El Ibex se hunde y la prima se dispara

Draghi empuja a España a pedir el rescate

El efecto benéfico de su anterior mensaje se ha diluido en minutos. Actuará, pero sólo si los gobiernos lo piden.

Libre Mercado

Hace una semana, unas pocas palabras de Mario Draghi, el presidente del Banco Central Europeo, hundieron más de 50 puntos la prima de riesgo y dispararon al Ibex 35 un 6% en la que se convirtió en la mayor subida en dos años. El italiano, tras semanas de zozobra en los mercados, consiguió conjurar la tensión con unas pocas palabras: "Haré todo lo necesario para preservar el euro".

Este jueves, tras la reunión del Banco Central Europeo en la que se debía concretar el mensaje de Draghi, la situación cambió radicalmente: el Ibex se anotó su segundo mayor recorte del año tras desplomarse un 5,16%, hasta retroceder a los 6.373 puntos. Mientras, la prima de riesgo española llegaba a tocar los 600 puntos básicos al cierre del mercado.

La situación se fraguó en unos pocos minutos. A las 15:00 horas, cuando Draghi comenzaba su discurso, los mercados se las prometían felices. Desde la mañana, los principales índices del Viejo Continente cotizaban en verde, algunos con subidas importantes, superiores al 1%. En el caso del Ibex, sobrepasaba los 6.800 puntos con incrementos que rozaban el 2%.

Draghi anunció en un primer momento que su organismo estaba dispuesto a tomar "medidas no estándar" en las próximas semanas en apoyo de la moneda única. Hasta aquí todo iba bien, puesto que se interpretaban sus palabras como una continuación de lo que anunció en Londres hace unos días.

Pero las dudas en los mercados comenzaron cuando Draghi comenzó a dar detalles. Primero desveló que no estaba de acuerdo con la propuesta de Francia e Italia de conceder una licencia bancaria al fondo de rescate, para que pueda financiarse directamente en el BCE. Luego, llegó al turno a hablar de esas "medidas no estándar": el italiano aseguró que deberían ser los gobiernos los que pidiesen la ayuda de los fondos de rescate y que este respaldo estaría ligado a una "estricta y eficiente" condicionalidad.

Es decir, que tendrá que haber un rescate (o algo muy parecido) para que los países del sur de Europa puedan financiarse. Y sólo en el caso de que se produzca esta petición, el BCE retomará sus programas de compra de deuda. En realidad, esto no supone ninguna novedad respecto a la situación precedente y, en gran parte por eso, los mercados reaccionaron con fuertes caídas, que acababan con las ganancias de los últimos días.

Draghi decía que "el BCE no puede reemplazar a los Gobiernos". En este sentido, alabó las reformas y medidas tomadas por España, pero al mismo tiempo dejó claro que "es trabajo de los Estados el pedir la intervención" si quieren la ayuda de los organismos europeos.

Castigo a los bancos

Las consecuencias fueron inmediatas: el Ibex se hundió, con los bancos cotizados focalizando el castigo de los inversores. BBVA y Santander perdiendo más de un 6%. Popular se dejó un 7,91% y Sabadell perdió un 7,53%. Eso sí, Bankia logró desmarcarse y lideró los avances con una subida del 4,70%.

Los mayores recortes los protagonizaron los títulos de Sacyr, que se desplomó un 8,96%, Arcelormittal (-8,90%) y FCC (-8,64%). Sólo cinco valores han logrado mantenerse en verde pese al desplome: Bankia, BME, Acerinox, Enagas y Endesa.

Mientras, el resto de bolsas europeas cedieron un 2% de media. La Bolsa de Milán ha caído un 4,64%. En París, el Cac40 se dejó un 2,68%, el Dax alemán un 2,2% y el FTSE de Londres por su parte se dejó un 0,88%.

La prima, rozando los 600 puntos

La falta de concreción de Draghi también se notó en la deuda. Sus palabras llevaron a la rentabilidad del bono español a 10 años a superar nuevamente la barrera psicológica del 7% (se situó a cierre de mercado en el 7,16%) mientras que la prima de riesgo se disparaba hasta rozar los 600 puntos básicos.

La prima de riesgo, es decir, la diferencia entre la rentabilidad que ofrecen los bonos españoles a diez años con respecto a sus homólogos alemanes cerró en los 593,8 puntos. A las 15 horas, antes de la comparecencia del italiano, se situaba en los 519. Una subida de casi ochenta puntos básicos en sólo tres horas.

Acceda a los 40 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular