España tiene escaso atractivo fiscal para las multinacionales

La fiscalidad suponía ya en 2009 un obstáculo para las grandeS empresas extranjeras. Las recientes subidas de impuestos han empeorado la situación.

7
comentarios
Relacionado
DIEGO SÁNCHEZ DE LA CRUZ

Las economistas alemanas Sara Keller y Deborah Schanz han elaborado el primer Índice de Atractivo Fiscal Empresarial. El informe analiza el atractivo fiscal de un centenar de países y jurisdicciones a lo largo del período 2005-2009. Según Keller y Schanz, su trabajo es más completo que otros informes de tributación global porque ofrece "una visión más general e integrada del entorno fiscal de cada país".

Esto se traduce en más de una decena de variables y categorías de estudio:

  • Tipos impositivos (incluye fiscalidad nacional, regional y local).
  • Gravámenes aplicados al reparto de dividendos. Fiscalidad de las rentas del capital.
  • Retenciones aplicadas a la distribución de beneficios.
  • Impuestos a la transferencia de dividendos, intereses o derechos de autor entre jurisdicciones.
  • Reglas de deducciones por pérdidas.
  • Capacidad de agrupar declaraciones por grupo empresarial.
  • Existencia de tratados tributarios bilaterales con otros países.
  • Normativa de capitalización empresarial.
  • Tratamiento de filiales en el exterior.
  • Límites legales y controles contra la elusión o a la evasión fiscal.
  • Impuesto sobre la Renta aplicado a personas de ingresos altos (aunque se aplica sobre las personas físicas, este gravamen influye en decisiones de planificación fiscal debido a los mayores sueldos de los directivos).
  • Normativa tributaria para holdings internacionales.

La evaluación de cada país va de 0 a 1, con 0 representando la peor puntuación posible y 1 simbolizando el mayor atractivo fiscal.

Los regímenes fiscales más atractivos

En el top 10 del ranking figuran varios paraísos fiscales como Bahamas, Bermudas, Islas Caimán e Islas Vírgenes. Eso sí: tres países europeos también consiguen situarse entre los diez regímenes fiscales más atractivos. Se trata de Luxemburgo (puesto 7), Chipre (puesto 9) y Holanda (puesto 10). Además, la isla de Jersey (territorio de la Corona británica) se encarama al número ocho de la tabla. En total, el top 10 incluye valoraciones de entre 0,7 y 0,8.

Entre los puestos 11 y 20, el índice destaca el marco fiscal de otros países europeos como Irlanda (13), Malta (14), Bélgica (16), Austria (17), Estonia (18) y Suiza (19). También en este rango encontramos a otra isla ligada a la Corona británica (Guernsey), así como a Malasia y Singapur (puestos 11 y 12) o las Antillas Holandesas (15). La puntuación obtenida por este grupo de países oscila entre el 0,6 y el 0,7.

España, en el puesto 38

Fuera del top 20, pero entre los 30 regímenes fiscales más atractivos encontramos a Gran Bretaña, Suecia, Uruguay, Noruega, Eslovaquia, Islas Mauricio, Francia, Liechtenstein, Alemania y Paraguay. A continuación, figuran otros países como Letonia o Hong Kong, con España ocupando el puesto 38 (puntuación de 0,49), justo por delante de Montenegro.

La fiscalidad observada entre 2005 y 2009 en España sale especialmente mal parada en parámetros como los tipos impositivos (normativos y efectivos), las deducciones por pérdidas, la fiscalidad sobre la renta de personas de altos ingresos, etc. Por otro lado, nuestro país no ofrece apenas ventajas en lo tocante al tratamiento fiscal de filiales en exterior o en lo tocante a la normativa de capitalización empresarial.

El puntaje es mejor en la fiscalidad aplicada a las rentas del capital, el reparto de dividendos, la distribución de beneficios. No obstante, las múltiples subidas de impuestos aplicadas a las empresas desde 2010 hasta hoy anticipan un resultado mucho peor en futuras ediciones de este estudio. En este sentido, cabe subrayar lo siguiente:

- Según el Círculo de Empresarios, entre 2011 y 2013 se han aprobado hasta 50 medidas que encarecen la actividad empresarial.

- El tipo efectivo del Impuesto de Sociedades es ya el quinto más alto de la UE. Además, se aumenta enormemente la fiscalidad empresarial mediante medidas varias: se eliminan deducciones a grandes empresas, se limitan los gastos financieros deducibles, se elimina la libertad de amortización sin obligación de mantener plantilla, se amplían los pagos fraccionados (y se aumento su importe del 8% al 10%), se eleva el gravamen a la actualización de balances (3% al 5%), se limita la deducción por amortización, etc.

- En cuanto al Impuesto sobre la Renta aplicado a las rentas más altas, España mantiene un tipo máximo superior al 50%. En el caso de Cataluña, el gravamen es el tercero más alto del mundo (56%).

- Los gravámenes que afectan a las rentas del capital han sido revisados al alza desde que estalló la Gran Recesión.

Ante semejante panorama, parece razonable pensar que el pobre puesto 38 alcanzado para 2005-2009 se convertirá en una clasificación aún peor una vez se publique el informe para 2010-2014.

El resto de la lista

Nuestro país vecino, Portugal, se sitúa en el escalón número 52, por delante de Marruecos, que alcanza el puesto 55 de la tabla. Italia se queda en el número 70, con una puntuación de 0,37. Países desarrollados como Corea del Sur o Estados Unidos obtienen malas evaluaciones. Al final de la lista encontramos a Argentina.

Por regiones, el Caribe se coloca en cabeza (de media, sus islas y países obtienen niveles superiores a los 0,6 puntos). Europa muestra mejor desempeño que América del Norte y del Sur, colocándose también por delante de Asia y África.

En Libre Mercado

    Lo más popular