Menú

Alemania, Austria y Bélgica rechazan ampliar el fondo

También el ministro de Finanzas belga, Steven Vanackere, ha dicho que "no hay alternativa al acuerdo".

0

La canciller alemana, Angela Merkel, ha afirmado que no es el momento de debatir un posible aumento del capital del fondo de rescate de la zona euro y ha incidido en que la prioridad es asegurar la efectividad del actual, así como la rápida puesta en marcha del próximo fondo permanente.

En rueda de prensa con el primer ministro belga, Elio Di Rupo, Merkel también apuntó que no había posibilidad de extender el préstamo puente a Grecia si continuaban sin fin las negociaciones con sus acreedores privados sobre la quita de su deuda, como algunos medios han publicado, informa Europa Press.

"Ahora la prioridad es poner en marcha el Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede), terminar las negociaciones y ver cuánto capital podemos aportar", afirmó Merkel tras ser preguntada por los comentarios en Berlín de la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, sobre la necesidad de aumentar el fondo.

También el ministro de Finanzas belga, Steven Vanackere, ha dicho que "no hay alternativa al acuerdo".

Austria se une a la negativa

La ministra austriaca de Finanzas, Maria Fekter, ha rechazado este lunes aumentar el capital del fondo de rescate de la UE para países endeudados, tal y como ha pedido la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, para frenar el contagio de la crisis de deuda a España e Italia.

"Si estamos hablando de más dinero de los presupuestos nacionales (para el fondo de rescate), entonces (la respuesta es) no. Ello provocaría graves dificultades en los parlamentos. Hay varios Estados miembros que no pueden pagar más al Mecanismo Europeo de Estabilidad", ha dicho Fekter a la entrada de la reunión de ministros de Economía de la Eurozona, informa Europa Press.

La ministra austriaca ha defendido alcanzar un acuerdo "voluntario" con la banca sobre la quita a la deuda griega porque "de lo contrario esto se consideraría una bancarrota y podría significar un Lehman segunda parte", en referencia a la quiebra del banco de inversión estadounidense que agravó la crisis financiera. "Y queremos evitarlo".

Sin embargo, su homólogo holandés, Jan de Kees Jager, ha avisado a la banca de que se le obligará a asumir pérdidas sobre la deuda griega si no alcanza un acuerdo con el Gobierno de Atenas sobre la quita. "Nuestro objetivo es una deuda sostenible", ha dicho. "La voluntariedad es nuestra preferencia, pero no supone un prerrequisito para nosotros", ha agregado.
 

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Tienda LD