleo aumentó en el primer trimestre en todos ellos, principalmente en los servicios, con 147.900 parados más (+9,2%), seguido de los parados de larga duración (más de un año en desempleo), con 66.200 parados más (+2,8%), y de la agricultura, que sumó 59.700 parados, experimentando el mayor repunte porcentual de todos los sectores (+28,4%). Por su parte, la industria elevó su cifra de parados en 49.800 personas (+20,1%), la construcción en 29.500 (+6,5%), y el colectivo de los que buscan su primer empleo en 12.800 desempleados (+2,9%).

En el último año, los sectores donde más se ha incrementado el desempleo en términos cuantitativos son el colectivo de parados de larga duración, con 276.100 parados más (+13,09%), y los servicios, con 244.600 nuevos desempleados (+16,2%).  

Por territorios

A nivel autonómico y provincial los datos son, si cabe, más desoladores. Así, más del 40% del territorio nacional cuenta con un paro superior al 25% y, en concreto, una cuarta parte supera ya el umbral del 30%. El ranking de autonomías con mayor desempleo es el siguiente: Ceuta (35,5%), Andalucía (33,2%), Canarias (32,3%) y Extremadura (32%). Por el contrario, las regiones con menor paro son País Vasco (13,5%), Navarra (16,3%), Aragón (18,4%), Cantabria (18,6%) y Madrid (18,6%).

Asimismo, 14 provincias (el 27% del total) registran un paro superior al 30%. Cádiz (36,4%) encabeza este ranking, seguido de la ciudad autónoma de Ceuta (35,5%), Almería ( (35,3%), Málaga (34,6%) y Huelva (34,5%).

Es decir, un tercio del territorio nacional supera ya la barrera del 30%, y de mantenerse esta tendencia casi la mitad de las autonomías avanzan hacia este umbral en 2012.

En el primer trimestre del año, el desempleo aumentó en las 17 comunidades autónomas españolas. El mayor incremento correspondió a Andalucía, con 81.100 parados más, seguida de Cataluña (61.500 parados más) y Comunidad Valenciana (40.100 desempleados más). Los menores incrementos correspondieron a Murcia y La Rioja, con 1.300 y 1.800 parados más, respectivamente.

La ocupación desciende a niveles de 2003

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el número de ocupados alcanzó la cifra de 17.433.200 personas hasta el pasado marzo, su nivel más bajo desde el tercer trimestre de 2003. La crisis destruyó 374.300 puestos de trabajo (-2,1%) respecto al último trimestre de 2011, mientras que a nivel interanual la desaparición de puestos de trabajo alcanzó los 718.500 (-3,9%).

En términos cuantitativos, la destrucción de empleo afectó más a los españoles que a los extranjeros. De hecho, dos de cada tres empleos perdidos entre enero y marzo estaban ocupados por españoles. En concreto, los extranjeros redujeron su ocupación en 87.300 personas (-3,8%), frente a los 287.000 empleos que perdieron los trabajadores nacionales (-1,8%).

La destrucción laboral afectó a todos los sectores, con los servicios a la cabeza, donde se perdieron 184.800 ocupados hasta marzo (-1,4%). El 'ladrillo', por su parte, destruyó 90.200 puestos de trabajo (-7%), mientras que la industria perdió 67.000 ocupaciones (-2,6%) y la agricultura vio desaparecer 32.300 empleos (-4%).

La ocupación cayó en 16 de las 17 comunidades autónomas. Se salvó únicamente Madrid, que creó 15.900 empleos. Las regiones donde más puestos de trabajo se destruyeron entre y marzo fueron Andalucía (-70.800) y Cataluña (-66.900).

Mayor destrucción de empleo que en la crisis de los 80

Analizado en perspectiva, la destrucción laboral que está imprimiendo la actual crisis no tiene parangón. Así, tal y como muestran los economistas de Fedea, de los 20,5 millones de empleos que había en España en el tercer trimestre del 2007, ya han desaparecido 3 millones, lo cual supone una pérdida del 15% de los puestos de trabajo existentes en 23 trimestres, comparada con el 14% destruidos en los 10 años de pérdida de empleo de la crisis que comenzó en 1976.

El primer trimestre de 2012, con 377.000 empleos destruidos (el 2,1% del total) ha sido el quinto peor de la democracia, y el tercer peor de esta crisis.

Todo el empleo destruido en el primer trimestre fue a tiempo completo (-421.800), un 2,7% menos, frente al aumento de 47.500 empleos a tiempo parcial (+1,9%). Por otro lado, el número de asalariados disminuyó en 418.000 personas (-2,8%) en el primer trimestre, de los que 279.600 tenían contrato temporal (-7,5%) y 138.400 tenían contrato indefinido (-1,2%), situándose la tasa de temporalidad en el 23,76%, cifra 1,2 puntos por debajo de la del trimestre anterior. Los trabajadores por cuenta propia subieron en 46.300 personas (+1,5%), lo que situó el número total de empleados por cuenta propia en 3.014.900 personas.

Por último, el número de activos se redujo en 8.400 personas hasta marzo (-0,04%), con lo que la población activa quedó constituida por 23.072.800 personas y la tasa de actividad se mantuvo estable respecto al trimestre anterior, al situarse en el 59,94%. En el último año, el volumen de activos ha aumentado en 10.900 personas, un 0,05%.

Acceda a los 46 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular