Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

España, uno de los países que peor se ve a sí mismo pese a su buena reputación global

Los españoles tienen una visión mucho más negativa de sí mismos que la que reflejan los extranjeros.

Libre Mercado
0
Bandera de España | Pixabay/CC/Efraimstochter

La recuperación económica está contribuyendo a mejorar la imagen de España en el resto del mundo. Es la conclusión a la que llega Reputation Institute, una consultora holandesa fundada hace veinte años que se especializa en medir la percepción que tienen los ciudadanos de los distintos países del mundo.

El informe cubre tres grandes pilares de estudio. En primer lugar, el cuestionario pregunta por aspectos de relevancia social, como el atractivo del estilo de vida, la personalidad de sus gentes o la belleza de su patrimonio y su geografía. En segundo lugar, se abordan cuestiones institucionales, como el buen funcionamiento de las Administraciones, el desarrollo socioeconómico, la seguridad personal o la ausencia de corrupción. Por último, el tercer eje evaluado por Reputation Institute toca el grado de desarrollo de la economía, un punto en el que entra la valoración sobre productos y servicios hechos en cada país, la notoriedad de las principales empresas nacionales, la adaptación tecnológica o la preparación de la fuerza laboral.

Para hacer la encuesta, Reputation Institute ha hablado con más de 39.000 consumidores, a quienes se le han formulado preguntas referidas a las 55 economías más grandes del mundo, según el tamaño de su PIB. Según el informe, España obtiene una calificación de 74,6 puntos sobre 100, que nos coloca por delante de Italia y por delante de Japón.

En cabeza de la tabla figura Canadá, cuya reputación mejora hasta los 82,8 puntos, suficiente para lograr el primer puesto en el informe. Justo detrás aparece Suiza, que roza el empate con Canadá y se mantiene, por tanto, a las puertas de liderar la clasificación. El top tres lo cierra Suecia, con una nota de 82,5 puntos. El país escandinavo pierde la primera posición que ostentaba hasta 2016 y recibe ahora la medalla de bronce.

Dentro de las diez primeras posiciones también aparecen Australia (81,6 puntos), Nueva Zelanda (81,1 puntos), Noruega (81,1 puntos) o Finlandia (80,3 puntos), donde la puntuación es superior a los 80 puntos. Algo más bajo es el resultado de Dinamarca (79,8 puntos), Holanda (78,5 puntos) e Irlanda (77,4 puntos), si bien estos países también consiguen entrar en el top diez de la clasificación de reputación.

Austria (76,8 puntos), Japón (76,5 puntos), España (74,6 puntos), Italia (73,8 puntos) y Bélgica (73,7 puntos) completan el top quince, mientras que Alemania (72,4 puntos), Portugal (71,8 puntos), Reino Unido (71,5 puntos), Francia (71 puntos) y Singapur (70,1 puntos) abrochan las veinte posiciones de referencia en el ranking.

España se infravalora

En la edición de 2017, España mejora su puntuación un 5,2 por ciento, suficiente para ganar cuatro posiciones y subir del puesto 17 al número 13. Según el informe, "el aumento de la estabilidad política y la mejora económica contribuye a mejorar el resultado obtenido". La calificación más baja de nuestra historia reciente fueron los 65,2 puntos de 2013, lejos de los 74,6 puntos que recibimos en 2017.

Resulta llamativo que, si medimos solamente la reputación de España que tienen los españoles, la nota recibida por nuestro país cae considerablemente. Así, mientras que ante los ojos del mundo recibimos 74,6 puntos, la nota que nos asignamos a nosotros mismos es de apenas 67,9 puntos, un diferencial que, aplicado a la clasificación general, nos llevaría del puesto 13 al número 21.

De hecho, somos uno de los países que más diferencia arroja entre su reputación doméstica e internacional. Y es que, por encima de ese diferencial de 6,7 puntos, solo encontramos a Italia (10,2 puntos), Sudáfrica (11,8 puntos) o Brasil (12 puntos). Todo lo contrario ocurre en Rusia, donde la reputación interna mejora la externa en 40,8 puntos, o Estados Unidos, donde la discrepancia es de 23,4 puntos.

Algunas conclusiones de interés

Los acontecimientos políticos influyen para mal en la reputación de países como Estados Unidos (tras la elección de Trump, pierde un 8,1 por ciento de su calificación y cae al puesto 38, con una evaluación de 54,7 puntos) o Reino Unido (a raíz del Brexit, sufre una penalización del 3,8 por ciento en su calificación, por lo que pasa del puesto 13 al 18).

El informe diferencia entre preguntas "emocionales" y cuestiones "racionales" para comprobar qué tipo de valoraciones pesan más en la reputación de cada país. En el caso de Estados Unidos, la nota en las preguntas "emocionales" es de 54,7 puntos, mientras que en las cuestiones "racionales" sube al 63,9 puntos.

También resulta interesante ver cómo se desploma la reputación venezolana en aquellos países que conocen de manera más cercana la situación del país latinoamericano. Si preguntamos en el G-8, la nota media asignada a Venezuela es de 54,4 puntos. Sin embargo, si hacemos el sondeo en América Latina, el resultado es de apenas 24,9 puntos, con un mínimo de 10,5 puntos en la pregunta sobre el grado de seguridad del país.

Otro fenómeno curioso tiene que ver con la reputación de Colombia. Internamente, la valoración que dan los propios ciudadanos de su país ha pasado de 68,4 a 60,5 puntos entre 2013 y 2017. Sin embargo, en América Latina ha crecido de 46,6 a 55,3 puntos, mientras que en el G-8 ha pasado de 42,3 a 48 puntos. El informe concluye a partir de estos datos que la negociación entre el gobierno de Colombia y las FARC tiene mejor prensa fuera que dentro.

Asimismo, Panamá consigue mantener su reputación más o menos intacta a pesar del ruido que ha supuesto la filtración de los llamados "Papeles de Panamá". Entre los países de América Latina, el istmo tiene una valoración de 59,5 puntos, similar a los 60,4 puntos de hace cuatro años. Entre los países del G-8, la nota es hoy de 57,6 puntos, similar a los 57 de 2014. La nota ha empeorado en pilares como el que mide si el país tiene fama de ser "ético" (pierde un 9,4 por ciento en este campo), pero la reputación general apenas experimenta cambios.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Tensión por las respuestas en catalán en la rueda de prensa: un periodista extranjero se va
    2. Los Mossos eliminan a Younes Abouyaaqoub, el islamista del atropello múltiple en Barcelona
    3. Federico Jiménez Losantos: '¿Qué aplaudían?'
    4. Bronca entre un bosnio y un independentista en Twitter por los atentados en Cataluña
    5. El diestro Antonio Ferrera se niega a banderillear al pitarse en Bilbao la bandera de España
    0
    comentarios

    Servicios