Menú

La UE impone a la deuda española una depreciación "puntual" del 2%

Las entidades tienen ocho meses para llegar al 9%. El documento no pone ninguna cifra a las necesidades de capital de la banca europea.

Libre Mercado
0

La deuda española sufrirá una depreciación puntual del 2%. Esto quiere decir que las entidades con bonos hispanos en su poder tendrán que contabilizarlos al 98% de su valor nominal. Ésta es una de las medidas acordadas en la cumbre que mantienen este miércoles por la tarde los líderes de la UE. También se alcanzó un acuerdo para elevar las exigencias de capital de la banca hasta el 9 por ciento antes de julio de 2012, con una llamada de atención para que esta medida no provoque un nuevo estrangulamiento del crédito.

Tras una reunión de una hora y media, los mandatarios de los 27 países que configuran la Unión Europea emitieron un comunicado con las guías que regirán el fortalecimiento de la gran banca europea, que se erige como uno de los "cortafuegos" que frenará el contagio por el impago de la deuda griega.

En líneas generales, la banca tiene ocho meses para elevar su capital hasta el 9 por ciento, y durante este periodo tendrá limitado el reparto de bonos a la alta dirección y dividendos para el accionista. Deberá además valorar su cartera de deuda soberana a precios de mercado, no de emisión, podrá captar liquidez en los mercados con garantías de la UE, y por tanto a mejores precios, y podrá contabilizar sus emisiones de bonos convertibles como capital de máxima calidad, tal y como reclamaba la banca española.

Depreciación del 2%

En el caso de España, eso supondría una depreciación de menos del 2% en sus bonos soberanos, según dijo el sábado la vicepresidenta Económica, Elena Salgado. El documento no pone ninguna cifra a las necesidades de capital de la banca comunitaria, aunque diversas fuentes señalan que la Autoridad Bancaria Europea que asciende a alrededor de 100.000 millones de euros, muy por debajo de los 200.000 millones que calcula el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Para alcanzar el umbral exigido, "los bancos deben usar primero fuentes privadas de capital, incluyendo la reestructuración y conversión de instrumentos de deuda en capital". "Si es necesario, los Gobiernos nacionales deben prestar ayuda, y si este apoyo no está disponible, la recapitalización deberá financiarse vía un préstamo del fondo europeo de estabilidad financiera", destacan las conclusiones, informa Europa Press.

Los líderes europeos reclaman a los supervisores nacionales que garanticen que "los planes de los bancos para reforzar su capital no lleven a un excesivo desapalancamiento o a una presión indebida sobre la deuda soberana y que se mantenga el flujo de crédito a la economía real".

La recapitalización afectará sólo a las grandes entidades de la UE consideradas sistémicas. En el caso de España, se trata del Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia y Popular.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco