Menú

¿Cómo protejo mis ahorros si desaparece el euro?

Los expertos de iAhorro.com nos dan algunas ideas para cuidar nuestros ahorros si desaparece la moneda única.

Libre Mercado
0

Los bonos italianos a 10 años ya rozan el punto de no retorno, que los expertos sitúan cuando la rentabilidad del bono a 10 años sobrepasa el 7%. La prima de riesgo de Italia, indicador del riesgo que los inversores perciben de no cobrar si compran deuda pública del país, toca ya los 570 puntos. Eso quiere decir que para que los mercados compren bonos italianos a 10 años en lugar de deuda pública alemana, exigen rentabilidades superiores de un 5,7% adicional. España no se libra del efecto contagio y nuestra prima de riesgo escala por encima de los 400 puntos.

Grecia está en una situación peor, pero su tamaño no tiene nada que ver con Italia. Para entendernos, Italia es demasiado grande para dejarla caer. Llegados a este punto, las posibilidades dilatorias de los políticos de la Unión Monetaria Europea son prácticamente nulas; o deciden iniciar de inmediato reformas para unificar la política fiscal europea (creación de una Hacienda Pública Europea que pueda endeudarse con la garantía de todos los países, mediante el Eurobono) o nos enfrentamos a un escenario económico catastrófico de impredecibles consecuencias: la desaparición total o parcial de la Zona Euro.

Para Pau A. Monserrat, economista del comparador de bancos iAhorro.com, "los ahorradores españoles tienen que mantener la calma y confiar en que los dirigentes de la Unión Europea tomarán las medidas necesarias para garantizar los ahorros de los europeos, en cualquiera de los escenarios posibles".

Sin embargo, en estos momentos los ahorradores españoles se hacen preguntas del tipo: ¿qué pasaría con mis cuentas en euros si España saliera del euro? Y ¿hay alguna forma de proteger mis ahorros de este escenario económico de ruptura de la moneda única y vuelta a la antigua peseta?

iAhorro.com entiende que los ahorros de los españoles están garantizados, en primer lugar por las propias entidades financieras, en segundo lugar por el Fondo de Garantía de Depósitos (que garantiza las cuentas y depósitos de cada titular y banco por una cantidad de 100.000 euros) y, en caso de una salida pactada del euro, por los mecanismos que los países activarán para evitar una indeseada merma de los ahorros de sus ciudadanos.

Sin embargo lo que si ocurriría en caso de que se rompiera el euro es que nuestros ahorros en euros se transformarían en pesetas (o la divisa que fuera), con un determinado tipo de cambio respecto a las demás divisas europeas y mundiales. Dado que el tipo de cambio de una moneda se determina por la fortaleza y capacidad de generar riqueza de un país, está claro que la peseta perdería valor respecto al marco alemán, por ejemplo. Y ello significaría que seríamos, de golpe, más pobres que los ciudadanos de los países europeos más prósperos.

En un escenario tan catastrófico como el planteado, ¿qué podríamos hacer para proteger la capacidad de compra de nuestro dinero?

Sin acudir a productos financieros complejos, el ahorrador podría:

  • Abrir una cuenta en España en otra divisa, como podría ser el dólar americano
  • Abrir una cuenta en el extranjero, como no-residente. Pero ello conlleva un riesgo claro de tipo de cambio; si se compran francos suizos, por ejemplo, el dinero lo tenemos más seguro, pero podemos perder mucho dinero si el euro no se rompe y tenemos que volver a cambiar de divisa.
  • Abrir una cuenta en un país fuerte de la zona euro, como no-residente, en euros. Por ejemplo depositar nuestros euros en un banco de Alemania. Evitaríamos el riesgo de tipo de cambio y, en caso de que se rompiera el euro, los nuevos marcos alemanes se cambiarían en pesetas a un tipo de cambio favorable para nosotros.

Estas son algunas opciones relativamente sencillas para asegurar nuestros ahorros que conllevan un riesgo también, en este caso de tipo de cambio, que no hay que menospreciar.

Vivimos unos momentos muy preocupantes desde el punto de vista económico, pero no queremos terminar sin dar un mensaje de tranquilidad. España es un país que, pese a las dificultades, tiene una fortaleza económica suficiente para que estemos relativamente serenos. En todo caso, no hay que hacer ningún movimiento financiero sin habernos asesorado previamente con expertos independientes. El miedo no es nunca un buen asesor.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios