Defiende su "rigor" tras el informe

El Banco de España prepara cambios para mejorar la supervisión de las entidades

La entidad dice que el informe de los inspectores no plantea "posibles irregularidades". No obstante, apunta que habrá mejoras.

Relacionado
Publicidad
lm/agencias

El Banco de España ha criticado este martes la "vaguedad" del informe de los inspectores de la entidad divulgado en los últimos días, ya que no plantea "posibles irregularidades" sobre "actuaciones supervisoras concretas" que haya llevado a cabo este órgano. En un comunicado, la comisión ejecutiva del Banco de España ha defendido "el rigor, independencia y calidad técnica" con la que siempre ha desarrollado su tarea supervisora.

El máximo órgano supervisor bancario ha salido así al paso de la información publicada por el diario El País en la que se hacía eco de un informe de la Asociación de Inspectores del Banco de España que cuestionaba su labor. En concreto, los inspectores denunciaban un "excesivo nivel de filtros" entre el informe de la inspección y la toma de decisiones de la comisión ejecutiva del Banco de España, que podía llevar a que se perdieran sus conclusiones.

La comisión ejecutiva ha lamentado "profundamente" la difusión del contenido del informe de los inspectores y al mismo tiempo ha manifestado su disposición a colaborar con la justicia respecto a la persecución de "posibles conductas delictivas" en el ámbito de sus competencias.

En el comunicado, el Banco explica que el documento de los inspectores se realizó de cara a la preparación interna de un informe que tiene como objetivo "identificar carencias y formular propuestas de reforma" sobre los procedimientos supervisores, y que está siendo analizado por la propia entidad y por las autoridades europeas.

Entre las propuestas de mejora que se incluyen figura que en el informe de supervisión de la comisión ejecutiva se incluya un apartado con la "posible discrepancia" que pueda darse respecto a las observaciones formuladas por los inspectores. Otras recomendaciones son establecer "un marco estandarizado" para la adaptación de medidas supervisoras en función del perfil de riesgo de las entidades de crédito y un seguimiento "in situ" de las entidades consideradas relevantes.

Una vez efectuado ese seguimiento, el documento propone que el equipo inspector entregue a la entidad inspeccionada un resumen de sus conclusiones con el fin de que "las acciones de corrección se acometan sin demora".