cuestiona las reformas del gobierno

Bruselas urge a subir el IVA y retrasar la edad de jubilación

Dará a España un año más para corregir el déficit si concreta más ajustes en 2013 y 2014.

LIBRE MERCADO

Bruselas ha publicado este miércoles lo que podríamos considerar casi como una enmienda a la totalidad de la política económica del Gobierno. Las recomendaciones que la Comisión Europea hace a los países miembros se esperaban con especial expectación en esta ocasión. Desde que Mariano Rajoy llegó a La Moncloa, ha aprobado una serie de reformas destinadas a cambiar el rumbo de la economía española.

Pues bien, el dictamen del Ejecutivo europeo es que España está en el buen camino pero que se ha quedado muy corta en su empeño. De hecho, en el documento abundan las recomendaciones para acelerar o intensificar las reformas: subir el IVA, reducir las cotizaciones sociales, adelantar la reforma de las pensiones o flexibilizar aún más el mercado laboral. Hasta aquí llega el palo, la zanahoria de la Comisión está en que se insinúa que si España hiciera estas reformas en toda su extensión se le podría dar un año más para que se alcance el objetivo de déficit del 3%.

En la tabla que aparece al final del informe, la Comisión divide en seis los aspectos de política económica en los que España todavía tiene tareas por delante.

1. Déficit: la parte más importante del informe es la dedicada a la consolidación fiscal. De hecho, podría decirse que todo el documento gira en torno a este objetivo. La Comisión mantiene su criterio de que el déficit debe ser el 3% en 2013, aunque abre la puerta a retrasar esta obligación un año si se hacen el resto de las reformas. Sería algo así como: Si haces los deberes, abro ligeramente la mano en lo que hace referencia a tus cuentas públicas.

En esta cuestión, las principales recomendaciones de Bruselas son:

  • La aplicación estricta de la Ley de Estabilidad Presupuestaria y adopción de medidas fiscales a escala regional.
  • Adoptar medidas adicionales en el caso de que el desarrollo de los objetivos presupuestarios no siga la línea prevista.
  • Advierte de que las "potenciales" operaciones de rescate financiero pueden suponer un riesgo para el objetivo de déficit para 2012 (5,3% del PIB).
  • Cumplir con los objetivos de déficit en todos los niveles de las administraciones es indispensable.
  • Mejorar la provisión de información en relación con la ejecución presupuestaria de las entidades locales y regionales.

2. Impuestos: quizás la parte más llamativa del informe de la Comisión sea aquella en la que habla sobre las reformas fiscales aprobadas en los últimos años en España. En lo que puede considerarse como una crítica directa al Ejecutivo de Mariano Rajoy, asegura que "los incrementos impositivos en las rentas del trabajo y del capital son considerados particularmente dañinos para el crecimiento. Otros incrementos de impuestos, como en el caso de la tributación indirecta, han sido explícitamente excluidas del Gobierno". En este sentido, la Comisión propone:

  • España tiene cierto margen para mejorar la eficiencia de su sistema financiero.
  • El IVA equivalió sólo el 5,5 % del PIB en 2010, el más bajo de la UE. Las exenciones existentes y la evasión fiscal dejan la recaudación en un 42 % del nivel teóricamente posible.
  • Reorientación de la carga fiscal sobre el empleo hacia el consumo y el medio ambiente, bajando la que se aplica al trabajo (como las cotizaciones); ampliación de la base de impuestos como el IVA y racionalización de los subsidios.
  • Los ingresos por impuestos al tabaco y al alcohol son también relativamente bajos y hay espacio para aumentar las tasas a los combustibles para el transporte.

3. Pensiones: en la cuestión de la reforma de las pensiones, la Comisión acepta que España ya aprobó un cambio legislativo que marcha en la buena dirección. Sin embargo, luego apunta a que "el empeoramiento de las perspectivas económicas está limitando el impacto" de todas estas medidas. En este sentido, asegura que el riesgo a largo plazo de las finanzas públicas españolas está un nivel "medio".

  • Habría que acelerar la puesta en marcha de la última reforma de las pensiones, adelantando los plazos para que la edad de jubilación alcance los 67 años
  • Más medidas para ampliar la vida laboral y el aprendizaje en los trabajadores de más edad

4. Reforma financiera: la Comisión admite que España ha hecho "considerables progresos en la reestructuración de su sector financiero" y habla de una política ambiciosa. Aún así, también apunta a nuevos pasos a dar:

  • El empeoramiento en la coyuntura económica podría requerir un incremento en las provisiones.
  • Un reforzamiento en los requisitos de capital podría ser necesario.
  • Es de enorme importancia que el sector bancario sea suficientemente recapitalizado y que la reestructuración continúe.
  • Un mayor ajuste de los precios de la vivienda para facilitar la venta de inmuebles y reducir la exposición del sector financiero al ladrillo

5. Reforma laboral: ésta podría ser la cuestión que más haya sorprendido al Gobierno. La celebrada reforma laboral de Fátima Báñez le parece muy poco ambiciosa a los analistas de la Comisión. Admite que es "un paso en la dirección correcta", pero advierte que sólo "parcialmente". Por eso, asegura que "no está claro que esta reforma sea lo suficientemente ambiciosa para cumplir con el objetivo de reducción del paro".

  • El Gobierno debe controlar muy de cerca la posibilidad de los agentes sociales de negociar localmente la inaplicación de los acuerdos de salarios y otras condiciones laborales.
  • El límite de ultraactividad (dos años) es demasiado largo y las cláusulas de descuelgue podrían no se fáciles de aplicar en el caso de las pymes.
  • Persiste la preocupación sobre si algunos elementos de la reforma son compatibles con la Constitución Española.
  • Hay que controlar de forma "estricta" los efectos que la reforma tendrá en la segmentación del mercado laboral.
  • El coste de despedir un empleado fijo continúa siendo alto comparado con el de un empleado temporal.
  • La reforma confía demasiado en incentivos fiscales para la creación de empleo que se han demostrado ineficientes en el pasado.
  • Duda de la eficacia de las políticas activas de empleo en España y de las agencias de empleo.
  • Critica la escasa coordinación entre servicios de empleo nacionales y regionales.

6. Liberalización económica: por último, Bruselas señala al Gobierno que se ha hecho muy poco en el camino de la liberalización de la economía española, especialmente en lo que hace referencia a los servicios y a los sectores regulados.

  • España debe aplicar urgentemente importantes reformas estructurales en los mercados de servicios y productos.
  • No se ha hecho ningún progreso importante en la coordinación entre las administraciones con el objetivo de reducir la carga burocrática.
Acceda a los 28 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular