Menú

Empresas de material sanitario: el drama de cobrar a 500 días

La patronal cifra la deuda en 5.200 millones y denuncia que los retrasos en los pagos no son "cosa de ahora".

0

¿Cómo puede una empresa subsistir cobrando con casi 500 días de retraso? Complicado empeño que muchas no han podido superar y que es el que viene sufriendo un sector, el de las empresas que fabrican, importan y distribuyen material sanitario, con las que las comunidades autónomas acumulan una deuda de más de 5.200 millones.

Se trata, por tanto, de un sector que ha estado financiando la sanidad de todos los españoles, especialmente en algunas comunidades autónomas como Valencia, Cantabria, Baleares, Andalucía o Castilla-La Mancha, en la que los pagos se retrasan más de 700 días.

"La morosidad no es cosa de ahora"

Para conocer más de cerca lo que ha sido el calvario de este sector hablamos con Gloria Rodríguez Aguado, responsable de relaciones con las Comunidades Autónomas de Fenin, la patronal que agrupa a estas empresas.

La primera sorpresa es que no estamos ante un problema derivado de la crisis: "La morosidad no es cosa de ahora, la tendencia siempre ha estado ahí", nos dice Rodríguez Aguado. De hecho, en el mejor momento para el sector, allá por diciembre del 2001, los plazos de pago se alargaban hasta rozar los 200 días.

Eso sí, es obvio que la situación económica ha empeorado todo y, sobre todo a partir de 2007, los plazos de pago volvieron a dispararse y no han dejado de crecer hasta alcanzar los 473 días de retraso con los que el sector llega a los días previos al gran plan de pago para proveedores que ha puesto en marcha el Gobierno.

Es una situación especial, porque aunque la morosidad ha sido un problema generalizado "con otro tipo de empresas los datos son mucho más bajos" y los pagos se retrasan mucho menos (aunque siga tratándose de retrasos intolerables).

La siguiente pregunta es obvia: ¿Por qué en el ámbito de lo sanitario el problema de la morosidad ha sido mucho más dramático? Rodríguez Aguado nos explica las razones que ven desde Fenin: "Es un sector muy cautivo, que está muy regulado y que tiene un componente ético muy fuerte". Es decir, es mucho más difícil dejar de suministrar artículos relacionados con la salud y cuya ausencia podría ser dramática y el principal y casi único cliente es el Estado.

No todo son multinacionales

Muchos ciudadanos tienen la percepción de que en sectores como el del material sanitario, que genera unos 20.000 empleos directos, todas las empresas son grandes multinacionales con músculo financiero suficiente como para aguantar cualquier cosa, pero no es cierto: "Hay de todo, también muchas empresas pequeñas e incluso familiares", nos dice nuestra interlocutora, y "la mayoría del sector son pymes".

Y por supuesto, esto implica que no todos han podido aguantar: "Ha habido cierres, sobre todo de empresas más locales, aquellas con un ámbito de actuación limitado a una única comunidad autónoma". Eso hasta el momento, por que la situación es "tan mala que se están superando fases y acercándose al cierre". A día de hoy, las empresas ya tienen serias dificultades "para pagar a sus proveedores".

Si embargo, con plazos de pago que llegan a superar los 800 días y una deuda total de 5.200 millones lo sorprendente es que alguna empresa haya resistido, la explicación es paradójica: se trata de compañías que "ya estaban preparadas para trabajar con morosidad", sin embargo todo se ha complicado "al interrumpirse la financiación", lo que ha convertido la situación en "crítica".

Llegados a este punto, no sólo es necesario un plan de pago de los atrasos (que más que necesario es ya imprescindible) sino que el cambio tiene que ser más profundo: "Las relaciones entre proveedores y clientes, así como entre políticos y ciudadanos, deben basarse en el respeto. No se puede faltar al respeto a empresas que han estado financiando el sistema de salud".

Así, no sólo es importante pagar ahora, sino "que las administraciones públicas tengan un cambio de actitud para buscar de verdad el equilibrio presupuestario, en caso contrario se volverá a generar deuda". En definitiva, un cambio radical que tiene que pasar por algo tan aparentemente sencillo como "que la empresa tenga la certeza de que lo que vende y factura se va a cobrar".

Y el primer paso, por supuesto, recuperar el dinero pendiente, y en ese sentido el sector ha saludado con satisfacción el plan de pago del Gobierno, sobre todo porque demuestra "que la morosidad se ha convertido en una prioridad". Y es que para Fenin la morosidad siempre ha existido "porque no se la ha considerado una prioridad política".

Valencia y Andalucía, las peores

La deuda de las comunidades autónomas no conoce de colores políticos ni de partidos y como botón de muestra nos vale que las dos peores comunidades en plazos y total adeudado llevan muchos años gobernadas por el PP y el PSOE, respectivamente.

La peor de todas es la Comunidad Valenciana, que acumula un impresionante retraso de 841 días, es decir, 28 meses. El monto total de las facturas pendientes es fabuloso: 973 millones de euros.

Sin embargo, en números totales el dudoso honor de ser la comunidad con más deuda acumulada de toda España es, cómo no, para Andalucía que debe 1.284 millones de euros, casi un cuarto del total. El retraso acumulado tampoco está nada mal: 713 días de facturas sin pagar.

Como ya hemos comentado, a las dos líderes de este ranking infame y con retrasos de más de 700 días les siguen Cantabria (742), Baleares (716) y Castilla-La Mancha (707); cerca de esos 700 días están Murcia (693) y Castilla y León (684).

Del otro lado sobresalen las autonomías con un régimen fiscal propio: Navarra y el País Vasco. La primera pagando dentro del plazo legal, es decir, en menos de 60 días; la segunda con unos más que respetables 75 días, casi 400 por debajo de la media.

Ceuta y Melilla, que no gestionan por sí mismas la sanidad sino que dependen del Ministerio, también pagan en plazos dentro de la ley y la siguiente comunidad en la lista de virtuosos es Extremadura, que paga a 128 días.

En Libre Mercado

    Servicios