Menú

Spanair deja de volar

El fracaso en la búsqueda de un inversor acaba con el proyecto de la Generalidad. Teléfonos de información: 900 13 14 15/902 13 14 15.

0

Spanair ha anunciado este viernes, tras la reunión del Consejo de Administración, que la aerolínea dejará de volar a partir de esta noche, el último vuelo aterrizará a las 22.00 horas, y pone fin a su operativa.

En un comunicado, la compañía ha justificado el cese de operaciones por "la falta de viabilidad financiera para los próximos meses", como medida de prudencia y seguridad. Un portavoz de la aerolínea ha explicado que prevén presentar concurso de acreedores y que la decisión de cese afectará a 300 pasajeros la noche de este viernes, y supone la anulación de 91 vuelos el sábado y 129 el domingo, con 8.695 y 14.076 pasajeros afectados, respectivamente.

La aerolínea, con unos 2.000 trabajadores, una facturación anual de 600 millones, una cuota de mercado nacional del 22% y una historia de turbulencias económicas con varios expedientes de regulación de empleo y pérdidas millonarias, ha decidido poner fin a su actividad. La explicación ha sido lo insostenible de su situación financiera, con fuertes pérdidas y un alto endeudamiento; una posición que se ha vuelto insostenible una vez se ha sabido que Qatar Airways no compraría el 50% de la compañía, como se había anunciado.

Al filo de las 21.00 del viernes, el Ministerio de Fomento ha confirmado el cese de operaciones de Spanair y le ha exigido que cumpla las obligaciones con sus pasajeros, ha informado en un comunicado. También ha pedido a la aerolínea catalana que comunique por escrito "de forma inmediata" sus planes concretos de actuación.

Para este viernes, Spanair tenía programados 83 vuelos en El Prat, y hasta las 20.00 horas había operado una cincuentena. El resto están operativos, según las pantallas de información de Aena, pero la aerolínea ha suspendido el vuelo de las 21.50 horas con destino Palma de Mallorca y también el último despegue, a las 23.30, en dirección Valencia. De hecho, Spanair ha devuelto el importe del billete a dos pasajeros que habían comprado un vuelo con destino a Bilbao para este domingo ante la imposibilidad de recolocarlos, según han explicado a Europa Press.

La quiebra del sueño nacionalista

Después de que Scandinavian Airlines (SAS) anunciara la puesta en venta de la aerolínea, y tras el abandono de Marsans tras su intento de hacerse con ella, la compañía Iniciatives Empresarials Aeronàutiques (Ieasa), participada por el gobierno catalán, compró el 80,1% de la compañía.

Ese mismo año, Spanair obtuvo registró unas pérdidas de unos 130 millones de euros y llevó a cabo un plan de reestructuración que supuso la aplicación de un expediente de regulación de empleo para 775 trabajadores.

Spanair anunció en noviembre de 2010 que requería de 150 millones de euros más -el capital entonces era de 170 millones- para convertir el Aeropuerto de El Prat en un aeropuerto de conexión -'hub'-, por lo que Ferran Soriano apuntó a la necesidad de incorporar a un socio industrial.

La primera tentativa de la aerolínea catalana fue a finales de 2010. Pusieron la vista en los Emiratos Árabes, y mantuvo reuniones con las aerolíneas Emirates y Etihads, que finalmente no avanzaron.  

En aquel momento también sonó como posible socio industrial Qatar Airways, ya que había mostrado interés por abrir una base en Barcelona, aunque su objetivo era compartir códigos para alimentar sus vuelos hacia Doha y desde allí a Asia, propuesta que no interesaba a Spanair.

A mediados de 2011, Spanair barajó la asociación con la aerolínea Turkish Airlines, también integrada en el grupo Star Alliance, después de que ésta anunció su intención de utilizar El Prat como punto de enlace para sus nuevas conexiones previstas entre Estambul y Caracas, Buenos Aires y México DC.

Los contactos con Qatar Airways se iniciaron a finales de octubre de 2011, y contemplaban la compra del 49% de Spanair por parte de la aerolínea catarí.

Las negociaciones, que deberían haberse cerrado el 31 de diciembre, entraron en vía muerta días antes de acabar 2011, ante la falta de garantías de que la Comisión Europea (CE) no fuera a reclamar en el futuro la devolución de las ayudas recibidas por Spanair de las administraciones catalanas.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot