Los peligros de tuitear contra Podemos

A continuación se describen algunas costumbres podemitas en Twitter que, por su bien, debería conocer.

Una imagen de la cuenta de Podemos | @ahorapodemos
Publicidad

Si usted está pensando en adentrarse en la red social Twitter, es bueno que cuente con algunas nociones sobre lo que allí va a encontrarse. Es especialmente importante poseer algunos conocimientos sobre el tipo de persona que más abunda por aquel inhóspito lugar: el podemita. Son la tribu más numerosa, lo ocupan todo y pasan revista a todo.

Cuando usted entre en Twitter, el podemita medio irá a su encuentro aunque usted no quiera. Estarán vigilándole. Debe saber que, por suerte, los seguidores de Podemos son tan previsibles como una gala de los Goya y tan fieles como un rebaño de ovejas. Por desgracia, apenas dan lana. Aquí le presentamos, orgullosos, las ideas y argumentos con los que tendrá que lidiar cuando se atreva a criticar a Podemos en Twitter.

Compartimentar al "enemigo"

La cabeza del seguidor de Podemos es como un armario con cajones y él tiene que poder introducirle a usted en uno de los compartimentos, en un determinado perfil. El podemita siempre dará por hecho que usted es amigo (de Podemos) o enemigo, es decir, facha y del PP.

Lleva usted jerseys atados al cuello y conduce un Bentley y no intente negarlo. Si desmiente ser del PP, entonces el podemita le introducirá a usted en el cajón de Ciudadanos, el partido del Ibex, recuerde. La situación no mejorará y seguirá sin ser su amigo.

"Al menos no roban como el PP"

El podemita siempre se guarda el as en la manga de la corrupción del Partido Popular. Da igual lo que usted critique o comente, el tema saldrá. Usted verá estupefacto que el seguidor de Podemos le ha ganado una discusión sobre el triste aspecto de la cabalgata de Reyes de Madrid porque, sencillamente, Melchor al menos no roba como el PP. Ha sido usted derrotado, asúmalo. A veces parece (parece) que a los podemitas les gustara la corrupción de los populares.

Pablo Iglesias se ha contradicho treinta veces, pero al menos no roba como el PP. Colau enchufa a su pareja, pero al menos no roba como el PP. Monedero no paga a Hacienda a tiempo y cobra dinero público venezolano por un informe inexistente, pero al menos no roba… O sí. Dejémoslo.

"Te gusta que la gente lo pase mal"

En la cabeza del podemita está instalada la idea de que si alguien critica a Podemos es porque está deseando que haya pobreza y familias que sufren. Su líder ha venido a acabar con los padecimientos en la Tierra, así que criticar su gran obra implica ser una muy mala persona.

Da igual que las ideas de Podemos precisamente lo que provoquen una y otra vez sea pobreza y ruina, como ha venido a subrayar la realidad de Venezuela. Eso no importa. La esperanza del comunista es como la de un hombre que, tras tirarse cinco veces por un puente y tener todos los huesos rotos, al tirarse por sexta vez espera vivir una situación placentera al fin .

Si usted critica a Podemos, estará defendiendo que la gente pase hambre, sed y enfermedades, así que pronto sus argumentos serán derrotados por esa ficción de buenos y malos en la que usted no saldrá muy bien parado.

Mi consejo es que, si es capaz, sea tan buenísima persona como el podemita medio. El asunto no requiere de una gran generosidad ni humana ni material. Ni siquiera es necesario salir de casa. Basta con tuitear muchas veces las consignas del partido y luego irse a la cama a dormir con la conciencia tranquila tras el deber cumplido.

"Se os acaba el chollo"

Por si no fuera suficiente con ser cómplice del mal, usted puede ser hasta culpable. En el peor de los casos, los seguidores de la formación morada piensan que si usted critica a Podemos es porque saca algo a cambio. Sin duda es usted un esbirro a sueldo de la casta que vive en un palacio valiéndose del esfuerzo de los demás.

Es usted un corrupto de manual o por lo menos le gustaría serlo. No lo niegue. Todo es coherente con la línea de pensamiento podemita: para criticar a su adorado, bondadoso y perfecto líder coletudo o hay que estar loco o hay que sacar beneficio. Pues eso se va a terminar.

"Con la que está cayendo..."

Poderosísimo argumento de autoridad que describe la grave situación que atraviesa el país. Para el podemita hay que recordar todo el rato que España está al borde del caos. Hay millones de españoles que sufren continuamente y que pueden morir de hambre en cualquier momento.

Para expresar esa grave situación, el podemita no recurrirá a algún tipo de dato riguroso sino, como mucho, a casos particulares que, en su opinión, reflejan una generalidad. Si es necesario, el seguidor de Podemos exagerará su propia situación personal intentando dar lástima para tener razón. En definitiva, el podemita le recriminará a usted haber tuiteado cualquier cosa añadiendo la coletilla "con la que está cayendo". Y a ver quién discute un argumento así.

"Podemos no es comunista (ni chavista)"

Este tema es delicado. A un podemita no se le puede alimentar después de las doce de la noche ni insinuar que su partido es de extrema izquierda. O aténgase a las consecuencias.

Este asunto lo llevan fatal y se resistirán ferozmente a reconocer lo evidente. Negarán la existencia de Venezuela o la de Pablo Iglesias antes de 2014. Da igual que muestre toda clase de vídeos o textos de los líderes de Podemos alabando a Chávez o Lenin, los conocen de sobra.

En el mejor de los casos, su interlocutor tuitero podemita admitirá que Iglesias y compañía son admiradores de Chávez y también comunistas, pero nada más. Según ellos y con un razonamiento que roza lo mágico, que un grupo de reconocidos comunistas funde un partido no convierte automáticamente a ese partido en comunista. Es lógico pensar que media docena de activos marxistas creen un partido político de centro, liberal o un ente sin ideología conocida como el Club Nintendo o UPyD.

"Váyase a leer"

Puede parecer el inocente y buen consejo de un amigo, pero desconfíe. Si un podemita le manda a leer, no es por su bien, es porque le ha tomado por un ignorante. El autor más "recomendado" es el economista Piketty.

Es obvio que la mayoría de los que le manden a usted a leer no han cogido en meses un libro que no sea de algún youtuber como Monedero o El Rubius. Ni mucho menos han leído a Piketty. Pero eso no importa, porque ellos están en el lado bueno del mundo, son de Podemos y, por lo tanto, ellos ya no necesitan leer ni aprender nada. En ocasiones el "vete a leer" puede tomar la forma del "infórmate". Desconfíe igualmente.

"¿Se ha visto usted la cara?"

Para el podemita es importante convencer a otras personas usando expresiones amables como "tu mirada de loco neoliberal" o "tu cara de mierda". Establecida la relación de confianza, todo será más fácil.

Por supuesto, recomendamos que si usted mismo se reconoce como poco agraciado (esto puede pasar), oculte su físico y no lo use como avatar en las redes sociales. Es mejor prevenir. Advertimos también de que tener una cara medianamente normal no garantiza una protección total en este asunto. Esté preparado.

Conclusión

Los tuits que ha contemplado aquí han sido elegidos por sorteo ante notario, pero no son casos aislados. Por supuesto, con este texto no pretendemos generalizar, pues estos ejemplos como mucho representarían al noventa y cinco por ciento de los tuiteros podemitas.

Pero aunque estos fanáticos son gregarios y previsibles, no descarte nunca llevarse sorpresas inesperadas: el podemismo es un fenómeno alejado de la coherencia o la honradez intelectual y, por lo tanto, especialmente retorcido y dinámico, en continua contradicción y adaptación. Ya nos agradecerá usted algún día la valiosa información a la que acaba de acceder.

Y no tenga miedo, de momento no debe temer por su integridad física. Siempre estará a tiempo de borrar su cuenta de Twitter cuando comiencen las purgas. Disfrute.

Descargue la app de esRadio para móviles

En Libre Mercado

    Lo más popular