Menú

Mark Klugmann, el asesor de Reagan que promueve la adopción de 'zonas francas' en regiones pobres

El recordado escritor de discursos de Reagan promueve ahora la adopción de zonas francas como vía para acelerar el crecimiento. 

0
Mark Klugmann propone desarrollar zonas francas en las regiones menos prósperas

Mark Klugmann fue una figura clave en los gobiernos de Ronald Reagan y George H. W. Bush, a quienes escribía buena parte de sus discursos. Como autor, su libro The new maxi-marketing se convirtió en uno de los textos más leídos del género. Klugmann también tiene un amplio bagaje como docente, tras haber impartido cursos, conferencias y clases magistrales en más de treinta países.

Desde hace años, Klugmann trabaja con países en vías de desarrollo que están explorando nuevas fórmulas para el crecimiento. Su idea estrella son las LEAP Zones, concepto con el que se refiere a la creación de zonas francas en las que se adopta un diseño institucional basado en cuatro principios: imperio de la ley, libertad económica, facilidades administrativas y estabilidad política.

Libre Mercado se ha entrevistado con Klugmann en el marco de la cumbre sobre competencia fiscal que organizó Goethals Consulting en Panamá. A continuación recogemos lo más destacado de la conversación.

-En los últimos años hemos visto que los países que optan por bajar impuestos sufren un ataque coordinado por parte del resto de gobiernos. ¿Vamos hacia una política fiscal única?

Piensa en el caso de Panamá. El gobierno está intentando frenar los ataques de la OCDE a su soberanía tributaria a base de contratar a expertos como Joseph Stiglitz. Como dice el refrán, no se puede quitar una mancha frotando la tinta. Si insisten en esa estrategia, jamás conseguirán que la OCDE deje de atacar con insistencia su modelo de impuestos bajos.

-¿Entonces?

Las viejas noticias no se borran matizando o explicando las viejas noticias. Las viejas noticias se borran creando nuevas noticias. Y lo que tienen que hacer los países que sufren estos ataques es darle un giro al debate.

-¿Qué propone?

Hay que tener visión. En los años 60, escuchábamos a menudo que "Occidente está perdiendo la carrera espacial". ¿Cómo reaccionó Kennedy? Salió a los medios y lanzó un mensaje claro: "vamos a llevar a un hombre a la luna". Kennedy no salió a dar un desmentido, a decir que "no estamos perdiendo la carrera especial". Hizo algo muy distinto: cambió la conversación para imponer su propia agenda.

-Vd. cree en el desarrollo de regiones especiales como modelo de crecimiento acelerado.

Piensa en México. Seguro que, como país, te evoca una serie de connotaciones e ideas. Muchas son buenas, pero también está la falta de certidumbre política, la inseguridad… Pero, si piensas en Cancún, tu idea de México es otra. Ahora sí crees que estás ante una región con estabilidad institucional, un nivel más elevado de seguridad, etc.

-En España vemos que las comunidades que intentan diferenciarse sufren el ataque del resto.

Milton Friedman explicó mejor que nadie lo difícil que es romper con la tiranía del status quo. Esas lecciones hay que aprenderlas y aplicarlas. No siempre se pueden lograr grandes cambios, pero sí se pueden introducir pequeñas reformas orientadas a alentar un nuevo paradigma. Por eso, porque soy consciente de que es complejo impulsar un modelo liberal de la noche a la mañana, tiene sentido introducir zonas económicas especiales y avanzar en esa dirección.

-China empezó reprimiendo las diferencias pero acabó generalizando un modelo similar al que Vd. propone.

Allí el concepto nació con Deng Xiaoping, que era consciente de que el sistema comunista chino iba camino a la ruina, pero también era consciente de que no podía plantear un cambio así de la noche a la mañana. Por eso, empezó a crear zonas económicas especiales, en las que se aplicaban leyes y normas liberales, inspiradas en el éxito de Singapur y Hong Kong. Shenzhen es un buen ejemplo. En 1980 era un pequeño territorio empobrecido en el que apenas vivían 30.000 personas. En 2012 ya tenía doce millones de habitantes y acumulaba décadas de intenso crecimiento y desarrollo.

-¿Lo que propone es un exotismo o una idea probada?

El desarrollo de jurisdicciones con normas especiales no es ninguna rareza. Existen al menos 3.500 zonas francas en el mundo. Se trata de demarcaciones en las que se ofrecen facilidades a las empresas y los inversores. Hay numerosas razones para desarrollar nuevas zonas económicas especiales. Son un imán de inversión, de creación de empleo… y permiten que todo un país sea testigo del efecto que puede tener un tratamiento más favorable al sector privado.

-¿Qué casos de éxito ha observado en los últimos años?

Dubai es un ejemplo digno de mención. El clima para los negocios no es favorable en buena parte de Medio Oriente. Por eso, para ofrecer un sistema institucional fiable, Dubai reclutó a jueces de reconocido prestigio internacional e inauguró una nueva demarcación judicial en la que el imperio de la ley es la norma. Pero Abu Dhabi siguió los pasos de Dubai y fichó a Lord David Hope para asegurar el éxito de sus cortes mercantiles. Los resultados han sido muy positivos.

-¿Y cuál será la próxima sorpresa?

Kazajistán está explorando esta vía y ya tiene diez zonas económicas especiales en funcionamiento, con regímenes especiales orientados a convertir distintas ciudades del país en polos de atracción de inversión. Cada urbe pone el foco en un sector, de manera que hay zonas especializadas en la industria petroquímica, otras en la ingeniería petrolera y gasística, otras en el textil, otras en la metalurgia…

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Nicole Kidman posa marcando pezones y después se arrepiente
    2. Un artículo en 'ABC' acata la supremacía catalana y pide a España facilitar su soberanía
    3. Las mejores respuestas de Rajoy ante el Tribunal del caso Gürtel
    4. Encuentran muerta a una niña de tres años desaparecida anoche en Málaga
    5. Karina: "Juan Miguel solo me utilizó para ser padre"
    0
    comentarios

    Servicios