Menú

¿Es el director de banco nuestro asesor financiero?

Responder a la pregunta que da título a este artículo evitará a los pequeños inversores la mitad de sus problemas.

0

Si el ahorrador tiene clara la respuesta a esta sencilla pregunta, evitará la mitad de los problemas a los que se enfrenta cuando invierte en productos financieros, sean depósitos a plazo fijo, inversiones en Bolsa o estrategias con fondos de inversión.

El otro 50% de los problemas en una inversión se minimiza si conocemos y entendemos perfectamente el producto en el que invertimos y se ajusta al mismo nuestro perfil inversor. Nadie nos quitará asumir algún riesgo si queremos aumentar nuestra rentabilidad esperada, pero este riesgo debería ser sólo el intrínseco al instrumento de ahorro o inversión.

El director de nuestro banco no cobra por asesorarnos. Su sueldo se determina principalmente con una parte fija y una variable, que depende del cumplimiento de una serie de objetivos, fijados en un presupuesto mensual, trimestral y anual. El asesoramiento de los clientes no figura en este tipo de valoraciones, al menos en la gran mayoría de entidades financieras. Lo máximo que se les valora es la satisfacción del cliente basada en encuestas personales.

Puede que en nuestra oficina sí haya un director, un interventor o un cajero que nos asesora y lo hace bien. Pero es una excepción: esta labor se deberá más a que nos conoce de hace años o a su calidad personal que a los incentivos que le marca el banco o caja. Como norma general, no piense que lo que le aconseja el director de su oficina es lo que más le conviene a usted; el producto que le quiere vender es bueno para el banco, que sea bueno para uno depende de que la estrategia bancaria esté alineada con nuestros intereses particulares.

No se trata de que el personal bancario no sepa asesorar; en principio se trata del profesional que mejor conoce los productos financieros que comercializa su entidad. Lo que pasa es que su función en el banco no es asesorar sino vender. Y para ello cobra.

Si quiere un depósito a plazo fijo, un fondo de inversión o contratar un plan de pensiones para su jubilación, utilice primero el comparador de bancos de iAhorro.com y Libertad Digital. Seleccione el que mejor se adapte a sus preferencias y situación económica; si el producto es complejo, vaya a un asesor financiero independiente y, en último lugar, acuda a una sucursal a contratar el producto financiero elegido. Y entonces, pregunte al director todos los detalles del producto de su banco, que en esto sí es el mayor experto que existe.

Pinchar en la imagen para ver los mejores depósitos del momento

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD