¿Por qué ganó Cameron? Los británicos esperan pleno empleo y menos impuestos

Con el paro en el 5,5% y la promesa de congelar o bajar todos los grandes tributos, la derecha se ha metido al electorado en el bolsillo.

David Cameron triunfa en las elecciones británicas | Archivo

Aunque el triunfo de David Cameron ha sido holgado, las encuestas publicadas en las últimas semanas anticipaban un resultado muy ajustado. Ante este escenario de incertidumbre, los conservadores decidieron insistir en sus propuestas económicas, ofreciendo al electorado un compromiso con claro aroma liberal.

Para garantizarse el triunfo, el partido de Cameron prometió a finales de abril que, en caso de retener el gobierno, introduciría una ley en los primeros 100 días de gobierno que prohibiría cualquier tipo de aumento en el Impuesto sobre la Renta, el IVA y las Cotizaciones Sociales. La medida entraría en vigor en 2015 y estaría en pie hasta la próxima cita con las urnas, en 2020.

El compromiso de los de Cameron con las tesis económicas liberales no se quedó en esta promesa. Además de garantizar que congelaría los tres grandes gravámenes, los tories también avanzaron distintas rebajas en el Impuesto sobre la Renta, incluyendo un aumento del mínimo exento hasta los 17.250 euros.

Límites al gasto público

Otro ariete de las propuestas económicas de los conservadores ha sido el límite a los beneficios sociales que se pueden cobrar del Estado. Si en 2010 no existía ningún tope que regulase esta cuestión, a lo largo de esta legislatura se han introducido distintos puntos de corte enfocados a limitar el volumen de ayudas y subsidios que pueden llegar a cobrarse.

De cara a la legislatura 2015-2020, Cameron ha prometido endurecer este tope y ser aún más exigente a la hora de fijar los requisitos de acceso a los programas del llamado 'gasto social'.

Pleno empleo

La otra gran propuesta electoral de los conservadores ha sido la de la creación de empleo. Los números son claros: Cameron heredó una tasa de paro del 8,5% y ha cerrado la legislatura con un desempleo del 5,5%.

Nueve de cada diez puestos de trabajo creados en 2014 fueron de jornada completa, desmontando las tesis laboristas sobre el empleo precario que traerían las políticas de la derecha británica. De hecho, la previsión de pleno empleo que anticipa el gobierno ha seducido a muchos votantes que se han decidido por el partido que antaño lideró Margaret Thatcher.

En Libre Mercado