Menú

El mercado empieza a descontar que España precisará un rescate

La rentabilidad de la deuda española ha llegado a los 460 puntos pese a las compras del BCE. El mercado anticipa que España superará el punto de no retorno.

Libre mercado
0

La tensión sobre el mercado de deuda nacional sigue en aumento. La prima de riesgo ofrecida a los inversores por los bonos españoles, italianos y franceses a diez años respecto a los alemanes ha vuelto a cerrar la sesión en máximos.

Así, la prima de riesgo española ha subido este miércoles hasta situarse en su máximo histórico desde la implantación del euro. Al cierre de la sesión bursátil la prima de riesgo española, es decir, el diferencial entre la rentabilidad que ofrecen los bonos españoles a diez años con respecto a sus homólogos alemanes, se ha situado en los 460 puntos con una rentabilidad del 6,409%, mientras que los ahorradores dirigían su dinero hacia los bonos alemanes considerados los más seguros. La rentabilidad del bund alemán se ha situado este miércoles en el 1,818%.

Mientras, los seguros de impago de deuda (credit default swap o CDS) relativos a los bonos a diez años de España para cubrir la posibilidad de impago de 10 millones de dólares se cambiaban durante la jornada en 469.150 dólares anuales, por encima de los 462.350 del cierre anterior.

Todo ello indica que los inversores perciben un mayor riesgo hacia los bonos españoles, tras los máximos alcanzados el martes. Y es que, la deuda española sigue a un paso del denominado punto de no retorno, momento a partir del cual resultará muy complicado evitar un rescate internacional. Así, aunque la rentabilidad de la deuda aún no ha alcanzado el umbral del 7% -barrera crítica, según la mayoría de analistas-, su prima de riesgo rebasó el martes los 450 puntos básicos. Se trata de una situación crítica, ya que la cámara de compensación independiente LCH.Clearnet podría exigir en cualquier momento mayores garantías sobre la deuda española.

LCH.Clearnet es una cámara de contrapartida dedicada a garantizar los préstamos entre entidades a cambio de un aval (incluida deuda pública); los bancos han acudido de forma masiva a este mecanismo para poder financiarse en los mercados ante las tensiones que desde hace meses vive el interbancario europeo; si LCH exige más garantías para obtener financiación utilizando como colateral deuda española (más bonos para obtener el mismo crédito), ésta quedaría penalizada en el mercado frente a bonos más seguros (deuda estadounidense o alemana), con lo que su demanda caería de forma sustancial, disparando aún más el coste de su emisión (el Estado tendría que ofrecer un mayor tipo de interés para colocarla); la credibilidad del emisor (Estado español) se deterioraría más y las ventas de este tipo de activos aumentarían (los bancos se deshacen de más deuda española).

Éste es el particular ciclo que ha atravesado Italia y en el que está a punto de entrar España en caso de que la citada cámara decida hacer lo mismo con los bonos nacionales. El mercado empieza a descontar este escenario: una vez superado el temido punto de no retorno, es muy probable que España acabe precisando ayuda.

Tensión en toda la deuda europea

Por su parte, el diferencial entre los bonos italianos y los alemanes se situaba de nuevo por encima de los 500 puntos básicos, con una rentabilidad del 7,010%. Así, la prima de riesgo alcanzaba los 520,6 puntos básicos.

En el caso de los bonos de Francia, que han marcado durante la jornada del miércoles el récord de 193,3 puntos básicos,  han cerrado la sesión en los 190 puntos con una rentabilidad del 3,711%.

La crisis de deuda también está castigando a Austria cuya prima de riesgo se ha vuelto a situar este miércoles en cifras desconocidas. Al cierre de la sesión bursátil se situaba en los 181 puntos con una rentabilidad del 3,620%.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios