Novagalicia, Catalunya o B. Valencia

Almunia desvela que el Gobierno liquidará uno de los bancos nacionalizados

Desde Bruselas, aseguran que se impondrá el cierre de las entidades insolventes mediante la venta de activos o su fusión. El Gobierno lo niega. 

LM/AGENCIAS

El proceso de reestructuración del sistema financiero español podría acelerarse en las próximas semanas. Este martes, desde Bruselas, se han sucedido las noticias acerca de posibles liquidaciones de las entidades insolventes. Primero, un rumor de funcionarios comunitarios acerca de la venta de activos y fusiones de los bancos que acudan al Frob a recibir parte del rescate europeo. Luego, era Joaquín Almunia el que admitía que algunas de las entidades ya nacionalizadas será liquidada por el Gobierno.

Si se confirmara la noticia, querría decir que el Estado español tendrá que forzar la venta de activos y las fusiones de aquellos bancos que sean inviables. Ésa sería la precondición para recibir los 100.000 millones de euros del rescate. El mapa financiero español podría sufrir un cambio radical, con no más de una decena de entidades supervivientes. Mientras, el Gobierno niega ningún cierre.

Almunia: "Encaminado a la liquidación"

El comisario de Competencia y vicepresidente de la Comisión Europea ha desvelado esta tarde que al menos uno de los tres bancos nacionalizados (Novagalicia, Catalunya Caixa y Banco de Valencia) está "encaminado a la liquidación". En este sentido, el político socialista se suma a los rumores que llegan desde Bruselas y que hablan de que la UE exigirá que España liquide (a través de la venta de activos, de su troceamiento o de su fusión) las entidades que reciban ayudas y sean insolventes.

Almunia ha recordado que España cobrará al menos un interés del 8,5% anual a los bancos a los que rescata porque así lo exige la normativa comunitaria. Además, el comisario ha explicado que la ayuda que ha solicitado el Gobierno español para sanear su sistema financiero, y que se canalizará a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), se considera una "inversión" del Estado.

Si los bancos a los que España inyecta fondos salen adelante, el Estado ganará dinero mientras que, si a pesar de esa inyección las entidades no mejoran, el FROB perderá dinero. Por eso, Almunia ha insistido en que las inyecciones de capital deben servir para "enderezar la salud de las entidades", que tendrán que contar con un modelo de negocio viable y estarán obligadas a acometer una reestructuración.

Así, al cabo de cierto tiempo, cuando se noten los efectos positivos de la reestructuración en la cuenta de resultados del banco rescatado, el valor de las entidades aumentará. El comisario europeo ha recordado que esto es lo que está sucediendo con algunas entidades que fueron nacionalizadas en otros países hace tres o cuatro años, lo que permitirá a los estados recuperar la inversión hecha incluso con ganancias.

Es algo que no hay que descartar en absoluto, ha añadido Almunia, quien ha explicado que el FROB podrá hacer llegar la ayuda europea a los bancos españoles con la compra directa de acciones o a través de bonos convertibles contingentes ("cocos", en el argot financiero). Si la inyección de capital se hace mediante la compra de acciones, el valor de estos títulos determinará que el Estado recupere antes o después su inversión y puede ir recibiendo dividendos si la entidad está en beneficios.

En el caso de que la ayuda europea a las entidades se haga llegar a través de la compra de "cocos", el Estado recibirá un interés fijo anual por esos instrumentos de capital hasta su desinversión. En este caso, el interés mínimo que ha aceptado la Comisión en casos anteriores ha sido 8,5 %, ha destacado el comisario. Las normativas comunitarias de ayudas estatales exigen que los bancos que reciben ayudas contribuyan al coste de su propia reestructuración y que, por tanto, el estado reciba una remuneración adecuada por estas ayudas.

Los funcionarios de la UE

"No tenemos por qué salvar a todos los bancos si no es estrictamente necesario", ha asegurado un alto funcionario de la UE. "Hay casos en que habrá que liquidar entidades", ha agregado.

Ningún banco con problemas recibirá ayuda hasta que no presente un plan de reestructuración que garantice su viabilidad futura sin subvenciones y limite las distorsiones de competencia. Además, las entidades que pidan fondos públicos deberán abonar un interés de al menos el 8,5% (frente a entre el 3% y el 4% que pagará España por la ayuda europea). El objetivo de este tipo "casi prohibitivo" es empujar a los bancos a lograr la recapitalización a través de mecanismos de mercado, con la venta de activos o fusiones.

"Si alguna entidad por los mecanismos de mercado no llega a cubrir esas necesidades y se considera que su liquidación podría tener un impacto sistémico en la economía española ahí habría intervención pública, con condiciones muy estrictas", han explicado las fuentes consultadas, informa Europa Press. La UE quiere "evitar al máximo que se utilice dinero público", de modo que "si hay entidades que deben quebrar, quebrarán".

Bruselas cree que pude haber actores en el mercado, tanto nacionales como internacionales, interesados en adquirir activos en el mercado bancario español. Aunque en estos momentos ninguna operación puede considerarse libre de riesgo, "hay inversiones que pueden ser prometedoras" porque la crisis terminará y el sistema financiero español resulta "interesante" por su proyección en otras regiones del mundo como América Latina. "Puede interesar a los inversores que quieran apostar a largo plazo", señalan las fuentes.

El Gobierno

El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, ha rechazado de plano este miércoles la posibilidad de que el Gobierno cierre algunos bancos en el marco de la reestructuración financiera, ya que lo que se hará tras recibir la ayuda será "algo muy parecido" a lo que se ha hecho hasta ahora desde el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

Posteriormente, un portavoz del Ministerio de Economía ha contestado a Almunia. Según ha dicho, el Gobierno no tiene intención de liquidar ninguna entidad financiera. El Ministerio de Economía ha reiterado que su objetivo es sanear, recapitalizar y privatizar las entidades que se encuentran bajo tutela del Estado y ha negado que tenga intención de liquidar ninguna de ellas.

Almunia, en declaraciones a TVE emitidas esta noche, ha precisado que la "liquidación ordenada" se ha llevado a cabo en otros países europeos y que es "normal" tomar esa medida "cuando el coste de reestructurar es superior al coste de vender sus activos".

Acceda a los 14 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular