Menú

Niall Ferguson desmonta a Paul Krugman

El célebre historiador británico desenmascara al famoso Nobel de Economía sacando a la luz sus numerosas y graves predicciones fallidas.

7
Paul Krugman y Niall Ferguson. | Archivo/Wikipedia

A través de una colección de polémicos artículos, el célebre historiador británico Niall Ferguson se ha propuesto "desenmascarar" al Premio Nobel de Economía Paul Krugman. El Profesor de Harvard se ha sumergido en la hemeroteca del New York Times para contrastar los escritos de Krugman con la evolución económica de Estados Unidos y el mundo.

Fue Krugman quien encendió la curiosidad de Ferguson cuando afirmó en el mes de junio lo siguiente: "Yo, y quienes piensan como yo, hemos tenido razón en todo lo que hemos advertido". Krugman sugirió a sus detractores, entre los que por supuesto figura Ferguson, a que formen "el club de los que siempre se equivocan". El economista de Princeton también afirmó este mismo año que "al otro lado, una y otra vez, vemos a gente que tiene mala lógica, malos datos, malas analogías históricas…". Más recientemente, las provocaciones han continuado.

Ferguson ha comenzado su respuesta recordando a Krugman que el propio Nobel reconoce haber cometido dos grandes errores: el primero, el de minusvalorar la importancia de las tecnologías de la información en la productividad; el segundo, el de exagerar el peso de los déficits federales de la década pasada, mucho menores que los registrados hoy.

Del primero de estos dos asuntos se habló mucho en su día. Paul Krugman creía que el crecimiento de internet se detendría en 2005. De hecho, anticipaba que su impacto económico no sería superior al del fax. De la segunda cuestión se ha hablado más recientemente, cuando diferentes observadores han hecho ver a Krugman que bajo el Gobierno de George W. Bush parecía mostrar mucha más preocupación por un déficit público mucho menor al presenciado en años recientes, con el demócrata Barack Obama en el poder.

Krugman y el "modelo europeo"

En enero de 2008, justo cuando la Gran Recesión empezaba a desarrollarse con intensidad, Krugman negaba que la crisis fuese a afectar al Viejo Continente. "Europa está de regreso", afirmó entonces, señalando que "la economía europea, en términos absolutos o comparada con la de EEUU, está mejor en 2008 que hace una década". Entre los ingredientes del éxito europeo que destacaba Krugman estaban los impuestos altos, una constante en sus recomendaciones de política fiscal (de hecho, Krugman recomienda a Obama que suba el tipo máximo del Impuesto sobre la Renta al 91%).

La fascinación de Krugman seguía presente en mayo de 2008. "He visto el futuro, y funciona. Está en el corazón de la vieja Europa". ¿A qué se refería Krugman? Curiosamente, su aplauso era para el modelo económico alemán, ya que aquel artículo describía sus impresiones sobre el país teutón tras un viaje de trabajo a Berlín. Uno de los aspectos que subrayaba Krugman en su comentario era el de la importancia de adaptarse a una energía cara (renovables), algo que el "boom" del fracking también parece haber condenado al olvido.

Sin embargo, el optimismo europeo de Krugman se convirtió en catastrofismo apenas medio año después. Llegado diciembre de 2008, tal y como recuerda Ferguson, aquella Europa que "estaba de regreso" pasaba a ser descrita por el Nobel de Economía como "un desastre económico". Krugman era especialmente crítico con la Alemania que antes ensalzaba, ya que exigía a la canciller Merkel "un gran programa pan-europeo de estímulo fiscal".

En marzo de 2009, Krugman señalaba que "los grandes Estados del Bienestar no han causado la crisis europea sino que la han mitigado". Tres meses después, debatiendo con el propio Niall Ferguson, Krugman aseguró que "el sufrimiento humano derivado de la crisis será mayor a este lado del Atlántico, en EEUU". Otra predicción que tampoco parece sostenerse con el paso del tiempo.

La trayectoria errática de Krugman se acentuó en enero de 2010, cuando decidió poner a Europa como ejemplo a seguir: "Europa es lo contrario de lo que opina la derecha. Europa es un éxito económico, y ese éxito muestra que la socialdemocracia funciona. Analizando las cosas a largo plazo […] la economía europea es tan dinámica como la de EEUU". Sin embargo, en marzo de 2013, Krugman afirmó que él fue "uno de los pocos comentaristas que predijo la llegada de un desastre económico a Europa". En palabras de Ferguson, "hay que tener poca vergüenza" para afirmar algo así.

¿Ruptura de la Eurozona?

Según Niall Ferguson, "entre abril de 2010 y julio de 2012, Krugman escribió al menos en una docena de ocasiones que la ruptura del euro podría ser inminente". Aquí encontramos algunas referencias:

Cierto es que en mayo de 2012, Krugman advirtió a los lectores del Washington Post que su visión del euro depende de su estado de ánimo, pero el Nobel de Economía también añadió que "como materia económica, es un proyecto acabado". Refiriéndose a la crisis griega, Krugman hizo declaraciones similares en medios belgas (De Tijd) y alemanes (Der Spiegel), así como en Radio Free Europe.

Poco después, Krugman visitó la Inglaterra de Ferguson y mantuvo su apuesta, como pudieron comprobar los lectores del Financial Times e Independent o los espectadores de la BBC. Éstos últimos escucharon a Krugman afirmar que Grecia no tenía más alternativa que abandonar el euro. El columnista del New York Times creía que el fin de la moneda única ocurriría en julio de 2012, tras las elecciones generales.

Niall Ferguson, por su parte, se ha jactado de que él sí mantuvo una posición de escepticismo ante el euro. Por otro lado, el historiador británico ha afeado a Krugman que argumente que sus predicciones fueron equivocadas porque sus modelos económicos no pudieron predecir las acciones del Banco Central Europeo. "¡Qué magníficos modelos los de Krugman! Predicen todo sobre la unión monetaria menos las acciones monetarias", señaló irónico Ferguson en su crítica al economista estadounidense. Y es que, cabe señalar que Krugman se ha jactado del éxito de sus modelos de predicción económica en diferentes ocasiones.

"Críticas vitriólicas"

Pero Ferguson no solamente se ha centrado en las predicciones fallidas de Krugman, sino que también ha criticado al Nobel de Economía por sus "comentarios vitriólicos" contra aquellos que no piensan como él. Ferguson pone como ejemplo el artículo en el que Krugman comparó con una cucaracha a Olli Rehn, vicepresidente de la Comisión Europea.

Por último, cabe recordar otros pronunciamientos de Krugman que escaparon al análisis de Ferguson, pero no por ello deben quedarse fuera de estas líneas:

Cabe recordar que en 2012, durante su visita a España, Libre Mercado preguntó al propio Krugman por las reiteras ocasiones en las que animó a la Reserva Federal a inflar una "burbuja inmobiliaria". Su respuesta fue que "estaba bromeando".

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. El drama de Estíbaliz Sanz: de sex symbol a barrendera
    2. El misterio de las cremas de Mercadona que se venden en Amazon mucho más caras
    3. Impactantes confesiones de Ágatha Ruiz de la Prada sobre su divorcio: "Pensé que estaba con una tía"
    4. Todo lo que no sabías de 'Masterchef': ¿cuánto cobran los concursantes?
    5. Ángel Garó presume de palacete en una hilarante entrevista
    0
    comentarios

    Servicios