intenso debate televisivo

Ron Paul tumba a Paul Krugman

El congresista republicano se enfrentó al Nobel de Economía en un intenso debate que recordó la pugna mantenida entre Hayek y Keynes.

Toni Mascaró

El pasado lunes 30 de abril, la cadena Bloomberg ofreció un careo entre el premio Nobel de economía, profesor Paul Krugman, y el congresista por Tejas y candidato republicano a la presidencia de EEUU, doctor Ron Paul.

La presentadora Trish Regan empezó preguntándole al septuagenario congresista (a la izquierda de la pantalla) en qué discrepaba de la visión que Krugman (a la derecha) tiene sobre el gobierno. Ron Paul afirmó que Krugman "cree en el gran gobierno" mientras que él cree "en un gobierno muy pequeño", poniendo "énfasis en las libertades personales".

El congresista criticó el intervencionismo monetario, afirmando que es una forma de control de precios (el precio del arrendamiento del dinero) y que "los controles de precios nunca funcionan". Citando a Friedrich Hayek, Ron Paul acusó a los intervencionistas monetarios (los bancos centrales) de pretensión del conocimiento, ya que creen saber cuál es la cantidad adecuada de dinero que debería haber en la economía y cuál debería ser el tipo de interés, "es algo pretencioso", comentó.

Krugman, por su parte, aseguró que los bancos centrales "siempre estarán en el negocio de gestionar la política económica". Según el Nobel, quienes creen que eso se puede evitar "están viviendo en un mundo de hace 150 años". A continuación, Krugman lanzó una curiosísima pirueta dialéctica: "Tenemos una economía en la que el dinero no es simplemente trozos verdes de papel con caras de presidentes muertos", para referirse a que por dinero se entiende hoy en día "una variedad de activos financieros" más amplia que el simple dinero en efectivo.

Y así es. El problema con la afirmación de Krugman es que pretende ocultar el hecho crucial de que la gran diferencia de este dinero moderno frente al de hace 150 años no radica en absoluto en la variedad de activos dinerables, sino en que el dinero de entonces tenía respaldo físico gracias al patrón oro, mientras que hoy en día consiste, efectivamente, en trozos de papel y apuntes contables electrónicos.

El profesor explicó que la Gran Depresión la causó "una economía de mercado descontrolada", aunque algunos se hayan creído la "leyenda" de que la causó el gobierno. Sin embargo, Krugman se definió como "un creyente en la economía de mercado" y "en el capitalismo", ya que quiere que se deje a la economía "tan libre como pueda ser, pero hay límites". Esos límites se alcanzan cuando el gobierno ha de intervenir para estabilizar la situación. Lamentablemente, no hubo tiempo para concretar exactamente hasta dónde llegan esos límites.

La inflación de Diocleciano y el patrón oro de Bizancio

La segunda pregunta de Regan se centró en la inflación. La presentadora comentó que, según Krugman, sería deseable crear más inflación para estimular la economía. En vivo contraste con su apariencia de abuelito bonachón, la primera frase del congresista ginecólogo fue contundente: "Bueno, la inflación es robo", concretamente se está "robando a la gente que ahorra dinero". Así se "destruye el ahorro" que, a su vez, nos indicaba que había "capital disponible".

A la acusación de Krugman sobre los 150 años, Ron Paul respondió que lo que le gustaría es "mejorar" ese antiguo sistema monetario. Y añadió que Krugman "quiere retroceder mil años o dos mil años" recordando cómo "romanos y griegos", entre otros, "devaluaron sus divisas".

El congresista preguntó: "¿Qué le hicieron los romanos a su moneda? El Imperio Bizantino tuvo un patrón oro durante mil años y les fue bastante bien", en cambio "el Imperio Romano, al final, destruyó su divisa".

Krugman respondió: "No soy un defensor de la política económica del emperador Diocleciano". Pero el congresista no se lo dejó pasar: "En cierto modo, usted lo es. Eso es exactamente lo que usted está defendiendo".

El auge de la postguerra

Krugman explicó que lo que él defiende son "las políticas económicas que seguimos después de la Segunda Guerra Mundial", que generaron "la mejor generación de crecimiento económico que este país ha experimentado jamás".

Ron Paul admitió que había "buenos motivos" para admirar esas políticas, pero le recordó a Krugman que la propia Reserva Federal admitió ante Milton Friedman su culpabilidad en prolongar la Gran Depresión. Le recordó también que se liquidó gran parte de la deuda, los soldados volvieron a casa, se redujo el gasto en alrededor de un 60% y se redujeron los impuestos.

Krugman se limitó a puntualizar que Friedman opinaba que la Reserva Federal había hecho demasiado poco en esa ocasión. Y Ron Paul concluyó que "siempre hace demasiado o se queda corta y no lo pueden hacer, no tienen un historial muy bueno, han arruinado el 98% del valor de la divisa desde 1913".

Legalizar la competencia de divisas

Regan le preguntó a Ron Paul dónde quedaba entonces el papel de la FED. El congresista comentó que en su propio libro End the Fed (Acabad con la FED) admite que cerrarla sin más de la noche a la mañana crearía el caos. Así que lo que propone es que se legalice la competencia de divisas. Si hay competencia entre diversas divisas a lo ancho del mundo, "¿por qué no nos podemos permitir aquí la competencia legal del patrón oro o plata?". Pidió a la FED que "no se esconda detrás de un monopolio".

La idea de Ron Paul es que si él está equivocado y la gente no quiere ninguna alternativa el dinero de curso legal, entonces legalizar las alternativas no causará ningún daño porque nadie las usará, no tendrá efecto. Así que, "¿de qué tienen miedo?", se preguntó. Krugman negó la mayor asegurando que las leyes de curso legal no le impiden a la gente usar otro tipo de activos para comerciar, "poder hacer trueque", afirmó.

La deuda pública de EEUU

Apelado sobre cuál sería el nivel de deuda adecuado, Krugman reconoció no tener una cifra exacta, "pero si nos lleva otros 30 puntos salir de esta depresión, estoy dispuesto a aceptarlo". Se refirió a los peligros de una deuda excesiva, mencionando la japonesa, pero apostilló que "fueron capaces de soportar esos niveles de deuda". En cualquier caso, la deuda de Estados Unidos "no está en absoluto cerca de ninguna línea roja", en opinión de Krugman. Y ello, a pesar de las múltiples advertencias recibidas recientemente.

"¿Cómo evitamos convertirnos en la próxima España?"

Más adelante, Regan le preguntó a Ron Paul sobre las consecuencias de las medidas de austeridad que él propone: "Supongamos que lo hacemos. ¿Cómo evitamos convertirnos en la próxima España? Fíjese en las medidas de austeridad que están aplicando después de años de gastar. Ahora que la austeridad no está funcionando, de hecho les está hundiendo todavía más en sus problemas. ¿Cómo evitamos convertirnos en Europa?"

El congresista criticó que se apliquen medidas de "austeridad sin corregir los demás problemas". Si sólo se recorta el gasto, sin mejorar los impuestos, la regulación y la política monetaria, "será difícil".

Ron Paul se mostró convencido de que llegará el día en que la gente no querrá tener dólares y por eso quiere que exista una alternativa fiable a la Reserva Federal antes de que eso ocurra. Y recordó que "la Constitución todavía dice que el dólar ha de estar ligado al oro o plata", en referencia al primer artículo del documento de 1787. Regan puntualizó que eso ataría las manos del gobierno, que tendría menos margen para gastar en sus políticas y Ron Paul reconoció que de eso se trata.

El Enigma Krugman

Para cerrar, Regan le preguntó al profesor de Princeton por el llamado Enigma Krugman, ya que se define a sí mismo como partidario del libre mercado, "pero al mismo tiempo defiende mucho la intervención del gobierno".

El profesor aseguró que los mercados son muy buenos organizando cosas, pero no son perfectos y "no son una expresión de la voluntad divina". Para solucionarlo, "los gobiernos han de intervenir", aunque no aclaró si esto convierte las situaciones en perfectas o si los gobiernos sí son la expresión de Dios.

Vencedor y vencido

Tras el programa, la presentadora anunció en Twitter que, según su "encuesta no científica", el vencedor había sido Ron Paul "por un amplio margen".

Al día siguiente, Ron Paul escribía en el Financial Times un artículo criticando duramente la Reserva Federal. Por su parte, Krugman lamentaba en su blog que este tipo de debates son inútiles, ya que no hay forma de remitirse a los datos y contrastarlos. El profesor, además, aclaraba que su verdadero motivo para participar en el careo fue su intento de dar publicidad a su nuevo libro, End This Depression Now! (Acabad con esta depresión ahora).

Acceda a los 10 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular