Menú

La UE presiona a Grecia: no habrá rescate si no hay reformas

Los socios de Atenas condicionan la entrega de los 12.000 millones de asistencia a la aprobación del nuevo paquete de medidas por el Parlamento heleno.

Los ministros de Economía de la eurozona no han logrado un acuerdo este lunes, pese a seis horas de negociaciones, para desbloquear los 12.000 millones de euros de asistencia urgente que necesita Grecia para evitar la quiebra en las próximas semanas y han aplazado la decisión hasta julio, según ha informado la vicepresidenta económica, Elena Salgado. Esto quiere decir que los gobiernos europeos se niegan a seguir financiando nuevos rescates si no se aplican medidas de recorte del gasto que faciliten la devolución del préstamos por parte de las autoridades helenas. Incluso el Gobierno griego ha admitido por boca de su ministro de Economía que deben "recuperar la credibilidad" si quieren seguir recibiendo ayudas de sus socios.

Este quinto tramo del actual programa de asistencia de 110.000 millones de euros no se desbloqueará hasta que el Parlamento griego haya aprobado el nuevo paquete de medidas de ajuste que exige la UE y hasta que no haya pacto sobre el segundo plan de rescate, y en particular sobre la participación en él de los bancos privados, porque así lo ha pedido el Fondo Monetario Internacional (FMI), ha explicado la vicepresidenta.

La Comisión Europea había pedido al Eurogrupo que aprobara ya este lunes el pago de los 12.000 millones para despejar las dudas sobre la financiación de Grecia. Tanto Salgado como el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, han descartado que el nuevo retraso provoque más inestabilidad en la eurozona. "No se aprueba ese desembolso hasta que no se hayan estudiado algunas condiciones para el nuevo programa, no se haya llevado a cabo esa sesión del Parlamento (griego) y no se hayan comprometido las autoridades griegas a esa participación del sector privado de manera voluntaria", ha dicho la vicepresidenta económica al término de la reunión.

Salgado ha admitido que "hubiera sido deseable" que el pacto para pagar los 12.000 millones "estuviera hoy (por el lunes)". Pero ha asegurado que Grecia no necesita el dinero hasta agosto y que el desembolso "llegará a tiempo".

Participación "voluntaria"

Por su parte, Juncker ha explicado que los países de la eurozona se han puesto de acuerdo en que la participación de los bancos privados en el segundo rescate "debe ser voluntaria, sin obligaciones por parte de los gobiernos". Y han exigido a Grecia que, antes de que acabe el mes, apruebe en el Parlamento el último plan de ajuste pactado con la Comisión, el FMI y el Banco Central Europeo a principios de junio, informa Europa Press.

"Siempre he dicho que, por grande que sea la necesidad de desbloquear el quinto tramo, es más importante tener una idea más clara sobre la implicación del sector privado y que Grecia nos convenza de forma creíble de que hará todo lo que se ha comprometido a hacer", ha dicho Juncker.

"No podemos comprometernos a financiar a Grecia sin saber si el Parlamento griego vota la confianza del Gobierno griego y respalda las obligaciones de Grecia. Pensamos que debe haber acuerdo entre las grandes fuerzas políticas griegas", ha insistido el presidente del Eurogrupo.

Además, el presidente del Eurogrupo ha señalado que, al ser totalmente voluntaria la participación de los bancos privados, hasta principios de julio no se conocerá el volumen de fondos que aportarán y por tanto no podrá decidirse el importe del segundo rescate.

Venizalos: Hay que recuperar la credibilidad

El ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, subrayó en la reunión con sus colegas europeos en Luxemburgo que es importante la participación de los acreedores privados en un nuevo plan de rescate financiero de Grecia. En un comunicado publicado en Atenas, tras la reunión extraordinaria de ayer de los ministros de Finanzas de la eurozona, Venizelos dijo: " ha quedado claro que no basta la participación institucional, sino que es indispensable la participación del sector privado para resolver los problemas de la deuda helena".

Venizelos afirmó que se trata de una gestión "completamente voluntaria" y que es obvio que toda la gestión debe ser hecha de forma que no ocasione una crisis crediticia. El ministro también puntualizó la necesidad de que Grecia "recupere la credibilidad" entre sus socios y consideró esencial que la Unión Europea se convenza de las intenciones de Grecia de implementar el nuevo paquete de medidas "a medio plazo".

"Es imperativo hacer recuperar la confianza y la credibilidad en que Grecia aplicará el programa", declaró
Venizelos, en alusión a un programa de ahorro de cinco años (2011-2015) del gasto público de 28.000 millones de euros en cuatro años y la venta de activos y de privatizaciones por otros 50.000 millones de euros.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador