Menú

Fitch eleva seis escalones la nota de la deuda griega tras la quita

La agencia cree que el canje y las pérdidas impuestas a los acreedores han mejorada de forma "significativa" el perfil de la deuda.

La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings ha elevado el rating a largo plazo de Grecia desde la categoría de default restrictivo hasta 'B-' con perspectiva 'estable' tras el canje de los bonos helenos en manos de los acreedores privados, una subida de seis escalones que, sin embargo, mantiene la nota de la deuda helena en la categoría de 'bono basura'.

En un comunicado, Fitch, que también ha elevado de 'C' a 'B' la calificación de emisor a corto plazo, explica que esta modificación del 'rating' que la agencia ya había anticipado responde a la confirmación oficial de que el 96% de la deuda en manos de los acreedores privados aceptará una quita y al canje inicial de los 177.000 millones de euros en bonos bajo la legislación griega.

La agencia cree que el canje de la deuda y las pérdidas impuestas a los acreedores han mejorada de forma "significativa" el perfil de la deuda de Grecia y ha reducido los riesgos recurrentes de dificultades en el corto plazo para hacer frente al vencimiento de la deuda.

Aún así, la agencia considera que persisten riesgos "significativos y materiales" debido a que aún existen un nivel de endeudamiento "muy elevado" y a los "profundos desafíos económicos" a las que se enfrenta Grecia, como reflejan el grado de especulación otorgado a la nueva calificación.

"Sin embargo, en opinión de Ficht, hay un margen limitado de seguridad para el servicio de la deuda con los nuevos valores en un horizonte de 12 a 24 meses, lo que se refleja en la perspectiva estable", añade Fitch.

La agencia cree que el servicio de deuda de Grecia debe aún ser moderado, ya que, aunque una parte sustancial de los pagos se han retrasado hasta después de 2020, la capacidad de pago de Grecia sigue siendo "vulnerable" al deterioro del entorno económico y político, informa Europa Press.

Así, confía en que el programa de ayuda a Grecia de la UE y el FMI sea financiado en su totalidad, es decir, que no depende de que Grecia recupere el acceso a los mercados, en contraste con el primer rescate.

Además, señala que, tras el canje, solo el 30% de la deuda pública está en manos de los acreedores privados, a diferencia del 64% anterior, lo que limita el impacto de futuras nuevas reestructuraciones de la deuda y traslada la carga a los acreedores públicos.

Por otro lado, Fitch destaca que la reducción de los intereses de la deuda, junto con una mayor consolidación fiscal, reducirán previsiblemente el PIB del 9,5% de 2011 al 4,5% en 2012. "Nuevas reducciones posteriores dependerán de la voluntad política y la capacidad para mantener e implementar reformas estructurales y fiscales bajo los auspicios del programa de la UE y el FMI, así como de la elevada incertidumbre de la economía griega", agrega.

Asimismo, Fitch ve posible que la deuda pública se reduzca hasta el 120% del PIB en 2020, pero advierte de que esta trayectoria es "muy sensible" a la implementación de la austeridad fiscal y al crecimiento económico, aspectos en los que el actual Gobierno tiene una "larga lista de acciones prioritarias". A esto se suma el riesgo que representa la elección de un nuevo Gobierno en el corto plazo.

Por último, la agencia señala que podría rebajar el rating de Grecia si no cumple con los requisitos del nuevo programa de la UE y el FMI y sus obligaciones respecto a la deuda reestructurada. Sin embargo, podría elevarlo si el programa tiene éxito y se mantienen las reformas estructurales y unos superávits fiscales sostenidos, así como si se confirma la recuperación de su economía.
 

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro