Según los datos de la EPA

La formación es el mejor antídoto contra el paro

Los universitarios son los que menos están sufriendo la pérdida de empleo durante la crisis. Los menos formados sufren mayor inestabilidad laboral.

La Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre arrojó una aumento de 85.000 parados respecto al trimestre previo, hasta roza los 5,8 millones de personas, lo cual equivale e una tasa de desempleo del 25,02%. Asimismo, el número de ocupados bajó en 96.900 personas, hasta algo más de 17,3 millones. Sin embargo, el informe elaborado por el Instituto Nacional de Estadística aporta detalles adicionales sobre la situación laboral de los españoles y su evolución durante la crisis.

El Observatorio Laboral de la Crisis de octubre elaborado por Fedea analiza, precisamente, estas estadísticas para identificar los factores que determinan la mayor o menor probabilidad de perder un empleo, entre las que destacan el nivel de educación y el tipo de contrato laboral.

La educación y el tipo de contrato, claves

Así, según este análisis, la educación sí parece ejercer de factor "protector" del empleo. La probabilidad de perder el empleo un individuo con estudios primarios es un 84% mayor que la de una persona con estudios universitarios. Los datos del tercer trimestre muestran, nuevamente, cómo los individuos con poca formación son, sin duda, los que se enfrentan a una mayor inestabilidad laboral y soportan "un riesgo de pérdida mayor que el resto".

Por el contrario, los que tienen estudios universitarios son, "trimestre tras trimestre, los que menos están sufriendo la pérdida de empleo", si bien los porcentajes de pérdida de este colectivo más cualificado van aumentando con el tiempo, advierten los expertos de Fedea. Esto último indica que la crisis, en mayor o menor medida, va afectando a todos los colectivos, aunque las diferencias entre los mismos son notables.

Otro factor clave para la estabilidad laboral es el tipo de contrato, ya que los trabajadores temporales tienen cuatro veces más probabilidades de perder su empleo que los indefinidos. De cada 100 trabajadores ocupados en el segundo trimestre de 2012 anterior con un contrato temporal, 18 perdieron su trabajo en el tercero por casi 2 de cada 100 con contrato indefinido.

"Los trabajadores con contrato temporal continúan siendo las grandes víctimas de esta crisis", alerta el informe. Las diferencias entre unos y otros son "alarmantes", y es consecuencia de "la dualidad laboral que sufre nuestra economía". Des pedir a un indefinido es mucho más costoso para la empresa que a un empleado temporal.

Por sector de actividad, la construcción sigue siendo el de mayor inestabilidad laboral. "Aquéllos que trabajan en la construcción se enfrentan a un riesgo de perder su empleo 2,4 veces mayor que el que trabaja en Industria, Agricultura o Servicios". Y ello, pese a los casi cinco años de crisis inmobiliaria, lo cual hace pensar que "la Construcción no parece haber tocado fondo", según los expertos. Pese a ello, también "preocupa seriamente" que ni el sector servicios ni la industria parezcan mostrar signos de recuperación aunque fueran leves, sino más bien todo lo contrario", alertan.

Por el contrario, "la edad no es en sí misma un factor que determine una mayor o menor probabilidad de perder un empleo", añade. Es cierto que los menores de 25 años se enfrentan a tasas de pérdida de empleo muy superiores al resto, pero "este hecho no se debe a su edad sino, fundamentalmente, a que tiene contratos más precarios".

Los datos también revelan que la nacionalidad tampoco es relevante. Cuando se comparan trabajadores que tienen no sólo las mismas características personales sino también el mismo tipo de empleo (contrato y sector de actividad), las diferencias entre "la probabilidad de pérdida de empleo de un trabajador nativo y otro inmigrante desaparecen", concluyen.

Probabilidad de encontrar empleo

El informe también analiza los factores que determinan, en mayor o menor medida, la posibilidad de reincorporarse al mercado laboral, es decir, de acceder a un puesto de trabajo desde el desempleo. Una vez más, los datos de la EPA del tercer trimestre reflejan que el nivel educativo también parece ayudar a encontrar un empleo. Los estudios universitarios o de secundaria favorecen el acceso a un empleo en comparación con los de primaria o sin estudios.

Sin embargo, el "factor clave" en este ámbito es la duración del desempleo. Según el estudio, "la probabilidad de acceso al empleo decrece de modo muy sustancial a medida que la duración del desempleo se incrementa". Sin ir más lejos, con datos del tercer trimestre, las personas que llevan en paro menos de un mes cuentan con una probabilidad de encontrar trabajo seis veces mayor que las llevan más de un año en el paro; de cada 100 desempleados cuya duración es menor a 3 meses, casi el 59% encontró trabajo en el tercer trimestre: por el contrario, sólo 12 de cada 100 parados de larga duración regresaron al mercado laboral.

Fedea destaca, además, que el cobro del subsidio de desempleo supone un "freno" para salir del paro y volver a trabajar. En concreto, el trabajador que no lo cobra tiene el doble de probabilidades de abandonar el paro y encontrar trabajo frente a otro de similares características que sí lo percibe. "Este resultado permite ofrecer otra lección: es preciso que el cobro del subsidio NO desincentive la búsqueda de empleo por parte de los desempleados, y para ello es aconsejable algún sistema de cobro por prestaciones que decrezca con más intensidad a medida que el tiempo que el individuo lleva cobrando subsidio crece", concluye el informe.

Lo más popular