Tras la ampliación de capital

Sacyr diluye al 9,73% su participación en Repsol

La compañía ha visto diluida desde el 10,01% hasta el 9,729% su participación en Repsol tras la ampliación de capital que ha realizado la petrolera.

Lm/agencias

Sacyr ha visto diluida desde el 10,01% hasta el 9,729% su participación en Repsol como consecuencia de la ampliación de capital que ha realizado la petrolera para atender al pago del 'script dividend', por el que ofreció a sus socios la posibilidad de cobrar el dividendo complementario en efectivo o en acciones.

El grupo de construcción y servicios optó por percibir este dividendo en efectivo, con lo que mantiene el mismo número de acciones de Repsol, mientras que el total de títulos que integran el capital de la petrolera ha aumentado.

En concreto, la compañía que preside Manuel Manrique cuenta con 122,20 millones de acciones de Repsol del total de 1.256,17 millones de acciones que suman el capital de esta empresa tras la ampliación que realizó en el marco de su 'script dividend'.

En consecuencia, el porcentaje de acciones de Repsol en manos de Sacyr, y su correspondiente porcentaje de derechos de voto, ha perdido la cota del 10% y se ha situado en el 9,729%, según consta en los registros de Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Sacyr redujo desde el 20% hasta el 10% que mantenía hasta ahora su participación en Repsol en diciembre de 2011, cuando en el marco de la refinanciación de la deuda asociada a esta inversión vendió un 10% de la petrolera a la propia compañía.

Posteriormente, este pasado verano, la constructora optó por cobrar en efectivo el importe de unos 70 millones de euros que le corresponde del dividendo complementario abonado por Repsol. La compañía que preside Manrique destina los dividendos de la petrolera a atender el servicio de la deuda asociada a su participación en la empresa.

El pasado mes de junio, en su primera rueda de prensa como presidente de Sacyr, Manrique aseguró que actualmente la constructora es un "socio leal" de esta empresa, "que mantiene un trato de normalidad con el equipo gestor, apoya los planes de desarrollo de su consejo y es optimista sobre su futuro".

No obstante, apuntó que ante cualquier eventual y futuro planteamiento sobre la participación en Repsol "siempre primaría el fortalecimiento del balance" de Sacyr. Manrique indicó al respecto que la reducción de deuda constituye uno de los pilares, una "obsesión", de la nueva estrategia "clara y sencilla" que ha emprendido Sacyr.

Lo más popular