La hipocresía de Podemos: ni palabra sobre la ocultación de fondos chavistas en Panamá

La cúpula de Podemos emplea los papeles de Panamá con fines electoralistas sin reparar en que Venezuela es el país más afectado por el escándalo.

Iglesias y Errejón | EFE
Relacionado

La cúpula de Podemos ha recogido con entusiasmo la polémica de los llamados papeles de Panamá. Un ejemplo lo tenemos en la cuenta de Twitter de Pablo Iglesias, en la que el líder del partido morado ha compartido los siguientes mensajes:

Hay diputados de Podemos que han ido aún más lejos. Por ejemplo, Pablo Bustinduy ha pedido "crear una agencia internacional para acabar con los paraísos fiscales".

Por su parte, Íñigo Errejón también ha roto el bajo perfil que viene guardando en las últimas semanas y ha aprovechado para tocar esta misma polémica:

Lo que no está nada claro es que la cúpula de Podemos esté en condiciones de dar lecciones sobre este tipo de cuestiones. Y no, no hablamos de la polémica de Juan Carlos Monedero con Hacienda o de la "beca black" de Íñigo Errejón, a pesar de que ambas irregularidades también supusieron un perjuicio para la Hacienda pública.

De lo que hablamos es de la precaria situación en la que se encuentra el régimen chavista venezolano cada vez que se analizan estas cuestiones. Un ejemplo lo tenemos en los propios papeles de Panamá, que incluyen la friolera de 241.000 menciones al país que gobierna Nicolás Maduro.

Sin duda, teniendo en cuenta los importantes recursos que dedicó el régimen de Venezuela a financiar diversos proyectos de quienes hoy son los líderes de Podemos, estas informaciones restan toda credibilidad a las declaraciones que están haciendo los dirigentes de la formación morada.

Los documentos filtrados incluyen a numerosos ex altos cargos del gobierno venezolano. Así, en los papeles de Panamá nos encontramos con el exjefe de Seguridad de Hugo Chávez, Adrián Velásquez, o con el exjefe del Programa Bolívar 2000 de Asistencia Social, Víctor Cruz Weffer. También aparecen en el listado contratistas del Estado o autoridades de la petrolera pública PDVSA.

No es la primera vez que Venezuela está en el centro del huracán por este tipo de cuestiones. Recordemos, por ejemplo, el escándalo de las cuentas opacas del banco HSBC, a raíz del cual se desveló que el régimen chavista era uno de los mayores clientes de la entidad.

Pero las informaciones de los papeles de Panamá o los 12.000 millones de euros que manejaban los chavistas a través del banco HSBC no son un caso aislado. También está el escándalo del blanqueo de capitales que el SEPBLAC está investigando en el ya intervenido Banco Madrid. De acuerdo con las pesquisas de las autoridades, la lista de boliburgueses incluye a exministros, exjefes de Inteligencia, exejecutivos de la petrolera pública PDVSA o incluso grandes empresarios que hicieron su fortuna al calor del régimen chavista.

Conviene recordar que Venezuela ocupa el puesto 158 de 168 en el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional, lo que coloca al país latinoamericano como uno de los más corruptos del mundo. El país también se ubica en el "top 50" de las jurisdicciones con más lavado de dinero y está considerado como el nuevo líder en la ruta global de la cocaína.

Con semejante panorama, las advertencias de Podemos parecen casi un chiste. Al fin y al cabo, ese mismo régimen venezolano es el que financió durante años a los mismos líderes populistas que ahora critican los papeles de Panamá con un discurso que en ningún momento parece cargar las tintas contra Venezuela.

En Libre Mercado

    Lo más popular