Menú

"En España hay que estar loco para crear una empresa"

Esta empresa de gestión de marcas ha traído a España series infantiles de éxito como Patito Feo o Caillou.

0

La vocación y la ilusión por emprender, unidas a la experiencia de más de diez años en la industria televisiva, es lo que llevó a Iñaki Orive a apostar por su idea y, con su propio capital, crear Elastic Rights. Diez años después, y tras vivir dos crisis económicas (la de las punto com y la actual), esta empresa, dedicada a la gestión integral de marcas, está presente en España, Italia, Portugal, Francia, Turquía y Grecia.

Elastic ha traído a nuestro país series infantiles de televisión de gran éxito como Caillou o Patito Feo, entre otras. Actualmente, gestionan veinte marcas de gran éxito tanto en España como en el extranjero. Iñaki Orive, su socio fundador, cuenta en una entrevista a Libre Mercado las claves del éxito en un sector tan competitivo y cambiante como el audiovisual.

Pregunta (P): ¿A qué se dedicaba antes de crear  Elastic?

Respuesta (R): Vengo del mundo de la televisión, había estado dos años en Antena 3TV. Desde el 92 al 2001 estuve en una productora, distribuidora y agencia de merchandising española, BRB Internacional. Es la productora de las series míticas como David el Gnomo. Producíamos y vendíamos a más de 90 países todo el tema del merchandising para nuestras series y para series de terceros.

P: ¿Cuándo creó Elastic Right?

R: La fundamos en 2001 en España, trabajando principalmente para contenidos en Portugal. Elastic es la consecuencia natural de una evolución lógica de mi formación y de los años en los que estudié en Los Ángeles, que trabajé en representación artística, en mi experiencia en Antena 3 en el departamento de compra de contenidos…

P: ¿Cuál es el objetivo de Elastic Rights?

R: Nos encargamos de traer series de televisión infantiles, juveniles y familiares que funcionan en otros países del mundo, pero no sólo en audiencia sino en todo un mercado de productos derivados (merchandising, artículos de regalo, juguetes, textil...), lo que sea.

Nosotros nos acercamos al propietario de esa serie, que habitualmente no tiene estructura en el sur de Europa ya que suelen considerarlo un mercado complicadísimo y prefiere gastar sus esfuerzos en países más grandes. Entonces nos asociamos, nos traemos la serie aquí, la colocamos en las televisiones de los países y una vez que la tenemos en televisión una temporada, desarrollamos todos los productos de merchandising. Por ejemplo, de Patito Feo hemos hecho 2.500 referencias de producto, hemos tenido la serie en todos los países que cubrimos, una locura. Ha sido la serie infantil más importante de los últimos cuatro años en seis países.

P: ¿Por qué decidió crear su propia empresa?

R: Hubo varias cosas que cambiaron el rumbo de BRB, en la que era director general comercial y socio de la compañía. Nos topamos con una cosa muy rara que se llamaba Pokemon y que fue un exitazo tremendo, tanto en audiencias como en producto derivado. Ganamos el concurso para gestionar los derechos de imagen y marca del Real Madrid en la primera etapa de Florentino Pérez y vendimos parte de la compañía al Banco Spirito Santo. Nos diluimos los socios proporcionalmente y me parecía que era el momento de crear mi empresa, con la experiencia de haber trabajado en una gran empresa y en una mediana.

P: ¿Siempre quiso ser emprendedor?

R: En mi caso concreto, la vocación y la ilusión las tenía desde siempre. Además, ha sido el caldo de cultivo en casa, lo he visto en mi padre, que ha sido empresario toda su vida.

P:¿Con qué dificultades se ha encontrado al iniciar su labor empresarial en solitario?

R: Los tres primeros años sufrimos como perros. Es cualquier cosa menos fácil, pero yo lo tenía clarísimo y me compensaba el esfuerzo. Además, me salté ese proceso de pedir financiación, arranqué la empresa con mi dinero.

Tomé la decisión de iniciar el negocio y a los cuatro meses fue la caída brutal de las punto com. Salir a la calle a pedir capital era equivalente a pegarte un tiro en la boca. Lo que decidí fue poner mis primeros 300.000 euros y evité el tiempo de pedir ayudas y me dediqué a trabajar, sabía que tenía gasolina para un año y busqué refuerzos. En el segundo año incorporé socios financieros y me compraron el 33% de la compañía. Valoraron que yo ya me había tirado a la piscina y estaba a mitad de camino y decidieron ayudarme.

P: ¿Cómo afecta la crisis a este tipo de negocio?

R: Soy de la opinión de que se aprende más de los errores que de los éxitos. Por eso, en la crisis actual, que es mucho más grande que la de 2001, Elastic navega con una embarcación de mediana eslora, las olas son más grandes, tragamos agua, pero la embarcación es más fuerte.

En 2001, navegamos a contracorriente, el primer ingreso lo tuve a los 16-18 meses. Me pasé muchos meses a pulmón, y cada mes que pasaba había que pagar nóminas, por poquitas que fueran, gastos, todo sin ningún ingreso y de mi propio bolsillo. Eso fue una enseñanza brutal.

P: ¿Cuáles han sido los resultados de la compañía en los últimos años?

R: Desde el segundo año hemos ido creciendo año a año y hemos sido rentables hasta 2011, con beneficios considerables y devolviendo todo el dinero invertido a los socios. Nos hemos financiado con la caja, algo muy atípico con un crecimiento geográfico importante. En 2010 cerramos con una facturación de 16 millones de euros.

P: ¿Cuántos trabajadores tiene Elastic?

R: Aproximadamente, 34. Es una compañía multinacional, tenemos compañías participadas en Portugal, Grecia, Italia, Turquía, Francia.

P: ¿Está el mercado de series español en auge?

R: Sí, pero aquí ha habido tradicionalmente una discriminación clarísima a los productores de series locales de animación a favor del cine. La realidad es que si lo que se pretende aquí es generar industrias y fomentar empleo en el entorno del entretenimiento hay pocos sectores que exporten tanto dentro del sector audiovisual como la animación española.

P: ¿Por qué cree que los jóvenes españoles no quieren emprender?

R: La mayor barrera para los futuros empresarios y no sólo en España, sino en Europa, es mental. En EEUU se premia el carácter emprendedor, si tú has dejado un trabajo para montar algo por tu cuenta, aunque no te funcione, te lo valoran. Aquí, si no te funciona tu compañía y vuelves a una entrevista de trabajo es un drama. Miran tu curriculum y piensan que has puesto tu dinero, te has arriesgado sin saber si va a funcionar, has dejado tu trabajo en otra empresa, piensan que no estás bien de la cabeza. En España hay que estar loco para crear una empresa.

En España, la tónica habitual es o tú eres tonto porque has dejado el trabajo por cuenta ajena o el empresario explotador que machaca a la clase obrera. Nada más lejos de la realidad, si no hay empresarios difícilmente va a haber empleos. Esto es una lacra importantísima y es de educación.

P: ¿Es un problema a nivel de educación, están mal planteadas las carreras de Empresariales o Económicas en España?

R: En EEUU, más allá de la formación, ves un caldo de cultivo, es lo que ves no sólo en clase, sino fuera de clase. Todos los profesores que tuve, habían acertado y fracasado varias veces. No había ninguno que estuviera enseñando algo que no hubiera probado en su propia experiencia anteriormente.

P: ¿Qué consejos daría a los futuros emprendedores?

R: En entornos de crisis siempre hay oportunidades, es difícil pero hay huecos. Si tienes vocación y realmente lo quieres, merece la pena. Es un aprendizaje sensacional a nivel profesional y humano, pero tienes que estar muy preparado a pasar dificultades y a pasarlas solo. No esperes que la gente venga con algodones y te lo arregle. Es duro, pero merece la pena. A mí me costaría volver a trabajar por cuenta ajena si no me funcionara esto.

Empresa: Elastic Rights
Nombre: Ignacio Orive
Sector: Audiovisual

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation