Menú

ERE en El Terrat: Buenafuente se convierte en un empresario "sin escrúpulos"

La compañía del cómico catalán despide a 28 trabajadores, algo que el presentador criticó con dureza en el pasado.

LIBRE MERCADO
0

Andreu Buenafuente tiene varias caras. Por un lado, es un conocido cómico, presentador, escritor de libros y monologuista. Por otro lado, es un empresario de éxito que ha levantado varias compañías relacionadas como el mundo del espectáculo. Ahora, el grupo que engloba a todas ellas, El Terrat, está pasando por dificultades y ha anunciado un ERE que afectará a 28 de sus trabajadores. Es un momento difícil para el cómico, que se complica aún más cuando se conoce lo que se dijo en su programa en situaciones similares que afectaban a otras empresas.

En principio, nadie debería criticar a Buenafuente por este ERE. Como cualquier empresario, lo lógico es pensar en que lo último que desea es despedir a sus trabajadores. No hay ningún signo que explique mejor las dificultades de una sociedad mercantil que el despido de sus empleados. Al mismo tiempo, toda compañía que marcha bien se reconoce por sus aumentos de plantilla. Si El Terrat ha llegado a este punto, seguramente, será porque no le salían las cuentas: la única manera de seguir en el negocio era recortar la plantilla.

De hecho, Buenafuente es un ejemplo de empresario de éxito. Ya sea por la calidad de sus programas, por lo diferente de su humor o por su buen ojo a la hora de contratar actores y presentadores, lo cierto es que El Terrat es una de las productoras televisivas más potentes de los últimos años en España.

Además, hay que destacar que un porcentaje muy amplio de sus productos han sido contratados por los operadores privados. Aunque entre sus clientes también están entes públicos (algo común en el sector, porque el Estado está muy presente en los medios audiovisuales), lo cierto es que sólo hay que ver en su web los servicios que ofrece y las empresas que los han contratado para darse cuenta del éxito de su fórmula.

Revuelo en Twitter

Hasta aquí no hay nada que objetar. Pero entonces, ¿por qué se ha armado tanto revuelo en las redes sociales en las últimas horas? Tantos han sido los comentarios que Buenafuente ha tenido que salir en Twitter a pedir "respeto por una empresa que lleva 20 años dando trabajo a cientos de personas".

En su cuenta, el cómico ha escrito varios comentarios sobre el tema:

  • Veo que ya sabéis lo de nuestra situación en El Terrat. Pido respeto por una empresa 20 años dando trabajo a cientos de personas.
  • De la crisis no se salva nadie y hay que hacer malabares para salir adelante. Pero lo haremos, como siempre lo hemos hecho.
  • A nadie le gusta reducir su empresa. Pero a veces no hay otro remedio. Se ruega no hacer leña. Al revés. Comprensión, luchar, ideas y adelante.
  • La empresa que no tenga problemas, que tire la primera piedra.

Estos cuatro comentarios parecen bastante lógicos. Lo que no lo es tanto es la actitud que ha tenido Buenafuente cuando han sido otros los que han pasado por dificultades (lo de "no hacer leña" como él mismo dice). El cómico catalán ha sido constante en sus críticas a los empresarios que despedían a sus trabajadores o que pedían flexibilidad en la legislación laboral.

Su discurso, habitual entre la izquierda europea, es que alguien que despide es un tipo "sin escrúpulos". De hecho, muy a menudo ha defendido una postura que enfrenta a empleados y empleadores, como si fueran enemigos que luchan por el mismo botín, que casi siempre se lleva la empresa, claro, que es la más fuerte. Quizás ahora que lo sufre en sus carnes ("la empresa que no tenga problemas, que tire la primera piedra"), pueda ver lo injusto de esa caricatura que él ha ayudado a fomentar.

Sus críticas a los empresarios

Algunos de los comentarios que ha dedicado Buenafuente a los empresarios en estos últimos años han sido realmente duros. Un ejemplo se produjo en 2009, comentando una noticia sobre un informe de la patronal madrileña en el que, entre otras medidas, se pedía abaratar el despido (como, por otra parte, hizo luego el Gobierno y recomienda la mayoría de los expertos). En aquella ocasión, el cómico dio paso a un vídeo sobre el Despidifrén. Este falso producto se presentaba en un anuncio que imitaba a los habituales en los medicamentos. ¿Se lo habrán recetado hoy a Andreu?:

Compre Despidifrén, contra los estados carenciales de mano dura con el trabajador. Elimina los escrúpulos. Con AcidoAcetilFiniquito y Parocetamol. Olvide los problemas de conciencia. Despidifrén 600.

Esta propuesta es de un empresario. Puede provocar cabreos importantes a los trabajadores. En caso de finiquitos altos, pida ayuda al Gobierno.

Éste no es el único caso. El propio cómico utilizó uno de sus monólogos para mofarse y criticar al presidente de Nissan España (que es japonés), cuando anunció el ERE que su empresa iba a acometer en su planta catalana. Sus palabras no tienen desperdicio:

Hello Kitty. Tú tienes los woks más grandes de Okinawa. Te ha salido del tamagochi decir sayonara trabajadores... Hay que ser muy Mitsubishi [para hacer un ERE]. Esto huele a sushi podrido.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation