Menú

El Estado español ha engañado como hizo Grecia, tapó los espeluznantes números autonómicos en un paripé infame y por razones estrictamente electorales y de partido.

0

Moody's, esa agencia de calificación que tiene nombre de sastrería, ha denunciado que el Estado español no tiene instrumentos para meter en cintura el gasto de las Comunidades Autónomas. Qué despiste se gasta Moody´s sobre lo que realmente ocurre aquí. Aproximadamente el mismo que lucieron las más reputadas agencias sobre Lehman Brothers hasta la noche antes de que el banco de inversión pegara el petardazo intercontinental.

Moody's se preocupa porque el Estado español no puede obligar a los barones territoriales a recortarse siquiera en un bedel, y, por contra, ni repara en la auténtica madre del cordero: que el Estado no es aquí el controlador sino, en realidad, el que convida bajo mano a no controlarse. Moody´s no dice nada de que es el Estado quien ha proporcionado a esos territorios el libro de contabilidad "b", para que roben muy a su sabor al propio Estado. Pasó con Cataluña, está pasando con Castilla-La Mancha y pasará con Andalucía. Al menos.

Se está hablando del ex presidente castellanomanchego Barreda, que (con parejo atolondramiento al de Moody's) el PP exige que sea apartado de cualquier responsabilidad pública, cuando de quien hay que hablar es de la vicepresidenta Elena Salgado y de ahí para arriba, cabezas visibles de esta auténtica trama. Barreda no es más que el guardés que puso ahí otro genio de las finanzas de secano, José Bono, pero quien ocultó que la Comunidad de Castilla-La Mancha no debía 700 millones de euros sino más del triple no fue Barreda, quien carecía de las prerrogativas para ocultar nada. Quien, en definitiva, no tenía el poder para tapar un estercolero masivo bajo una zapatilla.

Quien podía tapar esa enormidad, y de hecho lo hizo, era Elena Salgado. La señora que ha venido presidiendo el órgano técnico (oscuros tiempos estos, en que lo técnico consiste no en dilucidar lo correcto con criterios objetivos, sino en encontrar la forma de hacer legalmente impecable un atraco) que examinaba detenidamente las cuentas presentadas por las Comunidades y las denegaba si faltaba por incluir una partida de lápices.

No estamos hablando de incompetencia del Estado al cruzar su contabilidad con la aportada por los territorios. Hablamos de lo único posible: el Estado español ha engañado como hizo Grecia, tapó los espeluznantes números autonómicos en un paripé infame y por razones estrictamente electorales y de partido. Los de Barreda se llevaron hasta el manso en Castilla-La Mancha pero quien mantuvo la farsa fue Salgado y el hoy absolutamente desprestigiado (el PSOE no va a dejar sana ninguna instancia, ni la Feria del Libro) Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Poco preocupada veo yo a Moody's para lo que debería. Como que ni siquiera tiene diagnosticada la causa del mal. Se conoce que se limitan a leer los titulares de nuestra prensa salmón, siempre tan comedida con las cosas de partido. Moody's demuestra que no sabe ni por dónde le viene el aire. Y los incautos de los "especuladores internacionales", pobres pardillos, le pagan a la tal agencia para algo más.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia