Christian Schulz: "El problema de Grecia no es la deuda sino sus rigideces estructurales"

Fundada en 1590, la entidad de banca privada más longeva del mundo apuesta por presionar a Grecia para que cumpla con los acuerdos firmados.

Christian Schulz, economista jefe de Berenberg | Berenberg
Relacionado

Fundada en Hamburgo, allá por 1590, Berenberg es la entidad de banca privada más longeva del mundo. Desde hace más de cuatro siglos, la firma se especializa en campos como la banca de inversión, la gestión de activos, la banca privada o las fusiones y adquisiciones. Cuenta con 1.300 empleados y sus ingresos en 2013 superaron los 4.500 millones de euros.

La prestigiosa casa financiera teutona goza de un notable prestigio gracias a su tradicional apuesta por la prudencia. No es casualidad que Berenberg experimentase un crecimiento significativo en los últimos años, ya que su estrategia se alejó de los grandes riesgos asumidos por entidades que ahora están sufriendo las consecuencias.

Christian Schulz, economista jefe de Berenberg, se ha entrevistado en exclusiva con Libre Mercado para analizar la crisis griega y la situación económica de España.

La crisis griega

- Pregunta: El Gobierno griego mantiene que es muy difícil devolver la deuda. ¿Hasta qué punto es manejable la gran montaña de obligaciones que ha asumido Atenas?

Respuesta: El propio ministro de Finanzas griego apuntó en una de sus intervenciones en el Eurogrupo que la deuda griega es sostenible aunque, evidentemente, el concepto de sostenibilidad es relativo…

En el caso griego, para mantener el endeudamiento en los niveles actuales del 176% del PIB, bastaría con cuidar el equilibrio de las cuentas fiscales. El tipo de interés efectivo que soporta la deuda griega es de apenas un 2,3%, por lo que hablamos de un umbral manejable en un entorno de crecimiento reducido.

Una vez los tramos más generosos del rescate hayan expirado, el país heleno se enfrentará a unos tipos de interés menos favorables. No obstante, la Eurozona ha mostrado flexibilidad a la hora de negociar sobre estos aspectos, por lo que la cuestión central de esta problemática recae en la capacidad de Grecia para cumplir con los compromisos de ajuste fiscal y reformas estructurales.

El superávit primario en las cuentas del Estado ayudaría a reducir la deuda. El FMI espera que su alcance en 2022 haya caído al 120%. Quizá esto exige un ajuste fiscal algo elevado, pero no hablamos de un ajuste imposible de realizar.

- ¿Una nueva quita puede ayudar a solventar la crisis?

No. El problema real de Grecia no es la deuda ni tampoco el déficit: el problema real de Grecia son las rigideces estructurales del mercado laboral y de los mercados de bienes y servicios. A esto se une a un sector público ineficiente. Por eso, reducir la deuda con una quita, pero anular las reformas introducidas no serviría de nada, pues dicha situación volvería a convertir a Grecia en una economía dependiente del resto de gobiernos de la Eurozona.

- ¿Cuáles son las reformas más urgentes que Grecia debe seguir para darle la vuelta a la tortilla y relanzar su economía?

Grecia, al igual que España, Portugal o Irlanda, estaba empezando a experimentar una recuperación económica en el año 2014. La recesión generada por Tsipras ha interrumpido esa remontada del crecimiento. Por eso, aunque medidas adicionales de desregulación y privatización serían recomendables, la clave es no echar atrás las reformas que se han aplicado.

Otro punto importante son los impuestos aplicados a los empresarios y los inversores. Rebajarlos sería una ayuda para la recuperación griega.

- ¿Que estrategia deben seguir países como Alemania? El Gobierno de Syriza está planteando todo tipo de propuestas pero ninguna parece satisfacer a sus socios.

Alemania y toda la Eurozona deben insistir en que Grecia implemente todas las reformas estructurales que ha pactado con sus acreedores. No se debe anular ninguna de las que ya se ha aplicado.

Si Syriza encuentra maneras de combatir el fraude fiscal o la corrupción, debería contar con el apoyo de los socios europeos, pero somos escépticos sobre la posibilidad de que esto ocurra.

Alemania podría admitir más flexibilidad en ciertas metas fiscales, pero al margen de que se puedan hacer algunas concesiones, hay que decir con claridad que la recesión que atraviesa Grecia la ha provocado el Gobierno de Tsipras.

España, en el camino de la recuperación

- ¿Debe España unirse a Syriza y promover una alianza contra la austeridad o nuestro sitio en Europa va de la mano de líderes como Merkel?

España, gracias a las reformas estructurales que se han aplicado en los últimos años, empieza a convertirse en una historia de éxito. Lo mismo se podía decir de la Gran Bretaña de los años 80, los países nórdicos de la década de 1990 o la Alemania de los 2000. Echar marcha atrás sería trágico, y recomendar que otros países den la espalda a este tipo de políticas se antoja cínico y equivocado.

- ¿Qué opina del auge del populismo en países como España? ¿Qué consecuencias económicas puede tener para España?

En la medida en que España ha sufrido una profunda crisis, resulta comprensible que se produzca una reacción airada por parte de muchas personas. Sin embargo, la crisis ha iluminado las sombras de la economía española, sacando a la luz los problemas estructurales que se ocultaban bajo el crecimiento artificial de los años del boom.

Muchos gobiernos que han atravesado situaciones similares a la actual han perdido el poder aún después de haber tomado buenas decisiones. Un claro ejemplo es el del Gabinete Schröder en Alemania… ¡Incluso Thatcher estuvo cerca de perder su primera campaña a la reelección! Su éxito electoral se afianzó a última hora, al hilo de la victoriosa campaña británica en la Guerra de las Malvinas.

España está en una posición similar, aunque es cierto que cuando lleguen las próximas elecciones generales, el país sumará dos años de recuperación económica.

En Libre Mercado

    Lo más popular