Servicios, industria y construcción

Los motores de la economía española siguen 'gripados'

Los últimos datos no indican cambio alguno en la tendencia contractiva del PIB. Los grandes sectores productivos caen a tasas próximas al 8%.

Juan Carlos Barba

Esta segunda fase de la crisis, si bien no tan intensa en sus tasas de caída como la primera (2008-2009), está mostrando una gran virulencia (casi 900.000 ocupados menos en un año) y no muestra indicios de ningún tipo de estar suavizándose.

El indicador de actividad del sector servicios (IASS) cayó un 5% en junio, una tasa ligeramente mejor que la de los dos meses anteriores, pero aun así muy negativa, máxime teniendo en cuenta que no está deflactada. Si deflactamos el dato, el indicador habría caído casi un 7%, una contracción enorme teniendo en cuenta que este indicador recoge datos de aproximadamente la mitad de la economía del país.

El promedio de caída del indicador deflactado en el segundo trimestre se aproxima al 8%. En estos momentos el sector servicios se desploma un 22% a precios corrientes respecto a 2007 y nada menos que un 29,5% si deflactamos el índice con el IPC. En el primer gráfico se puede apreciar cómo el índice sigue cayendo en estos momentos a ritmos sumamente fuertes.

La industria tampoco da tregua, y su índice de cifra de negocios cae un 5,4% en junio sin deflactar, lo que nos lleva a tasas cercanas al 8% una vez deflactado. Es su peor dato desde noviembre de 2009. En el gráfico podemos observar la evolución del índice en tasas de variación interanual y hasta qué punto ha cambiado el panorama del sector en muy pocos meses. En estos momentos la facturación se hunde un 21,2% respecto a máximos de 2007, lo que supone una caída muy similar a la de los servicios.

La construcción sufre en mayo -último dato publicado- un auténtico batacazo, ya que su índice de producción se hunde hasta la peor cifra de la serie histórica (35,5), siendo el descenso interanual del 24,8%. La caída respecto al mejor mayo (2006) es del 63,9%. Esto se explica, básicamente, por el desplome en la licitación de obra pública.

De momento, de los grandes sectores de la economía, todos están en fuerte contracción. La industria ha empeorado notablemente respecto al primer trimestre (-2,6% en la tasa de caída), los servicios todavía más (-3,9% a pesar del buen comportamiento del turismo) y la construcción ha pasado del -7,3% al -19,4% a falta de los datos de junio.

En estas condiciones, y teniendo en cuenta que estos tres sectores abarcan la gran mayoría de la actividad económica, sorprenden los datos adelantados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) respecto al PIB del segundo trimestre (-0,4% frente al -0,3 en el primero, y un -1% interanual), cuando los indicadores aparentemente muestran una caída de la producción cercana al 8% para el conjunto de los sectores de mercado y, además, según el Gobierno, el gasto público también se está reduciendo con fuerza.

Acceda a los 9 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular