Menú

Suiza plantea un referéndum para "proteger" su oro

El Partido Popular Suizo lanza una iniciativa para celebrar un referéndum sobre las reservas de oro, impidiendo las ventas del banco central

0

El Banco Central de Suiza (SNB) anunció hace apenas dos semanas una intervención histórica sobre su moneda para tratar que cotice por debajo de 1,2 francos suizos, como resultado de la fuerte apreciación que venía registrando en los últimos meses.

Sin embargo, la aplicación de esta medida podría complicarse en el futuro próximo en caso de que triunfe la iniciativa popular que acaba de lanzar el Partido Popular Suizo (SVP en alemán o UDC en francés), bajo el lema "proteger nuestro oro". Los líderes de esta formación pretenden celebrar un referéndum para que los suizos decidan sobre sus reservas de oro.

El objetivo consiste en declarar inconstitucional las ventas de oro por parte de su banco central, así como elevar dichas reservas hasta el 20% de los activos del SNB frente al 16% actual. El SVP califica de lamentable la venta de una 1.500 toneladas de oro en los últimos años sin que los suizos pudieran pronunciarse al respecto. En la actualidad, sus reservas de oro ascienden a cerca de 1.000 toneladas.

Para que el referéndum pueda celebrarse la formación precisa recoger 100.000 firmas antes de marzo de 2013. En caso de conseguirlo y recabar el apoyo de los suizos, su banco central tendría serias dificultades para mantener la reciente manipulación de su divisa mediante la implanatación de un tipo de cambio fijo respecto al euro, ya que se vería obligado a comprar grandes cantidades de oro hasta alcanzar el 20% de sus activos. En Suiza existe una larga tradición de democracia directa para decidir sobre asuntos de diversa índole, desde la creación de un ejército hasta la integración en la zona euro (ambas iniciativas fueron rechazadas en referéndum).

Suiza, al igual que otros muchos países desarrollados (incluida España), comenzó a vender sus reservas de oro la pasada década guiándose por expertos que concedían al metal amarillo un valor superfluo. Sin embargo, según los líderes del SVP "ningún Gobierno es legítimo para disponer de las reservas de divisas propias del país". La iniciativa plantea, pues, reducir el margen de intervención monetaria del Estado y su banco central.

De vendedores a compradores netos

Pese a esta estrategia de ventas, curiosamente, los bancos centrales están comenzando a comprar de nuevo oro para reforzar sus balances tras años de fuerte apreciación. El precio del oro ha aumentado más del 25% en el 2011, alcanzando máximos nominales de 1.920 dólares la onza troy en agosto.

El Financial Times publicó el lunes un artículo bajo el título Central banks return as gold buyers, en donde se destacaba que los bancos centrales europeos se han convertido en compradores netos de oro por primera vez en más de dos décadas. El cambio de actitud de los bancos centrales europeos hacia el oro viene en un momento en el que los mercados emergentes también están aumentando sus reservas de oro. México, Rusia, Corea del Sur y Tailandia, han hecho grandes compras de oro este año, en un intento por reducir su exposición al dólar.

De hecho a nivel mundial, los bancos centrales han comprado más oro este año que en cualquiera de los anteriores desde que se desvinculó al dólar del oro hace 40 años. Desde 1999 se vendían un promedio de casi 400 toneladas al año. La demanda mundial de oro se sitúa hoy en unas 4.500 toneladas anuales.

Debate en Suiza

Por su parte, la intervención monetaria en Suiza ha generado un arduo debate entre los analistas a favor y en contra de la medida. Unos defienden que un franco más débil favorece las exportaciones mientras que otros temen que resurja el fantasma de la inflación, enterrado desde hace dos décadas en el país helvético

Desde el pasado 6 de septiembre, el tipo de cambio es una línea recta en Suiza luego de las sinuosas montañas de los meses previos. El mercado sigue fiel el dictado de la autoridad monetaria: 1,20 francos por euro. Ni un céntimo de franco menos (luego de que ambas monedas danzaran a la par en agosto). Una estrategia que esboza un nuevo debate: ¿Volverá Suiza a vivir un proceso inflacionario?, informa swiss.info.

Las autoridades económicas opinan que no, pero la historia de Suiza ofrece una visión distinta. En 1978, tras anclar el franco al marco alemán, Suiza enfrentó una espiral de precios que alcanzó una cima de 7,5% en 1981. Fritz Leutwiler, presidente del BNS de la época, declaró en 1985, cuando se retiró del banco, que "la política cambiaria de 1978 había sido un grave error".
 
Los expertos privados consultados por el diario coinciden en el diagnóstico. Arturo Bris, director del Programa de Estrategia Avanzada del IMD de Lausana, prevé inflación en Suiza a medio plazo; UBS estima que la inflación pasará del 0,3% en 2011 al 1,1% en 2012; por su parte, el banco helvético Vontobel explica que es previsible que Suiza registre una "inflación importada", es decir, que se vea afectada por las presiones inflacionarias que llegan de EEUU y Europa, como resultado de los grandes estímulos fiscales y monetarios para reactivar sus economías.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia