Menú

Ya es posible comprar una aldea entera por 60.000 euros

La crisis ha provocado un fuerte aumento en la demanda de este tipo de inmuebles.

ROCÍO REGIDOR
0

El estrés de las ciudades, el ruido y los precios cada vez más altos de prácticamente todo incitan a probar nuevas formas de vida; incluso, a volver al campo, en busca de una mayor cercanía con la naturaleza y más tranquilidad. Eso es lo que le ocurrió a Rafael Canales, director de Aldeasabandonadas.com, cuando decidió comprase una pequeña aldea en Galicia. Aldeasabandonadas.com pertenece al Grupo Sacapartido.com, el primer portal de brokers online independientes de España. Y la crisis ha provocado un aumento en la demanda de este tipo de inmuebles.

Rafael Canales nos cuenta en una entrevista a Libre Mercado cómo cambiar de vida y comprarse una aldea por mucho menos de los que cuesta un pequeño piso en la capital. De hecho, puedes conseguir tu propia aldea en la Ribeira Sacra gallega, con cinco casas, por sólo 60.000 euros.

Pregunta (P): ¿Cuándo se inició el proyecto “Aldeas abandonadas”?

Respuesta (R): Nosotros nos dedicábamos al mundo de la gestión de patrimonio y financiero y vimos una necesidad. Quizá fue porque personalmente a mí y a nuestro equipo, nos gusta mucho la vida en las aldeas. Vimos que el tema tenía éxito y nuestros clientes, a los que gestionábamos su patrimonio, se empezaban a interesar por comprar estas aldeas. Creamos primero un blog, hace ocho años y la gente empezó a  interesarse y nos pedían no solo aldeas, sino propiedades singulares y de lujo. Creamos la página actual y la demanda ha ido creciendo hasta a día de hoy.

P: ¿Cómo surgió la idea?

R: Yo me compré mi casa de aldea en el Camino de Santiago y era como un rincón de descanso, pensamiento y ocio. Ya asesoraba a algunos clientes, por mi propia experiencia, a lanzarse y comprarse una aldea o una casa rural. Es una experiencia muy bonita y confortable.

P: ¿Hay demanda en este tipo de mercado?

R: Con la crisis, la demanda ha crecido, no en cuanto a ventas, sino en cuanto a interés de personas que quieren dejar la vida que llevan, el estrés y la ansiedad de la ciudad. Antes de la crisis, recibíamos aproximadamente cien correos al día preguntando, interesándose por alguna de estas aldeas. Ahora, ese interés se ha multiplicado y hay días que recibimos hasta 300 correos.

P: El sector inmobiliario se encuentra en una situación muy crítica, supongo que vuestro negocio se está viendo afectado.

R: La crisis del sector afecta pero de forma diferente. Hay millones de pisos en las ciudades o de apartamentos en la playa en venta, pero las viviendas singulares que nosotros vendemos no abundan. Hay muy pocas en toda España. Esas casas de piedra ya no se construyen y no creo que se vuelvan a construir. Dentro de 15 años ya no quedarán o se habrán revalorizado. La exclusividad de este tipo de inmuebles hace que el mercado sea completamente diferente.

P: ¿En qué habéis sentido entonces el pinchazo de la burbuja inmobiliaria?

R: La crisis nos ha afectado por el tema de la financiación. Los bancos no dan la financiación necesaria, no dan hipotecas. Estamos constantemente enseñando aldeas en toda la zona norte de España, con el tiempo que eso supone y piensas que esa persona tiene 40.000 euros, o los puede conseguir con un préstamo, pero ni eso.

Hace poco, teníamos en venta una casa por 15.000 euros y el banco no le dio un préstamo ni por esa cantidad, era una persona con trabajo temporal pero con ingresos mensuales de 3.000 euros y nada. El que no tenga ahora 60.000 euros ahorrados o sea funcionarios, tenga planes de pensiones y no tenga deudas, se puede olvidar de que le concedan un préstamo. Los bancos no dan ni un duro. Antes de la crisis, rara era la semana que no concedían 5 hipotecas. Esto también pasa con empresarios que se interesan por las aldeas para hacer hoteles con encanto o casas rurales.

P: ¿A quién pertenecen estas aldeas?

R: El 95% pertenece a particulares, está en manos privadas. Hay un pequeño porcentaje de ayuntamientos que venden las partes privativas de algunas de sus propiedades, pero no las comunales.

P: Como el nombre indica con aldeas abandonadas, deshabitadas, pero la mayoría están en muy buenas condiciones, ¿cómo son esas aldeas?

R: Suelen ser aldeas de un siglo o dos, la mayoría de ellas heredadas. En una finca de muchas hectáreas, una misma familia construía varias casas y ellos mismos pagaban sus servicios de agua y el resto de infraestructuras. Son aldeas privativas. Esas familias fueron falleciendo con los años, y con la emigración a las ciudades dejaron estas pequeñas aldeas abandonadas. Los hijos que las heredan, las venden en su amplia mayoría. En Galicia hay 1.500 aldeas abandonadas, en venta aproximadamente unas 35. Todas las aldeas hay que documentarlas o no se pueden vender.

P: Os habéis centrado principalmente en las zonas del norte de España, ¿por qué?

R: Nos hemos centrado en la zona de Galicia y Asturias principalmente por el precio y sobre todo por la demanda y el entorno natural. El 90% de los clientes demanda casas en el norte de España. El 95% de los madrileños busca estas zonas.

P: ¿Qué perfil tienen los clientes que compran estas aldeas?

R: Los que más se interesan, visitan o compran son madrileños, aproximadamente un 55%, valencianos y algunos andaluces sobre todo de Granada, Almería y Cádiz. En cuanto a la edad, se dan muchos casos de personas de entre 30 y 40 años que buscan una mejor calidad de vida. También se da, pero menos, el típico que quiere volver a sus orígenes. Personas mayores de 51 años y que quieren cumplir su sueño de retirarse en una aldea, en el campo.

P: ¿Suelen comprar este tipo de inmuebles para hacer negocios?

R: Hace unos años, era el hostelero, el empresario, el que más se interesaba por este tipo de aldeas. El perfil ha pasado más al particular. Hoy en día buscan calidad de vida. Ahora puedes trabajar desde un pueblo o una aldea. Con las nuevas tecnologías, internet, wifi,..., puedes trabajar desde casa. El que ahora no quiere comprar una propiedad de este tipo es porque no quiere, porque el teletrabajo cada ves es más común. Estas aldeas o casas de pueblo son más confortables y mucho más baratas que cualquier piso en la ciudad. Además de ser una forma de acabar con el estrés y la ansiedad de la crisis.

P: Además de aldeas, ¿qué otros inmuebles tenéis en venta?

R: Pazos, palacetes, casas señoriales, bodegas, de marqueses, de nobles… Tenemos unas joyas con unos precios ideales, muchos por temas de herencias y otros porque el patrimonio les ahoga con los impuestos. No es tan fácil mantener palacetes o edificios de este tipo. Son viviendas que fiscalmente empiezan a doler mucho.

P: ¿Pensáis en ampliar la oferta por el resto de España?

R: En el futuro, pensamos en expandirnos. Ya lo estamos haciendo a nivel internacional, buscando a través de reuniones y ferias clientes que inviertan en este tipo de inmuebles en España. También intentamos empezar a vender propiedades internacionales, pero al español, si ya le cuesta comprar aquí, no puede comprar un castillo en Escocia. Lo que intentamos es potenciar clientes extranjeros que vengan aquí a comprar. En China, Rusia… para intentar que el producto español de propiedades singulares crezca y no sólo busquen la costa del mediterráneo.

Empresa: Aldeas Abandonadas
Nombre: Rafael Canales
Sector: Inmobiliario

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation