Menú

La CEOE le saca los colores a Montoro: las grandes empresas pagan el 19% por el Impuesto de Sociedades, no el 7%

La patronal ironiza con los argumentos del ministro de Hacienda: "Si fuese cierto ese porcentaje, habría un aluvión de multinacionales hacia España".

0
Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, y Juan Rosell, presidente de la CEOE

La CEOE mueve ficha. Su objetivo, Cristóbal Montoro. El ministro de Hacienda comparecía hace unos días en el Congreso con un discurso anti-empresas que sorprendió por sus semejanzas con los argumentos empleados por los partidos de extrema izquierda.

Montoro se presentó en la Comisión de Hacienda con una cifra bajo el brazo: el 7%. Eso es lo que tributan los grandes grupos empresariales en España, afirmó, y por eso está justificada la subida del Impuesto de Sociedades que aprobó el pasado año y las próximas que está preparando.

El problema es que no es cierto. Las grandes empresas en realidad pagan entre el 19,2% (si se mide sobre la base imponible del Impuesto de Sociedades) y el 21% si se contabilizan los impuestos pagados en el extranjero. Este martes, la CEOE ha publicado un pequeño documento en el que resume su postura en este tema. Sorprende, en primer lugar, que la patronal haya decidido alzar la voz y abandone su tradicional perfil bajo.

Pero también llama la atención el tono, que incluye algún dardo lleno de ironía contra los del 7%. Y no parece casualidad que esto se publique unos días después de que Montoro se uniera a esta cofradía. Si el ministro quiere subir los impuestos a las empresas, se encontrará con la oposición de éstas, que no callarán como en otras ocasiones. De hecho, Juan Rosell, el presidente de la patronal ya le ha lanzado un mensaje este mismo martes desde las páginas de Expansión: "El discurso de Montoro con las empresas es más agresivo que el de Podemos".

Las cifras de la CEOE

El informe de la CEOE va directo al meollo de la cuestión: ¿cuánto pagan las grandes empresas en el Impuesto de Sociedades? No dice nada nuevo. En Libre Mercado ya hemos explicado en anteriores ocasiones que las cifras que se publican no son exactas. Pero sí sistematiza y organiza muy bien las cifras:

- En primer lugar, el 7% del que habla Montoro (en realidad 6,9%) sale de aplicar la recaudación del Impuesto de Sociedades de los grupos consolidados a todos los beneficios de estos grupos de empresas (casi todas las grandes empresas y multinacionales están en esta categoría).

- El problema es que lo que hay que medir no es impuesto sobre beneficios, sino sobre base imponible. Si se hace así, la realidad nos dice que los grupos empresariales pagaron un 19,2% en el IS por un 22,5% de las empresas individuales.

- Según recoge la CEOE usando las propias cuentas de la Agencia Tributaria, "el tipo medio efectivo en el Impuesto de Sociedades de las empresas en España fue del 18,2% en 2014", el último ejercicio con datos completos. Las empresas que en esta estadística se consideran "grandes" pagaron el 18,8% y las de "reducida dimensión" el 21% (el tipo medio cae al 18,2% por el impacto de otras sociedades como las cooperativas, que pagan un tipo efectivo menor).

- En este punto, los autores lanzan un mensaje contundente: "Sobre estos números y porcentajes [el 19,2% de tipo efectivo de los grupos empresariales o el 18,8% de las empresas consideradas "grandes"] sí podremos discutir, compararlos con otros países de nuestro entorno y tomar decisiones de política tributaria, pero es necesario evitar cualquier medida política o debate que se plantee sobre cifras [el famoso 7%] que no reflejan la realidad".

- La CEOE también explica por qué se reduce la base imponible respecto de los resultados positivos. En primer lugar, deja claro que se hace usando los ajustes que el propio impuesto prevé en la normativa de desarrollo. El primer ajuste es el de "consolidación": es decir, en los grupos empresariales, las filiales con pérdidas restan y las que tienen ganancias suman. Si sólo tomamos los beneficios (como hizo Montoro) el resultado final del grupo puede parecer más elevado del que en realidad es. Sólo con este ajuste ya se descuentan casi 74.000 millones de euros.

- El segundo mecanismo de ajuste es el más conocido: la "exención por doble imposición", que suma casi 17.500 millones. Así, las empresas multinacionales con filiales en varios país se descuentan los impuestos pagados en otros países. En este sentido, la CEOE recuerda dos cuestiones fundamentales:

  • Si se quitara esta disposición, no sólo sería injusto, sino que ni siquiera se recaudaría más, sino que se generaría un perjuicio a la Hacienda española: "Las empresas del IBEX facturan más del 50% en el extranjero, llegando al 98% en algún caso destacado. Sería un contrasentido, y absolutamente injusto, tener que pagar dos veces, en el extranjero y en España, por unos mismos beneficios. Si se hiciera así, además, las empresas elegirían no traer de vuelta los beneficios obtenidos en el extranjero con lo que se reduciría la inversión de dichas empresas en nuestro país. Algo de esto ocurre con las empresas en los Estados Unidos de América".
  • Además, esta pretensión entra en conflicto con la petición de que las multinacionales extranjeras paguen en España por sus ventas en nuestro país. No puedes los lunes exigir a Apple que pague IS en España por su negocio en España y los martes pedir a las empresas del IBEX que lo paguen todo aquí sin tener en cuenta donde generaron los ingresos. El que lo propone "está defendiendo una cosa y su contraria".

Por último, la CEOE advierte sobre otra cuestión que también se le olvidó al ministro de Hacienda. Las empresas no sólo pagan el IS. En España, la principal fuente de ingresos públicos desde las arcas públicas son las cotizaciones sociales: en 2016, sumaron más de 85.000 millones de euros. Sumando esta cifra a la del IS, las empresas españolas pagaron el equivalente al 11% del PIB el pasado año.

Con todo esto sobre la mesa, la CEOE acaba con dos conclusiones dirigidas directamente contra el ministro, al que no nombra pero que está presente en todo el documento:

  • El problema del déficit público no es de ingresos, sino de gasto: "Los ingresos tributarios de 2016 superan con holgura los de todos los ejercicios de la etapa expansiva anterior excepto a los del año 2007 que fue excepcional. El motivo del déficit actual no es ya la caída de ingresos tributarios, sino la ausencia de control del gasto".

  • Y el toque irónico. El que recuerda a Montoro que no estamos en un paraíso fiscal para las empresas, sino más bien al contrario: "Si fuesen ciertos esos porcentajes, el aluvión de empresas multinacionales a España sería grande, continuo e incluso lógico". No parece que ése sea el caso.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Muere Carlos Cadaval, hermano de Los Morancos
    2. Vecinos de un pueblo de Murcia expulsan a cuatro familias 'okupas' a pedradas
    3. Se filtran fotografías íntimas de la actriz Anne Hathaway
    4. Makoke desvela por error que 'Sálvame' es grabado
    5. La mujer de Puyol revoluciona Instagram con uno de los peores chistes de la historia
    0
    comentarios

    Servicios