Menú

La quita del 50% sobre la deuda pública de Grecia resultará "insuficiente"

La UE acordó una quita del 50% sobre la deuda de Grecia pero, en la práctica, es del 28%. "Insuficiente", según inversores, analistas y FMI.

0

La cumbre extraordinaria de la UE celebrada el pasado miércoles acordó aplicar una quita del 50% sobre la deuda pública de Grecia, elevando así la condonación del 21% fijada en el segundo rescate heleno alcanzado el pasado julio. Sin embargo, en realidad, apenas asciende al 28%. Se trata de un descuento "insuficiente" para que la deuda helena sea sostenible a medio o largo plazo, según los inversores, diversos analistas y el propio Fondo Monetario Internacional (FMI).

El acuerdo de la cumbre señala lo siguiente a este respecto:

Junto con un ambicioso programa de reformas para la economía griega, la participación del sector privado deberá garantizar la disminución de la tasa de endeudamiento griega con objeto de alcanzar un 120% para 2020. Con este fin, invitamos a Grecia, a los inversores privados y a todos los interesados a que pongan en marcha un intercambio voluntario de bonos y obligaciones con una quita nominal del 50% de la deuda virtual en manos de inversores privados.

Lo primero que llama la atención es el elevado nivel de deuda que seguirá registrando Atenas hasta finales de la presente década (120% del PIB), duplicando el límite máximo fijado por Maastricht (60%), pese a dicha condonación. El segundo punto relevante es que la quita tan sólo se aplicará a los bonos que acumula el "sector privado", excluyendo así al Banco Central Europeo (BCE) y a los gobiernos de la zona euro que han acudido al rescate del país. Es decir, la condonación tan sólo afectará a una parte de la deuda griega, no al total.

La deuda pública de Grecia ronda los 350.000 millones de euros en total. La cuestión es que unos 70.000 millones corresponden a créditos otorgados por la zona euro y el FMI, y otros 75.000 millones a bonos adquiridos por el BCE, pero éstos quedarán indemnes de la quita. De este modo, el citado descuento del 50% tan sólo se aplicará a los algo más de 200.000 millones restantes, en manos de inversores extranjeros, bancos griegos y otros entes públicos como la Seguridad Social. Así, la deuda de Grecia apenas se reducirá en unos 100.000 millones, con lo que la quita real se reduce a un 28% frente al 50% anunciado.

A ello se suma, además, un problema adicional: la recesión. La fuerte caída del PIB que está registrando la economía griega se materializa, lógicamente, en un mayor nivel de deuda pública:

1. Según los últimos datos de Eurostat, la oficina estadística de Bruselas, el PIB de Grecia fue de 227.328 millones de euros en 2010; su déficit ascendió al 10,6% del PIB (24.125 millones); y su deuda pública del 144,9% (329.351 millones).

2. Los Presupuestos Generales del Estado presentados por Atenas a principios de octubre -sin aplicar ninguna quita- estiman que el PIB caerá este año un 5,5% adicional y un 2,5% en 2012; la deuda del país se situaría en el 162% y 173%, respectivamente, debido al coste de los intereses y al déficit público (8,5% del PIB en 2011, según las últimas previsiones oficiales).

3. De este modo, si se cumplen dichos cálculos (PIB de 215.000 millones en 2011), la deuda griega rondará el 116% del PIB en 2011 tras la quita acordada por Bruselas, ya que su deuda total seguirá rondando los 250.000 millones de euros. Además, si se mantiene la recesión y el abultado déficit en 2012, seguirá aumentando en los próximos ejercicios.

La troika recomendó un recorte del 60%

De hecho, el último informe sobre Grecia, elaborado por la troika (Comisión Europea, FMI y BCE) días antes de la Cumbre del Euro, arrojaba las siguientes conclusiones:

  • En caso de no aplicar quita, la deuda de Atenas ascendería al 186% en 2013, al 152% en 2020 y al 130% en 2030 y, además, Grecia no podría volver a financiarse en los mercados de deuda hasta 2021.
  • De ahí que los técnicos recomendaran aplicar una quita del 50% al sector privado -tal y como acordó Bruselas-. Con este descuento, según el informe, la deuda helena será del 120% del PIB en 2020 y poco más del 100% en 2030.
  • Pero, según estos expertos, seguiría siendo un nivel elevado para garantizar la sostenibilidad del país, de modo que abren la puerta a aplicar un descuento de "al menos el 60%" para que la deuda se sitúe en el 110% del PIB en 2020.

Sin embargo, los líderes de la zona euro no abrazaron esta última recomendación y, finalmente, se contentaron con aplicar una quita del 50% sobre el valor nominal de los bonos en manos de la banca excluyendo, eso sí, más de un tercio de la deuda total. Por ello, analistas e inversores consideran ahora que esta condonación resultará "insuficiente" para que Grecia logre un nivel de deuda sostenible, concluyendo que Atenas precisará, finalmente, una quita mayor de la prevista.

El mercado de deuda no se cree el anuncio del 50%, y los bonos griegos a un año cotizaban tras la Cumbre con un descuento superior al 60% sobre su valor nominal.

Por su parte, el banco norteamericano Citi estimaba ya en abril que Grecia debería reducir su deuda a un máximo del 90% del PIB en 2013 para recuperar la confianza de los inversores a medio plazo. Para ello, sería necesario aplicar una quita del 42%, pero su economía tendría que empezar a crecer de inmediato, el Estado tendría que registrar superávit, los costes financieros se tendrían que mantener bajos con ayuda exterior y Atenas tendría que completar la privatización de activos para recaudar 50.000 millones de euros hasta 2014.

El problema, sin embargo, es que las medidas aplicadas no están obteniendo los "resultados esperados tan pronto como se esperaba". De ahí que Citi estime la necesidad de aplicar un descuento del 68% para alcanzar tal objetivo, o bien del 93% a fin de situar la deuda en el 60% del PIB, el máximo fijado por la UE.

Las pérdidas para los bancos serían las siguientes, en función del descuento aplicado:

Por último, en las horas previas al acuerdo alcanzado por los líderes de la zona euro, el FMI presionaba a los gobiernos europeos para elevar la quita sobre Grecia hasta el 75% sobre los bonos en manos del sector privado, una meta muy alejada de la decisión adoptada finalmente por Bruselas.

La advertencia de Fitch

Por el momento, cerca del 90% de bancos internacionales afectados parece haber dado su visto bueno al descuento del 50% (mediante un canje de bonos de valor inferior), una condición imprescindible para evitar el temido "evento crediticio". La UE pretende que los acreedores de Atenas acepten este descuento de forma "voluntaria" para que las agencias de calificación no declaren la suspensión de pagos (default) de forma oficial, lo cual activaría los seguros de impago (credit default swaps) asociados a los bonos helenos (por valor de decenas de miles de millones de euros adicionales para bancos y aseguradoras).

Pese a todo, Fitch ya ha advertido que podría calificar esta situación como un "default temporal", lo cual abriría la puerta a la activación de los seguros de impago. Además, la agencia aclara que, pese a la quita, la deuda helena ascenderá al 142% del PIB en 2013, "siendo de lejos la más alta de la zona euro", antes de regresar al 120% en 2020.

Por ello, advierte de los "importantes desafíos" a los que se enfrentará Grecia tras la quita propuesta, "en un contexto de débil crecimiento, austeridad y fatiga -posiblemente, reduciendo la capacidad para implementar las difíciles pero necesarias reformas estructurales-, y manteniendo altos niveles de deuda".

En Libre Mercado