El 80% de los multimillonarios jóvenes creó su fortuna de la nada

Solamente hay dos "rentistas" entre los 10 primeros clasificados de la última Lista Forbes.

Mark Zuckerberg, ejemplo de joven emprendedor | EFE

La pesimista visión de la desigualdad que han trazado economistas como Thomas Piketty arroja un escenario de crecientes divergencias patrimoniales en el que una élite rentista sale adelante a base de multiplicar la fortuna que hereda de sus padres y abuelos.

En realidad, basta con comprobar los orígenes de la riqueza de los grandes patrimonios de nuestro tiempo para ver que el cuadro que pinta Piketty no se corresponde con la realidad. Un buen ejemplo lo tenemos en la Lista Forbes de los diez multimillonarios más jóvenes del mundo.

Tomemos el caso de Evan Spiegel y Bobby Murphy. El primero tiene 25 años y el segundo cuenta ya 27 primaveras. Ambos se formaron en la Universidad de Stanford y crearon el servicio de mensajería instantánea Snapchat. Hablamos de una de las aplicaciones móviles más populares de los últimos años, a la altura de gigantes como Whatsapp. Spiegel cuenta ya con una fortuna de 2.100 millones de dólares, mientras que Murphy amasa una riqueza de 1.800.

Un ejemplo similar es el de los creadores de Airbnb. Nathan Blecharzcyk, Brian Chesky y Joe Gebbia amasan una fortuna de casi 10.000 millones de dólares, repartida de manera equitativa entre los tres.

Más conocido es el caso de Mark Zuckerberg. Con 31 años, el fundador de Facebook amasa la séptima mayor fortuna del mundo, valorada por Forbes en 38.900 millones de dólares. El ex pupilo de la Universidad de Harvard también es un hombre hecho a sí mismo: no heredó su riqueza sino que la logró gracias al éxito de su empresa.

Zuckerberg no estuvo solo en el empeño de lanzar Facebook. Junto a él estaban jóvenes como Dustin Moskovitz, que a sus 31 años ya maneja un patrimonio valorado en 8.100 millones de dólares. Una vez más, hablamos de una fortuna creada en cuestión de años y no de un patrimonio heredado.

También es digno de mención el caso de Elizabeth Holmes. Esta empresaria de 31 años ha revolucionado las pruebas de sangre con una innovadora tecnología que está cambiando por completo muchas pautas establecidas en el ámbito médico. Su fortuna ya llega a los 4.500 millones de dólares y, una vez más, fue desarrollada a golpe de emprendimiento y no de herencia.

Los dos herederos del "Top 10"

En el "Top 10" también nos encontramos con Julio Mario Santo Domingo III. A sus 30 años, este pupilo de la Universidad de Boston tiene un patrimonio de 2.300 millones de dólares. ¿El origen de su riqueza? En su caso sí se trata de una fortuna heredada: su abuelo era un magnate de la cerveza.

El otro heredero del "Top 10" de Forbes es Scott Duncan. Tiene 32 años y un patrimonio de 4.700 millones de dólares. Este joven debe su riqueza a la compañía de energía Enterprise Products, desarrollada por su familia en Texas.

En Libre Mercado