La increíble historia de Aljaraque

Los funcionarios de un pueblo de Huelva, forzados a recaudar casa por casa su sueldo

Llevan meses sin cobrar. Ahora les dan la opción de hacerse con el dinero mediante la recaudación a domicilio de recibos como el IBI.

NURIA RICHART

La conversación podría ser algo como:

-Perdone, me presento. Soy funcionario del Ayuntamiento de aquí, de Aljaraque y no cobro desde hace seis meses, pero usted me puede ayudar.

-Espera aquí, a ver si tengo suelto.

-No, no, no se confunda. No estoy pidiendo dinero, bueno sí, pero no suyo, bueno sí, pero no en metálico, bueno sí... Vamos me explico. Que si me haría el favor de pagarme a mí el recibo del IBI, o el del VADO o el de circulación del coche.

-Tengo dos.

-Bueno, pues mejor que mejor. Pues si me paga a mí... Me presento, soy policía municipal... Ya, el traje está pasado, sí, también de moda... A lo que vamos, que si me paga a mí sus recibos ahora yo puedo ir cobrando el sueldo que no me paga el señor alcalde. Es fácil...

No es un guión de Berlanga ni de José Luis Cuerda, sino una recreación de lo que está sucediendo en Aljareque, una localidad de Huelva, con cuatro núcleos urbanos que tiene empadronados a 20.000 habitantes, que cada día dicen aquello de "Amanece que no es poco".

Desde el pasado mes de febrero los más de 320 empleados municipales de Aljaraque, los 55 de un Patronato y los 40 de la Empresa municipal de Gestión empresarial no cobran las nóminas. Además, a algunos de ellos el Ayuntamiento les debe pagas extras de 2008, planes de pensiones, ayudas sociales, horas extras o la paga de la bolsa de vacaciones. ¿Qué es esto? Pues como reconoce el representante sindical de CSIF y agente de policía municipal, Enrique Valle, "es un concepto que nos inventamos, una pequeña subida, aprovechando el desmadre y el despilfarro político. 870 euros en dos pagas al año". Al igual que los empleados municipales la corporación municipal tampoco cobraría desde hace seis meses. Así lo asegura Pedro Yórquez, edil de Personal.

Ante una situación que califican como crítica, el equipo de Gobierno del PP primero tuvo la deferencia de no cobrar los impuestos municipales a los afectados, y a raíz de ahí tuvo la ocurrencia de permitir que los funcionarios y empleados públicos ampliaran esta "compensación" con los recibos de contribución de otros, en un principio de las personas que tuvieran más cerca: los de sus vecinos, sus amigos, familiares.

El concejal Pedro Yórquez lo define como "cesión de deuda" y funciona de manera tal que la persona-contribuyente aportaría el dinero de sus impuestos al funcionario o empleado municipal, en metálico junto con el recibo en cuestión. El funcionario le hace rellenar una hoja oficial para que conste que el proceso es de conformidad y entonces se dirige al Ayuntamiento donde entrega la hoja y el recibo pero se queda con el dinero. Su compañera funcionaria secretaria le devuelve el recibo sellado y hay que volver de nuevo a la casa para que el círculo o la gestión esté completado. 

Desde el Ayuntamiento de Aljaraque nos informan de que son ya "bastantes" los que han empezado a usar este mecanismo de cobro alternativo. No nos han confirmado si algún concejal también ha empezado a hacerlo, a ir por las casas a buscar recibos. Al parecer los interesados primero recurrieron a las "cesiones de deuda" de sus allegados, pero ya se están produciendo llamadas a vecinos desconocidos. Valle, el policía municipal, bromea cuando se le plantea si hay tortas por los recibos más cuantiosos, para luego aclarar que de hecho en el Ayuntamiento hay un cartel que recomienda que no se busquen contribuyentes en horario laboral.

El representante de CSIF cree que es "un sistema de cobro pordiosero", un "dinero agregao muy raro" con el que el Ayuntamiento lo que quiere es dividir a los empleados. Valle echa cuentas y si a él le deben unos 14.000 euros, tendría que ir a unas 100 casas con recibos por valor de 140 euros.

Eso sí, en esta alternativa para ir pagando la hipoteca no todo iba a ser positivo. Los empleados municipales que hayan cobrado vados, impuestos de circulación o IBIS ajenos, serán los últimos en recibir los anticipos de las nominas pendientes, que por otra parte nadie sabe cuándo empezarán a llegar ni en qué porcentajes serán esos ingresos. De hecho, se rebajaron los sueldos de funcionarios y personal laboral un 15% para poder cobrar, pero de momento nada.

Aljareque tiene una deuda de 24 millones de euros. Los bancos ya no le dan créditos y debe a Hacienda y a la Seguridad Social unos 14 millones de euros. El actual equipo de Gobierno culpa de la situación extrema al anterior, una coalición de PSOE e IU. En su día, denuncia el PP, tenía contratados asesores que suponían a las arcas 86.105 euros, personal de confianza, la confianza que da haber compartido lista electoral, por 141.402 euros anuales, o cinco arquitectos en nómina cuando la burbuja inmobiliaria había estallado.

La situación es tan crítica que algunas señoras de la limpieza compran la lejía. "Son 40 céntimos y luego, pues claro, no pasan el recibo", dice el portavoz sindical. Otros se llevan de casa el papel higiénico y los bolígrafos. La Policía tiene un solo uniforme y nos cuentan que el otro día un agente fue a trabajar con pantalón corto y chanclas. Se infectó con una plaga de insectos que tenía la moto de la Policía, del año 1999, fue a su casa a ducharse y volvió vestido así, aunque con el cinturón reglamentario con la pistola. La policía incluso ha trasladado a los detenidos en coches de obras biplaza cargados con ladrillos porque estaban averiados los suyos. Este curso han ido a pie en desplazamientos de 4 kilómetros, para dar la entrada a los niños en los colegios. Tampoco tienen walkie talkies que funcionen. El alcalde, cuenta Enrique Valle, hace tres meses les dijo "que tenía un amigo técnico" pero le están esperando. Usan sus teléfonos móviles propios y subsisten "gracias al WhatsApp ese que hay".

Los funcionarios hacen huelga todos los jueves de 9 a 10 de la mañana. Escribieron al Defensor del Pueblo Andaluz que les contestó algo así como que es lo que hay, que el Ayuntamiento está mal. Como dijo el genial José Sazatornil, esta España de hoy es "un sin Dios". Pues eso: "Amanece que no es poco".

Acceda a los 28 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular