Ron Paul consigue su objetivo

La pesadilla de Bernanke: acabar con el secretismo de la FED

El Congreso de EEUU aprobó el pasado julio la propuesta de Ron Paul para auditar su banco central, la todopoderosa FED que preside Ben Bernanke.

El congresista republicano Ron Paul | Archivo
Toni Mascaró

La Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobó el miércoles 25 de julio la propuesta del congresista republicano por Texas, Ron Paul, de auditar el Sistema de la Reserva Federal, por una mayoría de 327 votos a 98.

La ley, cuyo nombre oficial es Ley de Transparencia de la Reserva Federal, H.R. 459, eliminaría las trabas para auditar el banco central norteamericano y daría transparencia a las transacciones de éste con otros bancos centrales del mundo, así como las operaciones de mercado abierto.

Desde que el veterano político fue elegido por primera vez en 1976, no ha cesado en su empeño por conseguir que el banco central sea más transparente. "No comprendo cómo se podría estar en contra de la transparencia y a favor del secretismo," aseguró Paul. "Especialmente, cuando el secretismo es para proteger a individuos que negocian en billones de dólares; y esos billones de dólares rescatan financieramente a los ricos, a los bancos y a las grandes empresas".

La aplastante mayoría que ha cosechado Ron Paul muestra hasta qué punto sus puntos de vista liberales han dejado de ser una anecdótica excepción. Aunque el congresista lleva décadas criticando la existencia misma del banco central, ha sido con los recientes problemas económicos que su discurso ha empezado a calar entre el público.

Sólo durante el año pasado se confirmó que la Reserva Federal gana más que Apple y Exxon juntos, que no le queda oro, y que prestó billones a entidades de todo el mundo, incluido Gadafi, en vez de velar por los intereses patrios. Un terreno abonado para la campaña de auditar la Fed, que Ron Paul inició para su campaña presidencial de 2008.

Esta iniciativa legislativa ha llamado la atención, además, por el hecho de que Ron Paul la haya abanderado. No sólo no suele dedicarse a redactar propuestas legales, sino que en la Colina del Capitolio se le conoce como "Dr. No" por su histórica consistencia en votar siempre en contra de aumentar el poder del estado frente al ciudadano. En este sentido, Paul bromeó diciendo que, con esto, se había convertido en uno de ellos y que esto significaba que era hora de irse del Capitolio.

Sin embargo, la verdad es que Paul ha batallado por esta ley durante décadas. Ya presentó al Congreso su primera propuesta legislativa para auditar la Fed en 1983. En 2009, presentó en la Cámara de Representantes la Ley de Transparencia de la Reserva Federal de 2009, H.R. 1207, que proponía reformar y auditar la Fed antes de diciembre de 2010. Esta ley ya pretendía "reformar la manera en que la Junta de gobernadores del Sistema de la Reserva Federal es auditada por el Auditor General de los Estados Unidos y la manera en que se informa de tales auditorías".

Esa ley pretendía asegurar, además, que el Congreso tuviese acceso a los informes de esas auditorías, puesto que hasta la fecha la Fed se sometía anualmente a una auditoría externa. Pero, según Ron Paul, esa auditoría no prestaba ninguna atención a "las actividades más cruciales". Por este motivo, la ley de 2009 pretendía que el alcance de las auditorías incluyese la "ventanilla de descuento", las operaciones de mercado abierto y las operaciones con bancos extranjeros.

Ese mismo año, el Comité de Servicios Financieros del Congreso aprobó por 43 a 26 votos la Ley de Mejora de la Estabilidad Financiera (H.R. 3996), que incluía numerosos aspectos de la H.R. 1207, entre ellos, la eliminación de las trabas para que la Oficina Presupuestaria del Congreso GAO pudiese auditar la Reserva Federal en materia de diversas políticas y acuerdos con entidades extranjeras. Esta ley se combinó con otras para refundarse en la Ley de Reforma de Wall Street y Protección del Consumidor de 2009. Ron Paul consideró que la ley había quedado tan desvirtuada que acabó votando en contra.

Los 327 votos a favor no los aportaron sólo los republicanos del Tea Party. Casi la mitad de los congresistas demócratas, 89 de 191, se unieron a los 238 republicanos para respaldar esta ley en la Cámara Baja.

En este sentido, el congresista demócrata Dennis J. Kucinich consideró que la "Fed quiere evitarse una auditoría completa". Según este demócrata de Ohio, la Fed "quiere que sus deliberaciones monetarias sean privadas. Entonces, usan ese escudo de privacidad para esconder las irregularidades y que no las vean los reguladores y el Congreso, exponiendo así a los inversores y a los consumidores a pérdidas masivas".

Pero a la ley le queda todavía ser aprobada en la Cámara Alta y allí los demócratas tienen mayoría. Y destacados miembros del Partido Demócrata se están posicionando muy en contra. "La ley aumenta la probabilidad de que la Fed tome decisiones en función de consideraciones políticas en vez de económicas, y ésa no es la receta para una política monetaria seria", aseguró el líder de los demócratas en la Cámara de Representantes, Steny Hoyer. En términos similares se había expresado antes el jefe de la Fed, Ben Bernanke, que habló de "escenario de pesadilla".

Ron Paul se preguntó al respecto lo siguiente: "¿Decir que deberíamos tener secretismo y decir que la transparencia es algo político?" Según él, "es muy político cuando tienes una Reserva Federal que puede rescatar a una empresa y no a otra. Eso es bastante político".­­

Acceda a los 7 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular