Menú

Recarte: "Habría que entregar Grecia al FMI y negociar su salida del euro"

El presidente de Libertad Digital considera que Merkel y Sarkozy se equivocaron al no decidir la quiebra de Grecia hace casi dos años.

En una entrevista al diario La Gaceta, Alberto Recarte hace un balance de la situación de Grecia y pone de manifiesto los errores que se cometieron hace dos años y que han llevado a la actual situación en Europa.

De este modo, el economista asegura que "la suspensión de pagos y la quiebra de Grecia son inevitables. Eran inevitables hace casi dos años, cuando empezó a discutirse". El autor de El informe Recarte, manual de referencia en el que se alertaba de todo lo que finalmente ha ido ocurriendo, indica además que "la canciller Merkel y Sarkozy se equivocaron al no aceptar esta suspensión de pagos por el efecto que tendría en la banca alemana y francesa".

Preguntado por cómo afectará la situación griega al sistema financiero, Alberto Recarte calcula que "todos los que tengan créditos van a perder el 50% de los mismos", lo que supondría, en su opinión, unas pérdidas de "entre 100.000 y 125.000 millones de euros fuera de Grecia" de los cuales unos 50.000 podrían corresponder al Banco Central Europeo. "Esa es una de las razones por las que Trichet no ha planteado una suspensión de pagos ordenada", sentencia.

"Creo que el capital del BCE debe estar por los 50.000 millones, por lo que habría que recapitalizarlo", asegura el presidente del grupo Libertad Digital. ¿El siguiente paso? "El proceso siguiente sería entregar Grecia al Fondo Monetario Internacional. Es decir, que negocien un plan de salvación y su salida de euro".

Por tanto, Recarte considera que la situación griega "nos obliga a hacer las reformas más deprisa. Las primeras deben ser la del mercado de trabajo y del sistema impositivo".

De hecho, en su obra El desmoronamiento de España, El Informe Recarte 2, el economista dedicó algunas páginas a la complicada situación griega:

Integrarse en un euro mal diseñado fue un error imperdonable [...] El euro está mal concebido. Los criterios de admisión eran incompletos. No se tomaron en consideración situaciones como el desempleo, la falta de competitividad, las consecuencias de déficit públicos excesivos, del incumplimiento, en definitiva, del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, de desequilibrios persistentes en la balanza de pagos por cuenta corriente y los limitados poderes del Banco Central Europeo [...]

La crisis del euro de la primera parte de 2010 podría haberse limitado si la actuación de los gobiernos de los países miembros hubiera sido diferente. La crisis griega debería haberse abordado exclusivamente por el Fondo Monetario Internacional, que habría tenido que diseñar un plan de salvamento teniendo en cuenta exclusivamente la situación de la economía de ese país. La intervención de la Comisión Europea y de los gobiernos de Francia y Alemania lo ha impedido. La consecuencia es que el plan de ajuste griego tiene en cuenta no sólo los intereses griegos, sino los de los bancos financiadores europeos, en particular los de Francia y Alemania, los más comprometidos con Grecia.

Con la disculpa de lograr la estabilidad del euro es posible que se esté condenando a la economía griega a una recesión permanente, de la que sólo podrá salir cuando los bancos acreedores negocien con las autoridades griegas una quita de la magnitud que sea necesaria, acorde con la responsabilidad de los que se han endeudado excesivamente y de los que han prestado irresponsablemente.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios
    Acceda a los 21 comentarios guardados

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador