Menú

Podemos plantea un histórico 'hachazo' fiscal a trabajadores, empresas, vivienda...

Podemos plantea subidas en el IRPF que supondrían 2.000 euros por declaración. En Patrimonio y Sucesiones defiende una subida del 60%.

260
Pablo Iglesias presenta un programa de gobierno marcado por las subidas fiscales | EFE

"El nuevo documento presentado por Podemos para negociar el próximo gobierno de España constituye un hachazo fiscal en toda regla". Así de claro se muestra el think tank Civismo en un comunicado de prensa que analiza punto por punto los ingredientes económicos de la nueva propuesta de Pablo Iglesias y los suyos.

Como destaca el laboratorio de ideas, "una de las propuestas que vertebran el programa de Podemos es la aprobación de una reforma fiscal que supondría una de las mayores subidas de impuestos de la historia de España. En el IRPF se plantea un aumento estructural de la recaudación de 10.000 millones de euros, lo que se traduciría, de media, en un golpe de 500 euros por declaración (2.000 euros por declaración a lo largo de la legislatura), un 30% más sobre la parte estatal del gravamen directo por excelencia".

La formación que dirige Pablo Iglesias también quiere disparar de manera agresiva la fiscalidad que soportan las empresas. Así, según denuncia Civismo, "en el Impuesto de Sociedades se plantea una subida de la recaudación que asciende al 50%, a razón de 12.000 millones de euros "extra" cada año, a razón de 8.000 euros por empresa. Además, el documento plantea también un repunte del 60% en el tipo efectivo que soportan las grandes empresas, que pasarían del 18-19% al 30%".

Pero el documento de Podemos también plantea importantes subidas en otros tributos. Civismo destaca que "con la fiscalidad aplicada al Patrimonio, las Sucesiones y las Donaciones, Podemos espera conseguir 2.000 millones de euros más. Teniendo en cuenta que estos impuestos aportan entre 3.000 y 3.800 millones de euros en las Comunidades del régimen común, hablamos de un aumento confiscatorio de la recaudación que oscilaría entre el 50% y el 70%". Esta subida afectaría a todo tipo de activos, pero, sobre todo, a la vivienda, donde se concentra el ahorro de las familias españolas.

Y la cosa no acaba aquí, porque los de Pablo Iglesias también se plantean otras medidas: "Aumento de los ingresos por tasas medioambientales, aprobación de un gravamen a las transacciones financieras, creación de un nuevo impuesto a los bancos, etc. En resumen, una explosión de impuestos incompatible con una recuperación sostenible para las empresas y familias", zanja el think tank.

Medidas inasumibles por la UE

La formación morada plantea su plan fiscal bajo el supuesto de que las instituciones comunitarias accederán a que España tenga un nuevo calendario de reducción del déficit público. En realidad, como recuerda Civismo, "tanto el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, como el comisario de Economía, Pierre Moscovici, han anunciado que las instituciones comunitarias no está dispuestas a dar su visto bueno a esta propuesta.

En consecuencia, Podemos asume un margen fiscal de 26.300 millones de euros anuales que en realidad no cuenta con el aval ni el respaldo de Bruselas. No hablamos de una cuestión menor: a lo largo de toda la legislatura, el descuadre superaría los 100.000 millones de euros, alrededor del 10% del PIB".

A todo lo anterior, hay que sumarle una serie de medidas inasumibles por las autoridades comunitarias, "como el repliegue de las normas que regulan la estabilidad presupuestaria, la apuesta por una fuerte expansión de la banca pública o la no contabilización de la inversión pública en las cifras de déficit".

Gasto insostenible y freno a la creación de empleo

Lejos de ajustarse al difícil escenario de restricciones presupuestarias que enfrenta España, Podemos propone un aumento del gasto público equivalente a 96.000 millones de euros por encima de lo proyectado por el Gobierno del PP.

El documento también baraja la aprobación de una reforma laboral destinada a restringir de manera notable la flexibilidad del mercado de trabajo. De acuerdo con Civismo, "además de una burocratización generalizada de los procesos de contratación y despido, hablamos de profundas restricciones del empleo temporal que pondrían en jaque uno de cada cuatro puestos de trabajo o de una inasumible subida del salario mínimo que llegaría al 50%".

Riego de descapitalización de la economía

Pero Podemos también defiende un aumento de los impuestos aplicados a los vehículos financieros y societarios que garantizan la llegada de nuevas inversiones a nuestro país. Así, la formación morada habla de modificaciones fiscales que afectarían a las Sicav, las Socimi, las sociedades de capital riesgo y las Entidades de Tenencia de Valores Extranjeros. Además, se plantea revisar los convenios tributarios suscritos con otros países para aumentar el peso de los impuestos que soportan las empresas extranjeras que operan en España.

Según Civismo, "aprobar esta agenda de medidas intervencionistas puede traducirse en un desplome de la inversión extranjera en España. Además, conviene recordar que el capital llegado del exterior sostiene el 10% del empleo nacional, por lo que la descapitalización de la economía española tendría un impacto directo en el ciclo inversor, pero también en el mercado de trabajo".

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. La juez Alaya denuncia que PP y PSOE pactaron echarla del caso ERE: "Mueven los jueces a su antojo"
    2. Maggie Civantos sobre su visita a 'El Hormiguero': "Me sentí ofendida por Pablo Motos"
    3. Bigote Arrocet, castigado tras dejar en evidencia a la organización de 'Supervivientes'
    4. Sánchez Mato, puño en alto, provoca a los legionarios al concluir el Pleno municipal
    5. Una estructura marítima queda varada frente a la costa de Benalmádena
    0
    comentarios

    Servicios