Menú

Las dobles subvenciones a los cortometrajes del cine español

No sólo los largometrajes españoles son financiados con dinero público. También los cortometrajes y, además, por partida doble.

0

La financiación pública destinada a las películas convencionales no es la única línea de subvenciones públicas que recibe el cine español. También los cortometrajes reciben abundantes ayudas públicas y, en línea con la industria del largometraje, acaparan estas subvenciones tanto antes de acometer el proyecto como una vez está realizado.

El Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales, dependiente del departamento dirigido por la ministra González Sinde, ha distribuido un millón de euros entre las productoras que realizan cortometrajes en España, a pesar de ser un mercado que apenas tiene espectadores en consonancia con el conjunto del cine español.

Estas subvenciones públicas se dividen, como ha quedado dicho, en dos fases. La primera consiste en entregar dinero a los beneficiarios antes de rodar sus creaciones. Después, si finalmente se rueda el cortometraje y al margen de que sea o no exhibido en las salas de proyección, el beneficiario puede recibir una ayuda adicional cuyo conjunto completa el millón de euros previsto.

Por si eso fuera poco, el ministerio de Cultura ha destinado una cantidad adicional de 750.000 euros para aquellas personas o entidades que realicen cursos, seminarios, publicaciones y cualquier otra actividad que vaya destinada a elevar la cultura cinematográfica del cine español, con lo que esta remesa de fondos públicos para la financiación de un sector tan minoritario se acerca a los dos millones de euros.

La subvención más cuantiosa a los cortometrajes "sobre proyecto", es decir, antes del rodaje, ha correspondido a la productora "Dok Films", dirigida por el francés Alain Fournier, para el corto "Requiem por los Modlin", por un total de 22.750 euros.

En cuanto a los cortometrajes ya realizados, la palma subvencionadora se la lleva el corto "Uniformadas", de Irene Zoe Alemeda, cuyo argumento gira en torno a la "construcción de género". La protagonista, una niña que acude a un colegio de monjas, quiere ser hombre de mayor, lo que provoca algunos conflictos con su entorno. Con tal argumento no es de extrañar que haya sido el cortometraje más subvencionado de la temporada con 43.000 euros.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD