Una inversión de 4.700 millones

Cataluña desafía a Eurovegas con otro macroproyecto turístico

El proyecto es la alternativa del Gobierno catalán a Eurovegas, el macrocomplejo de ocio que la Generalidad ya da por perdido.

lm/Agencias

El gobierno catalán ha anunciado hoy que su alternativa a Eurovegas se llamará "Barcelona World", un proyecto turístico con una inversión de unos 4.740 millones de euros para construir seis complejos turísticos "temáticos" con casinos, hoteles y centros de convenciones, junto al parque Port Aventura.

El inversor que está detrás del proyecto es el grupo Veremonte, cuyo accionista principal es el empresario valenciano Enrique Bañuelos, que pretende tener listo a finales de 2016 el "centro de ocio más grande de Europa" y uno de los principales del mundo.

Los responsables del proyecto calculan que el macrocomplejo creará 20.000 puestos de trabajo directos y otros tantos indirectos, y esperan unos 10 millones de visitantes anuales.

Este macrocomplejo se ubicará entre los municipios de Vilaseca y Salou, junto al parque de atracciones Port Aventura, impulsado en sus inicios también por la Generalidad.

De hecho, Barcelona World ocupará más de 600 hectáreas de esa zona -que se sumarán a las 200 de Port Aventura- y tendrá 1,5 millones de metros cuadrados construidos, una operación que es posible gracias a que La Caixa, propietario de los terrenos, ha llegado a un acuerdo con este inversor.

La idea de los promotores es aprovechar el tirón de Port Aventura para construir en su entorno seis complejos turísticos "tematizados" que recrearán seis áreas geográficas del mundo: Europa, Estados Unidos, China, Brasil, Rusia e India.

El proyecto prevé seis hoteles con unas 12.000 habitaciones en total -2.000 habitaciones en cada uno-, pero también restaurantes, seis casinos y zonas de ocio, compras y para la práctica deportiva.

El gobierno catalán, que desde hace unos días asumía que Eurovegas iría a la Comunidad de Madrid, ni siquiera ha esperado al anuncio oficial de Las Vegas Sands para dar la réplica a Madrid.

A primera hora de la mañana, el presidente de la Generalidad, Artur Mas, y los consellers implicados en la negociación de Eurovegas -Andreu Mas-Colell, Francesc Xavier Mena y Lluís Recoder- se han reunido en el Palacio de la Generalidad con el presidente de CaixaBank, Isidre Fainé, con el empresario Enrique Bañuelos y con el resto de actores implicados en el proyecto.

Sin embargo, Mas ha dejado luego en manos de estos tres consellers la explicación del proyecto y de por qué se ha presentado precisamente ahora, cuando se espera un inminente anuncio de Las Vegas Sands sobre la ubicación de Eurovegas en Madrid.

El conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, ha asegurado que la oferta a Sheldon Adelson caducó a finales de agosto y era "incompatible" con éste proyecto, porque la multinacional norteamericana exigía congelar las licencias de juego, e incluso el conseller de Empresa y Empleo, Francesc Xavier Mena, ha puesto en duda que Eurovegas se llegue a construir.

El inversor del proyecto es el grupo Veremonte, cuyo principal accionista es el empresario valenciano Enrique Bañuelos un empresario con un papel destacado durante los años de la burbuja inmobiliaria que estuvo al frente de la inmobiliaria Astroc.

El consejero delegado de Veremonte, Xavier Adserá, ha precisado que ya disponen de un 20 % del capital necesario para tirar adelante el proyecto y que el resto provendrá de recursos propios captados entre otros inversores implicados en el proyecto, como hoteleros.

Luis Rullán, consejero delegado de Mediterranean Beach and Golf, ha precisado que el papel de La Caixa se centra en la venta de los terrenos.

Lo más popular