"españa saldrá de la tormenta"

"No estamos al borde del precipicio"

El presidente del Gobierno dice que "saldremos de la tormenta con esfuerzos propios y el apoyo de nuestros socios".

LIBRE MERCADO

Mariano Rajoy ha participado este sábado en el Círculo de Economía celebrado en Sitges, acompañado por Josep Piqué, mientras Soraya Sénz de Santamaría habla de las reformas emprendidas en España en el Club Bilderberg en Washington.

Antes de entrar a explicar los cinco puntos sobre los que asienta el Gobierno su plan de acción económica para lograr la estabilidad, la flexibilidad y, en definitiva, el crecimiento, ha lanzado un mensaje de tranquilidad y sosiego en un intento de espantar los temores que agarrotan la economía española y que mantiene una fuerte incertidumbre sobre nuestras cuentas nacionales.

Es la tercera ocasión esta semana en la que comparece públicamente el presidente del Gobierno. Rajoy dio una rueda de prensa el pasado lunes en la sede del PP en la calle Génova. El miércoles contestó a las preguntas de Rubalcaba en la Sesión de Control al Gobierno en el Congreso y el jueves se reunió con Angela Merkel.

En la clausura de la XXVIII Reunión del Círculo de Economía en Sitges, ha apoyado la propuesta del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, de integrar la supervisión bancaria, los fondos de garantía de depósitos, y la creación de instrumentos para la capitalización directa de la banca europea.

"No estamos al borde de ningún precipicio, esa es la realidad. No asistimos a las vísperas del apocalipsis, aunque tampoco atravesamos un camino de rosas, ni nos hemos librado de las amenazas ni vamos a sucumbir a ellas". Estas eran las primeras palabras de Rajoy en Sitges.

Según ha señalado, en un intento esforzado por alejar los fantasmas de la intervención y atenuar la severidad con la que los índices de confianza azotan a nuestro país. "Hay turbulencias, pero lo que importa es que podemos afrontarlas" ha señalado para lanzar el siguiente mensaje: "España saldrá de la tormenta con esfuerzos propios y con el apoyo de nuestros socios comunitarios". "Y vamos a salir porque lo que está en juego no es sólo el futuro económico de España sino de la propia continuidad de la unión monetaria europea. Ni es el único ni es el peor", sentenciaba.

Para Rajoy "hay fundadas razones para estar seguro de ello" porque "España es un país muy sólido, no es la primera vez que entramos en crisis. España ha podido salir reforzada de cada una de las crisis que hemos afrontado".

Recordó que "el potencial de crecimiento de la economía española es claro" y que por ese motivo, no ve fundadas las múltiples alarmas que se han disparado esta pasada semana. Utilizando el ejemplo que tantas veces empleó su antecesor en el cargo, José Luis Rodríguez Zapatero, dijo que "esto se parece mucho a la situación de un barco que es castigado por una tormenta en alta mar y se mueve mucho. El movimiento del barco alarma a los pasajeros. Pero que se mueva no significa ni que se vaya a hundir ni que haya desviado el rumbo, sino que navega con mar de fondo con mayores dificultades de las habituales".

En cualquier caso, ha insistido "en este mensaje de serenidad, que no significa olvido, descuido o indiferencia. Eso sí, no le pido a nadie que se despreocupe. Así pues, serenidad preocupada, activa, despierta, pero sin temores irracionales y aspavientos inútiles".

Objetivos

Para lograr financiación y alentar la demanda interna hay que salvar la incertidumbre que agarrota las perspectivas de crecimiento en los estados miembros, según ha señalado el presidente del Gobierno. Algo que, "a España le afecta con especial gravedad, debido a desequilibrios y rigideces acumuladas." Por si quedaba alguna duda, ha añadido que "el incumplimiento de la disciplina presupuestaria nos ha llevado a esta situación".

En su opinión en España hay que trabajar para consolidar el funcionamiento de los dos pilares: mercados flexibles y financiación para poder devolver al continente "la estabilidad". En este sentido, ha dicho que "haremos lo que sea necesario para que España alcance ese grado de competitividad y generar empleo en el futuro".

Por otro lado ha advertido de que mantiene una "decidida voluntad de perseverar en la misma línea todo el tiempo que sea necesario".

Sacrificios

También ha dicho que habrá que hacer "importantes sacrificios". Para los agentes económicos, y para los ciudadanos. Pero hay que hacerlos, insistió. "Quien lo impone no es el gobierno, es la necesidad". Lo que nosotros debemos hacer es que los esfuerzos no sean en vano. Y eso se lo puedo asegurar que lo estamos haciendo. Y que estos sacrificios crearán un cimiento para un futuro próximo. "No tengo ninguna duda de que vamos a salir de ésta. Con el esfuerzo de los españoles y con la ayuda de los socios europeos", insistió.

"El objetivo final es la creación de empleo y la recuperación económica. El problema no es la prima de riesgo, son los más de cinco millones de parados. Pero para lograrlo hay que hacer un proceso de saneamiento del sector privado y del sector público. Porque no hay que olvidar que tenemos una deuda del PIB", sentenció antes del turno de preguntas.

Acceda a los 23 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular