Por el escaso interés

El FROB suspende el proceso de venta de Catalunya Banc

La entidad catalana ha recibido un total de 9.084 millones de euros procedentes de la ayuda a la banca liberada por Bruselas.

LM/Agencias

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ha decidido suspender el proceso de venta de Catalunya Banc, informó el organismo dependiente del Banco de España.

De esta manera, el FROB tendrá ahora un horizonte no superior a los cinco años a contar desde la fecha de suscripción de las acciones de la entidad para proceder a su desinversión.

En el caso concreto, de Catalunya Banc, el plan de resolución de la entidad, aprobado por la Comisión Europea, establece que los trámites para la venta debería comenzar a finales de julio de 2015 y que un acuerdo de venta debería firmarse antes de que finalice 2016.

Así, el FROB indicó que tiene un plazo "dilatado y suficiente" para buscar para Catalunya Banc "la mejor opción que permita minimizar el coste para el contribuyente y, con ese objetivo, adoptará las medidas que, en cada momento, se consideren oportunas".

El organismo dependiente del Banco de España señaló que la entidad, que fue recapitalizada el pasado mes de diciembre, "mantiene unos niveles holgados de solvencia y dispone de un plan de negocio que le permite operar con absoluta normalidad con sus depositantes y clientes".

El plazo para la presentación de ofertas no vinculantes para la adquisición de Catalunya Banc concluía este lunes, después de haberse ampliado la pasada semana.

Escaso interés 

Sin embargo, el escaso interés de la banca por Catalunya Banc habría llevado a dejar desierta la subasta de la entidad, informaron a Europa Press en fuentes conocedoras del proceso.

Las entidades interesadas habrían insistido en solicitar algún tipo de ayuda para integrar a Catalunya Banc ante la ausencia de un Esquema de Protección de Activos (EPA), un mecanismo que sí que se utilizó en las anteriores subastas, aunque el Gobierno se ha negado en esta ocasión.

La entidad catalana ha recibido un total de 9.084 millones de euros procedentes de la ayuda a la banca liberada por Bruselas, además del traspaso de activos a la Sareb.