'Es la Noche de César'

Recarte responde: "Los JJOO son una apuesta que uno no puede hacer si está endeudado"

Como cada semana, el consejero de LD ha respondido a las dudas de los oyentes de Es la Noche de César.

LIBRE MERCADO

Alberto Recarte ha vuelto este jueves a su cita semanal con los seguidores de Es la Noche de César. El economista y consejero de Libertad Digital ha respondido a las dudas sobre la situación económica que le han planteado los oyentes de esRadio.

- Buenas noches, estoy en desacuerdo con la postura del señor Recarte, que es partidario de la reciente disposición del Gobierno de limitar los intereses por los depósitos bancarios. ¿Hay alternativas prudentes y con liquidez a los depósitos bancarios?

- No es una iniciativa del Gobierno, sino del Banco de España, en cuanto garante del cumplimiento de los criterios de solvencia de Basilea II. El Banco de España no tiene más remedio que asegurarse de que no se sufren problemas de solvencia en ninguno de los bancos del sistema financiero español. Basilea II obliga a los bancos centrales a vigilar estrictamente que no se producen situaciones en las que los bancos puedan perder dinero por remunerar excesivamente los depósitos.

¿Por qué se puede producir esta situación? Porque en definitiva se sabía que ningún banco quebraba y quienes siempre eran rescatados, de una manera u otra, eran los depositantes. Los depositantes tienen una doble garantía: la del banco y la del país en la que tienen invertido el dinero. Por lo tanto, permitir que los bancos comiencen una lucha entre ellos, en un mercado reducido y con poca competencia, es asegurarse de que el más audaz puede ganar tamaño, pero si paga demasiado por el ahorro, también puede entrar en crisis.

Tampoco es que se hayan limitado estrictamente los tipos de interés que pueden pagar los bancos. Se hace descansar la aplicación de esos criterios para asegurar la solvencia de los bancos en el buen juicio del banco central. A lo que esta norma obliga es a que ninguna entidad preste más allá del 15% de los depósitos más allá del 1,75% a un año (2,25% a dos años y 2,75% a tres años). Si supera esa cifra, le puede obligar a hacer una aportación para aumentar su capital. Cada banco tiene libertad, pero se dice: ‘Si usted utiliza una política de riesgo para crecer, le obligo a incrementar su capital para hacer frente a sus pérdidas’. Y creo que es adecuado.

Lo que estábamos viviendo en España era que los depósitos se estaban pagando más que la deuda senior o la subordinada. Hay una norma que dice que tiene que haber una relación entre el conjunto de créditos y los depósitos. Como en España todos los bancos han dado muchos créditos, tienen pocos depósitos en relación con estos créditos, por eso se preocupan de atraer depósitos, para mantener esa ratio.

- ¿Qué opina del modelo de financiación singular para Cataluña propuesto por Sánchez-Camacho?

- En este momento sería en la práctica imposible. A Cataluña se le ofreció cuando hizo su primer estatuto, un regimen fiscal similar al del País Vasco. Jordi Pujol no quiso porque recaudar impuestos tiene mala imagen y rechazó esa oferta. Me gustaría ver las cifras de ingresos y gastos de las autonomías: lo que vamos a ver es que quien más ha ingresado en 2012, años luz de las demás, es Andalucía, luego Cataluña y Madrid. Con una paradoja, porque en Andalucía trabajan 36 personas de cada 100 en edad de trabajar, en Cataluña 51 y en Madrid 56. ¿Qué está pasando? Creo que el sistema fiscal de reparto de las cargas está mal hecho y lo soportan excesivamente Madrid y Cataluña. Eso de una manera o de otra hay que reconocerlo. Hay algo que estamos haciendo mal en el reparto de los ingresos y es un tema que tenemos que abordar.

- ¿Cuál es el sistema de financiación autonómica ideal para España?

- Yo he defendido una especie de sistema federal, que consiste en mantener el sistema autonómico con menos competencias. Que cada autonomía recaude sus impuestos y tenga los impuestos que quiera y explique a sus ciudadanos lo que van a tener que pagar para tener esos servicios. La sanidad y parte de la educación (hasta la universidad) deben ser competencia del Estado. El resto de las competencias sí les corresponderían a las autonomías. Y ellos tendrían que financiarse ellos sólos y no tendría que haber transferencias, más que mínimas, entre el Estado y las autonomías. No debería haber estas transferencias porque se crean conflictos que aunque tengan que ver con el nacionalismo, resulta que hay un porcentaje que puede ser muy elevado que tiene que ver con auténticos apuros fiscales.

- ¿Hace bien Rajoy en pedirle un plan de estímulo a Alemania?

- Eso se pide de cara a la galería. A Alemania el sistema actual le va bien, ¿por qué lo va a modificar? ¿Para qué necesita un plan de estímulo?

- ¿A medio plazo, qué economía saldrá más fortalecida: la de la Eurozona o la de EEUU?

- No se puede hablar de la Eurozona como una unidad porque no lo es. En el euro, ahora mismo, se están creando burbujas en todos los países del norte, con los tipos de interés tan bajos que hay. Si esta situación se mantiene, ellos tendrán una burbuja y el sur, que habrá hecho su ajuste, crecerá más. Nunca va a haber una unidad en la Eurozona. Por eso no es comparable con EEUU: este país tiene un futuro muy brillante por una razón: no va a tener que importar energía del resto del mundo en 10-15 años. Se van a retirar de Oriente Medio y van a volver a una especie de aislamiento. Se van a tener que preocupar mucho menos de dónde obtienen las materias primas y la energía.

- El Wall Street Journal insistía recientemente en que Francia será el gran riesgo para la Eurozona. Hace muchos años que vengo oyendo previsiones negativas sobre Francia, pero nunca se han cumplido. ¿Por qué?

- Es un proceso de acumulación. Hoy por hoy, España en muchos bienes y servicios es más competitiva que Francia. Este país tiene un déficit que probablemente el año pasado cerró cerca del 6%, aunque los tipos de interés que paga son bajísimos. Y no ha sido capaz de aprobar reformas sustanciales. No es capaz de hacerlo por la mezcla de la fuerza sindical y la falta de capacidad de los partidos políticos, y eso va a hacer que esa deuda pública crezca todavía más. Pero si alguna vez tienen que pagar tipos de interés como los que estamos pagando nosotros, a la clase política francesa se le plantea un problema político de primer orden, porque no están acostumbrados a hacer esfuerzos.

- ¿Cuántos empleados públicos sobran ahora mismo?

- No lo sé. Los empleados y los servicios públicos que puede tener un estado son los que sea capaz de pagar con los impuestos que sea razonable obtener de la actividad privada. En este momento, es posible que sobren en torno a los 300.000 empleados públicos.

- ¿Conviene económicamente que organicemos los Juegos Olímpicos en Madrid?

- Creo que no. No tiene nada que ver la situación de España con la del año 92. Entonces, teníamos una moneda nacional que después devaluamos cuatro veces. Los gastos de la Olimpiada junto con los de la Expo son en parte responsables de la crisis de ese año. No me fío de que ninguna administración, ni el Ayuntamiento de Madrid, sea capaz de controlar esas inversiones, que dicen que van a ser muy reducidas. Es un tema de prudencia. Estamos muy endeudados, también el Ayuntamiento. La subida de tasas ha sido enorme. Es una apuesta que uno puede hacer si no está endeudado. Cuando uno está tan endeudado como Madrid, la Comunidad y la propia España, no es conveniente hacer ese tipo de apuestas.

Lo más popular